Poner a alguien a los pies de los caballos es una conocida expresión de nuestro idioma español, que quiere decir, que se pone a alguien en una situación de descrédito o desprestigio.

 Pues esto es lo que está haciendo la OTAN bajo las órdenes de EEUU, con Ucrania.

Los aliados se pusieron muy campanudos prometiendo a Ucrania apoyo total en su conflicto con Rusia, pero resulta que nos ha salido un Presidente Putín que no está dispuesto a que le pongan las tropas de la OTAN junto con los misiles balísticos de Biden  a menos de mil km, s. de distancia de Moscú.

La OTAN/EEUU cuándo se produjo la desintegración de la URSS, allá por los años noventa, prometió a Gorbachov que nunca llegaría la alianza  atlántica a sus fronteras. La verdad es que en aquellos momentos, los rusos no estaban para ver los engaños de occidente y se lo creyeron.

La OTAN le metió tres goles con la entrada en la alianza de los tres estados Bálticos en 2004.

En 2008 el gobierno de Ucrania solicita formar parte de la OTAN , en 2010 el nuevo Gobierno Ucraniano detuvo los acuerdos a los que había llegado con la OTAN  y puso como condición que se debería celebrar un Referéndum para aprobar la entrada en la alianza.

En 2014 cae el Presidente Yanukovich  y se produce una guerra civil en la zona del Dombass en el este de Ucrania, región de mayoría étnica Rusa.

Este conflicto continúa actualmente con altos de fuego, violados por ambas partes y con ingerencia de Rusia por un lado y de occidente por otro.

La península de Crimen que en 1957 había pasado a formar parte de Ucrania, por decisión dictatorial de Nikita Kruchev, es anexionada por Rusia, en base a que la mayoría de su población es rusa, tiene bases militares rusas e Sebastopol y es la salida de Rusia al Mar Negro.

Desde entonces el conflicto se ha agudizado, de un lado Ucrania tiene una guerra civil en su territorio, ha perdido Crimea y recibe el ánimo de la OTAN y de EEUU para que se enfrente a Rusia  .De otro lado  Rusia no quiere ver las fronteras de la OTAN en su patio trasero  y lanza el ultimátum a EEUU, de no permitir la entrada de Ucrania en La OTAN.

El presidente Biden , La UE y el valiente Presidente Sánchez deciden que hay que hacerle frente a Rusia .

Después de varias reuniones Rusia no da su brazo a torcer y ahora resulta que el Secretario General de la OTAN dice que como Ucrania no forma parte se la alianza ,no se puede aplicar el artículo 5 del tratado de La OTAN, en una palabra hemos dejado a los Ucranianos enseñando todas sus vergüenzas. Esto nos debe servir a los españoles para enterarnos de una vez por todas, que Ceuta y Melilla nunca recibirán el apoyo de OTAN

EL presidente Español en un momento de ardor guerrero ha decidido ir más lejos aún y envía tres buques hacia el mar negro, ya ha ofrecido más aviones a desplegar en Bulgaria y aumentar el contingente terrestre que tenemos en los países Bálticos.

Estas decisiones no han gustado nada al gobierno Ruso y por boca del Embajador  en Madrid se ha manifestado el disgusto de Rusia con España con este asunto, nada bueno vamos a sacar de esto, salvo la enemistad con Rusia, un gran logro de Pedro Sánchez que ya tiene ganada la enemistad de EEUU

La escalada del conflicto por parte de EEUU y OTAN solamente perjudica a los Ucranianos, que son los que van a poner la cara. El presidente de Ucrania ,Zelenski, ha pedido a los aliados bajar el listón ,desescalar el conflicto y conducirlo por cauces diplomáticos.

Estados Unidos y Rusia, anteriormente URSS, nunca se han enfrentado directamente, siempre han empleado las organizaciones defensivas a las que pertenecen y terceros países para solventar los problemas de su área  de influencia.

Estamos en un juego de geopolítica entre dos potencias, no debemos entrar en ese juego sin tener las espaldas cubiertas, no somos Francia o el Reino Unido

      Desde Tú patria, vemos que el alarde excesivo de participación en este conflicto obedece solamente al interés del Gobierno por la próxima celebración en Junio de la cumbre de la OTAN en España, y a un intento de cobrar protagonismos en la esfera de la alianza atlántica, ya tenemos tropas en los países bálticos y participamos en operación de policía aérea en esa zona, no tenemos que implicarnos más en una zona  en la que no tenemos intereses de ningún tipo.

El gobierno se debería preocupar de que en cualquier agresión a Ceuta y Melilla, se respaldase  por parte de  la OTAN a España  y se apoyase como el caso de Ucrania