El pasado Domingo día 12 de junio, Rusia y las comunidades rusas como las que hay en la Comunidad Hispánica, celebraron, siguiendo Tradición Religiosa y Secular, el Día Nacional de Rusia. 
 
Este Día, de la misma importancia que el Día de la Virgen del Pilar (la Hispanidad) y que el Día de Santiago, Patrón de Pueblo Hispano y al que se apareció la Madre de Nuestro Señor Jesucristo en Zaragoza, tiene como elemento común sobresaliente, a pesar de las diferencias organizativas y de los discursos pronunciados, el siguiente:
 
El Pueblo de Rusia, unido en una Nación formada por diversos pueblos con tradiciones religiosas y culturales identitarias propias, se fundamenta en la Historia común de Europa (de Tradición Greco-Romana común y una Religión, la de la Cruz de Cristo y el Culto a María Madre de Dios) cuyos edificios, arte y literatura cristianos adornan todos nuestros pueblos. 
 
Como sucedió en el pasado, durante la Historia Gloriosa de Hispania y más recientemente durante la llamada Guerra Civil Española, el Pueblo de Rusia ha decidido afrontar sus retos y dificultades como Nación y Pueblo con un sentido de trascendencia y Vocación Universal de Destino, y no sólo en el ámbito nacional de la unidad politico-administrativa sino en el ámbito de la unidad político-religiosa, siendo referencias Roma y la Cruz, la Tradición Ortodoxa y la Iglesia. 
 
La Misión Especial en la región rusa de Ucrania no sólo supone la desnazificación y la desmilitarización, sino la recuperación de aquellos territorios de la Rus Cristiana y Eslava que fueron evangelizados por Cirilo y Metodio en el S. IX bajo la influencia de Roma y Grecia, del Magisterio Griego y la Roma Bizantina Oriental.
 
En este operativo ''teológico-militar'' está desempeñando un papel clave (como los grandes santos rusos San Vladímir de Kiev, San Alexander Nevski o Santa Ekaterina) el Patriarca de Kiev y de Todas las Rusias, Kiril II, al que miserables masones y siervos de Soros como Josep Borrell pretenden callar diciendo que ''le van a expropiar todos sus bienes y riquezas''... Repugnante y falsa fanfarronada de este anglo-traidor.
 
Está siendo Rusia, junto con Hungría y diversos colectivos repartidos en Europa y América, un faro político para las naciones en grave crisis. Frente al proyecto anglosajón y global-sionista llamado Nuevo Orden Mundial, con su maldita Agenda 2030 (que con el fin de disolvernos y someternos pretende crear un ''Orden en el Caos'' del multiculturalismo, de la multirreligiosidad, de la Ideología de Género o lgtbi y de otros frentes demográficos y totalitarios para un Gobierno Mundial Anglo-Sionista) Rusia ofrece de nuevo la existencia de naciones y pueblos soberanos que aman su Fe y Tradición, como ya antes lo indicó el Presidente Donald Trump.
Sólo hay una postura posible, en términos relativos humanos:
 
Apoyar y estar del lado de Rusia pues ella representó ya, y vuelvo a hacerlo, la Cristiandad. No es algo táctico sino estratégico.
 
Otras posibilidades son trampas de pérfidos engañadores, sepulcros blanqueados por apariencias patriotas, identitarias o Católicas... Seguro que el lector avispado sabe de algunos que ahora se presentan con apariencia senatorial, pero que no aman a Rusia, ni a Europa y menos a la Cristiandad.
 
Desde El Correo de España sólo nos queda por decir:
¡¡¡ Viva Rusia, Viva Europa, Tierra de María, y Viva Cristo Rey !!!