Un hombre de 65 años ha muerto en Vizcaya tras resbalar con la nieve y golpearse la cabeza; otro ha fallecido cuando realizaba tareas de limpieza y retirada de árboles en Huelva; un tercero, monitor de esquí, ha fallecido al ser sepultado por un alud en el Pirineo de Huesca