Lo curioso ha sido que releyendo a Lorca me he dado cuenta que las elecciones de Madrid del próximo 4-M van a ser la pauta que el granadino siguió en su teoría del rio con sus  dos orillas. Decía Lorca que la Historia de España es la de un Río, con su cauce central y sus dos orillas, una a la izquierda y otra a la derecha, siempre mirándose, enfrentadas y envidiosas, y siempre separadas. El agua, naturalmente, fluye por el centro  sin unir, más bien separando, y sin interesarse por lo que pasa en sus orillas, con una súplica y un solo objetivo: no secarse y llegar, cuando menos, a un Río mayor o al Mar... Por una orilla, la de la Derecha van paseando alegremente una familia y sus numerosos amigos, que debaten sobre la belleza del rÍo y su entorno, "¡oh, Dios qué bosque tan hermoso!..."Sí, son los secuoyas de Lesbos, los que lloran sangre"... ¡Oh,  mirad, mirad, son salmones!... mientras degustan los canapés de jamón pata-negra y las gambas blancas de Huelva, servidos por bellas señoritas de falda corta y los niños juegan bajo la tutela de las "nurses" irlandesas. .. y por la otra orilla, la de la Izquierda, arrastran sus pies descalzos una familia numerosa, 12 hijos, padres y abuelos, mal vestidos, andrajosos, delgados como juncos, que no ven ni el agua ni el bosque y que sólo saben decir: ¡¡tengo hambre!!. Eso era antes. Eso fue siempre.

               

Pero, eso no es lo de ahora, lo del 4-M va a ser:  un Centro que antes de llegar ya ha pasado (como el agua) y no va a unir nada. Una Izquierda que sólo piensa en romper España y una Derecha que sólo debe pensar en mantener España Unida. Lo demás, la Ayuso (si no tuviese detrás al Casado de Gea),la Monasterio, da igual, tanto monta...