Esta ironía es la antesala del comunismo. Qué sarcasmo. Este individuo es más astuto que el diablo. Es Satanás en persona. Lo expresado quiere decir justamente lo contrario, como siempre hizo hasta ahora, y cuyo lenguaje al revés vemos en Orwell 1984, novela política de ficción distópica. Es una maniobra más de despiste del trilero en pos de las próximas elecciones generales que sólo convocará si tiene la absoluta seguridad de ganarlas. Niega cualquier adversidad económica y afirma que "si hay algo en quiebra es el sentido de Estado del PP". Es propio de esta ideología satánica el echar la culpa a quien le culpa por haber iniciado el mal.

Todo lo de Pedro Sánchez no es más que una invitación a la locura y al suicidio. Le encantaría eso, como disfrutó viendo morir a miles de españoles por la pandemia que gestionó con ese fin. Este psicópata criminal satisface su egolatría de esa manera: matando gente. Esto es el comunismo para los que aún no se enteraron. Siempre el comunismo llega de la mano de un pirado socialista. Y llega matando a la gente de hambre y privación de las necesidades básicas, como pasa en Venezuela y Cuba. 

España no va bien, embustero patológico y por lo tanto irá a peor por mucho que te empeñes en seguir engañando a tu tropa comprada y engañada. Por mucho que te empeñes en seguir dividiendo a los españoles, que ya no hace falta, entre los de tu cuerda a los que das todo lo que puedas para que te mantengan donde estás, y a los desterrados del sistema a los que impones la muerte, y con los que has inventado el enemigo a batir, para llevarlos a todos a la guerra civil que es tu deseo, en espera de que suene el primer disparo del arma que puede ser la tuya, pero saliéndole el tiro por la culata.

 

Pedro Sánchez retoma su plagio, que es lo suyo, de "España va mejor" para pronosticar que dentro de un año "España irá aún mejor". El discurso del presidente del Gobierno, que parece emular el "España va bien" de Aznar, llega cuando todos los organismos internacionales están corrigiendo a la baja los datos de crecimiento económico. El mayor varapalo ha venido de Bruselas al rebajar del 6,2% al 4,6%. Cuando la deuda exterior de España es dos veces superior al PIB, cuando la subida astronómica del precio de la luz arruina a las familias, etc., etc., 

El presidente del Gobierno, que en otras ocasiones mencionaba a Isabel Díaz Ayuso, ha evitado confrontar con la presidenta madrileña, por la que siente un odio africano. Ni siquiera la ha mencionado pese a que estaba en la inauguración del XIV Congreso del PSOE de Madrid. Un congreso propagandístico de exaltación del líder, como lo es todo, en el que sólo le importan dos cosas: ser el presidente, y que España se vaya a la mierda. Esto tan paradójico y surrealista es la auténtica realidad comunista. Aun con la estrategia de no nombrar a Isabel Díaz Ayuso, no se aguantó sin criticar a su comunidad, ni en acusar a la derecha de crispar y confrontar. Quiere pasar página del 4M, con Juan Lobato, como nuevo Secretario General.

Al citado Congreso regional del PSOE en Madrid, acudieron además cinco ministros: Pilar Llop, Justicia; Margarita Robles; Defensa: Félix Bolaños, Presidencia y la portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez. Darán tras su beneplácito predicamento a toda la sarta de estupideces  que pronunció por esa boca que jamás salió una verdad del que se arroga el plagio de presidente de gobierno. En el fondo tan bueno es el que mata como el que tiene por la pata. Unos se apoyan en otros para matar y al final sólo queda solo el muerto. El psoe no es más que una fábrica de muertos, algunos aún con vida. No superan el 4 de Mayo.

   

El nuevo secretario general, inició su intervención afirmando que este congreso es «el punto de inflexión para ganar Madrid» porque «hemos tomado nota y relanzamos un nuevo proyecto». Seguidamente atacó al Gobierno de Ayuso que se «dedica a confrontar» y «a poner en riesgo los derechos civiles y sociales. El Gobierno de Madrid no tiene interés en construir, sino en destruir».

El nuevo líder de los madrileños admitió que «Madrid ciudad es un objetivo estratégico» y que su proyecto tiene un «objetivo ambicioso que apueste por los servicios públicos de máxima calidad». Un modelo «abierto en el que no se consienta lo que sucedió este jueves en la Asamblea de Madrid que se coartó la libertad de una parlamentaria».

En la apertura del cónclave, la responsable de la gestora, Isaura Lealinvitó a los socialistas a hacer «un ejercicio de reflexión y análisis en torno a unos malos resultados», subrayando que «no nos podemos quedar anclados y hay que recuperar la confianza de la ciudadanía. Cuando parece que las adversidades se acrecientan nos volvemos a levantar. En el diccionario socialista la resignación no existe».

La resignación es la entrega voluntaria que alguien hace de sí, poniéndose en las manos y voluntad de otra persona que ha ganado limpiamente en las urnas. Es el aceptar que se ha perdido. Esta aceptación nunca la han tenido los socialistas a lo largo de su historia y por eso nos llevan siempre a lo peor, por las bravas, usando la democracia solo cuando les conviene como decía Largo Caballero. Y por eso hunden a España, hacen daño voluntariamente, y llegan al mismo sarcasmo que le hicieron a Jesucristo, tras crucificarlo al decirle: "Si eres el Hijo de Dios, baja de la Cruz". Es el mismo sarcasmo que Pedro Sánchez usa con España.