Esta es la pregunta conjunta que un grupo de periodistas de internacional, que cubren información sobre la Comunidad Hispana, me plantearon hace unos días en una localidad costera del Levante.
A continuación paso a publicar la respuesta dada de forma más extensa:
Tras conocerse la derrota de John Bolton, en su intento de derrocar mediante un Golpe de Estado la Revolución Bolivariana y a su líder Nicolás Maduro, podemos imaginarnos el escenario que viviría hoy 
Venezuela.
Ésta estaría en manos de las transnacionales y corporaciones petroleras y gasísticas, de los paramilitares colombianos como “Los Rastrojos”, de los narcos colombianos como “Doble Rueda” y de la burguesía compradora 
de Leopoldo López Mendoza, Henrique Capriles, Lorenzo Mendoza y Guillermo Zuloaga, entre otros.
Hoy, Venezuela, sería la base de operaciones del paramilitarismo uribista (pero no sólo) para la preparación de operaciones terroristas de desestabilización del primer gobierno no oligárquico en 200 años, el Gobierno de Gustavo Petro.
La Exxon Mobil, Conoco Phillips, Occidental, Shell, BP, Chevron y Total se habrían lanzado como buitres sobre la Faja Petrolífera del Orinoco y todos los yacimientos viejos y nuevos, con la aquiescencia del Ministro de Petróleo del “Gobierno de Unidad Nacional” encabezado posiblemente por Rafael Ramírez, según fuentes del SEBIN y G2.
Los monopolios mineros se arrojarían sobre las minas de oro, diamantes, cobalto y los yacimientos de todos los minerales y metales. 
El país exportaría abundante crudo a bajo precio rompiendo desde dentro la unidad y decisiones de la OPEP en épocas de crisis. 
La gran oligarquía financiera y usurera que hoy dirige el capitalismo de los monopolios, los grandes fondos Blackrock y Vanguard, atesorarían más riquezas que nunca y acumularían reservas para lanzarse al asalto de Rusia, Irán, la República Popular de Corea y Siria. 
Muy probablemente, tras ellos o antes, vendrían Brasil, Argelia y Kazajistán: 
Proyecto de Orden Mundial.
El ''pseudogobierno” venezolano, estaría formado, posiblemente además, por Ramírez Nicmer Evans, Henry Ramos Allup y Julio Borges, pero dirigido en realidad por las agencias anglosajonas como la DEA, FBI y CIA, el MI6 y otros a su servicio, estaría proponiendo disolver la CELAC y ALBA, y hacer más profunda la tumba de UNASUR.
La Doctrina Monroe, que es la Guía de Bolton, Biden, Blinken y de todo el imperialismo anglosajón y sionista para la América Hispana, estaría más de actualidad que nunca con reapertura de la Escuela de las Américas (CIA-MOSSAD) y reforzamiento del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. 
La OEA exigiría a todos los gobiernos de la región aceptar créditos usureros del Fondo Monetario Internacional como el que ha arruinado a la Argentina. 
Las universidades públicas se habrían entregado a las universidades estadounidenses “de propaganda”, como dice el profesor James Petras, para crear generaciones de lacayos venezolanos a Washington, Londres y Tel Aviv. 
La Fuerza Armada Nacional Venezolana (FANB) hubiese sido disuelta y creadas en su lugar milicias dirigidas por conocidos traidores como Rafael Isea, Christopher Figuera, Clíver Alcalá y El Pollo Carvajal, alojado muy cerca de esta bella localidad levantina hispana en cargo a las arcas del Estado. Todos ellos encargados de tramar con el South Command la invasión de Cuba, como confirman fuentes del G2 y SEBIN.
Decenas de miles de chavistas estarían en prisiones y campos de concentración. 
Las Misiones habrían sido reemplazadas por operativos de la USAID, OTAN, acompañados de clases 
de “democracia made in USA” a las masas populares hispanas. 
Hoy Venezuela no existiría como no existe Libia, Iraq, Afganistán, Somalia y Sudán por las invasiones de la OTAN.
Es de justicia agradecer la labor del Alto Mando Político-Militar de la Revolución Venezolana encabezado por Nicolás  Maduro, con la ayuda de Rusia e Irán, del Estado Mayor de la FANB encabezado por el General Vladimir Padrino López y a la Dirección Nacional del PSUV y Gran Polo Patriótico, por no haber permitido este Golpe para Venezuela, la América Hispana y el Mundo opuesto al Globalismo.
Es probable que esta respuesta sorprenda a muchos de mis lectores que conocen de mis análisis pasados, pero es fruto de mi madurez y conocimiento, no es una respuesta cínica sino que trata de ser moral y correcta