Puede que, debido a que Sánchez tiene más facetas que un brillante, cuando dijo eso dirigiéndose a los ciudadanos; en su pensamiento no estaban los ciudadanos, sino los miembros de su gobierno y toda esa cáfila de nombramientos amistosos, altos cargos y asesores que, por supuesto, no se van a quedar atrás.

Los que ya se han quedado son los parados, los de los ERTES, los sanitarios, los autónomos y las familias que han perdido a un ser querido. Los próximos a quedarse atrás y que Sánchez y sus ministros van desmigajando poco a poco para que la ciudadanía se lo puedan tragar, son los funcionarios y los pensionistas que en los últimos días están siendo avisados de los recortes que vienen; eso sí, recortes de izquierdas no como los de Rajoy que fueron de derechas.

Nos han estado vendiendo – quienes se lo hayan comprado están en estado comatoso de estupidez –  es que, a pesar de todo lo que nos está cayendo nadie lo va a pasar mal debido al escudo social del gobierno; escudo avalado por Europa gracias a la extraordinaria gestión de Sánchez en Bruselas que nos ha reportado 140.000 millones de euros con los que no cubrimos ni la deuda de Seguridad Social, de los que aún no hemos visto ni uno solo, ni lo veremos sin antes cumplir las condiciones impuestas por Bruselas, entre las cuales, señores míos, están los recortes que Pedro y su pandilla de ministros han negado hasta hace unos días en los que empiezan a desgranarlas poquito a poco para que, al metérnosla, no nos hagan mucho daño.

Y a la vuelta de la esquina los PGE que, sin ninguna duda, recogerán las exigencias de Bruselas – como no puede ser de otra forma – si Pedro y su gobierno de tinieblas quieren que sean aprobados allí en Europa. Pero soy demasiado pesimista al no tener en cuenta que los recortes de Pedro no serán como los de Rajoy; y no lo serán porque, ¡cómo van a ser los recortes diseñados por Pedro y Pablo iguales a los diseñados por Rajoy, aunque nos empobrezcan igual que aquellos! Unos PGE que, si alguien cree que serán para “Reconstruir España” es que es tonto y lo es para siempre. Las primeras partidas de esos presupuestos serán las destinadas a pagar los apoyos de quienes “por amor a España” van a votar sí; y lo que quede…ya veremos.

Creo que la ciudadanía todavía no se ha percatado de lo que se nos viene encima; se percatará, al igual que durante el gobierno de Zapatero, cuando un día se levante y se encuentre con telarañas en los bolsillos. Y esto es así porque el pueblo español, pueblo de charanga y pandereta antes y hoy de cervecita y buen rollo, solo ve lo que quiere ver, solo oye lo que quiere oír, solo acepta lo que le agrada, aunque sea perjudicial.

Llegan los recortes, señores; esos que negaban hasta ayer mismo todos los ministros encabezados por Sánchez. Llegan los recortes, pero eso sí; son recortes social-comunistas ¡joder! y, aunque nos jodan de igual forma que los de derechas, nos duelen menos cuando nos la meten porque nos la meten por la retaguardia izquierda.