Me ha llamado un lector amigo para decirme: “Me has decepcionado. Pensaba que en cinco o seis capítulos nos dejarías claro lo que es el Poder Supremo sin rostro y veo que ya vas por el 16º capítulo…y sigues” –Lo lamento, --le he respondido-- pero para mí es tema de tal trascendencia  que será poco todo el tiempo que le dedique.  No olvides que la “S. de S” es el alma de la guerra del Infierno contra la Obra de Cristo.

La Libertad es el principal don de Dios para sus criaturas: Los ángeles y los hombres. Y es el más importante, pues nos permite “merecer”. Eso sí,  con  el riesgo de poder elegir hacer  el mal.

La Libertad es un “misterio” y, por lo mismo,   incomprensible,  lo que no obsta a la hora de valorarla. El Creador conocía bien que el riesgo de hacer locuras;  iba incluido en ese regalo inigualable; pero valoraba  más ver a las criaturas ganarse la eternidad feliz a su lado, que el peligro de condenación eterna para otras. Semejante pensamiento debería garantizar la cordura de los hombres pero, desgraciadamente --juzgando a lo humano-- la “S. de S.” está ganando la partida y los locos superan de mucho a los sensatos; con un agravante; Los pastores de almas se hallan perdidos, envueltos en una espesa niebla;  y les impide ver su verdadera misión, ésta: ayudar al Creador a que todos los hombres se salven.

Pero dedican su tiempo a los problemas secundarios de los hombres y no les ofrecen debidamente  los bienes del espíritu. En vez de “apóstoles de la Verdad y de la FE” han elegido --muchos -- convertirse en “Agentes de la justicia social y líderes de los ‘marginados’…”

¿Ignoran, quizás,  quién es el enemigo de Cristo y de su Iglesia? ¿Han olvidado que el divino Maestro  pasó tres años  tratando de inmunizarlos contra el mundo  y las intrigas de Satanás?

No me cansaré de recordar el impacto producido en mi mente de niño, por el letrero grabado en la cruz obsequio de los predicadores de las  “misiones parroquiales” en  mi pueblo: Pon cristiano en tu memoria: muerte, juicio, infierno y gloria”; (resumen de la doctrina bíblica: “Recuerda tus postrimerías y no pecarás jamás”.)

Hoy, la iglesia busca desesperadamente un remedio a la “apostasía silenciosa”. (Por cierto fui yo quien utilizó por primera vez esas dos palabras: en una charla de hace décadas titulada: “Apostaría silenciosa del Catolicismo español”; años después, las universalizó san  Juan Pablo II.)

Apostasía que está arrinconando la Fe del pueblo. Deberían recordar que  el mejor método de “recristianizar” Europa debería ser volver al P. Astete  para poner los cimientos de una Iglesia  renovada,  en vez de tanto estudio de Comisiones, y de enmendar la plana al divino Fundador quien, por lo visto, no tuvo en cuenta a las feministas en el organigrama de su Iglesia. ¡Qué manera de perder tiempo y descubrir la sopa de ajo!

Pero volvamos al tema del que nos ha desviado una pregunta de lector.

Hemos  puesto ya, algo de base teórica para situarnos en el problema que nos ocupa pero, lo más importante es profundizar en las aplicaciones de esa teoría. ¿Cómo funciona esa red cuyo cableado envuelve  el orbe terráqueo? Con seguir atentamente las noticias del día tenderemos faena.

Veamos: Hace un par de días, los “media”  nos informaban de la elección  nacional del presidente del Club ROTARY español y de sus  dos millones de socios  en  el mundo, de los cuales, cuatro mil en España.

El electo salió por peteneras diciendo que su Club ha sido víctima de un error, al “confundirlos con la masonería”… Como decía aquel viejo anuncia: “Hay mucho que hablar del bacalao”,  y me permito aclararle al orondo presidente nacional del Rotary que si alguien los ha confundido la culpa es suya. Si un grupo de señoras bien, disfrutan mezcladas con las prostitutas, y se las ve abrazarse efusiva y frecuentemente, lo normal es que el pueblo sencillo y bien pensado las confunda. Sobre todo si no hacen nada para que la gente pueda diferenciarlas. Quienes sabemos algo de Masonería porque es un tema  digno de estudio, le damos la razón: no son lo mismo Masonería, Rotary y Lions,  pero si son los campos donde se cosechan “vocaciones masónicas”. (Algo así como los colegios religiosos,  terreno  fructífero de “vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa”). Los rotarios no son masones pero,  entre ellos hay bastantes hermanos “tres puntos”, muchos de los cuales  fueron  “pescados” entre rotarios y “leones”.

De este comentario --provocado por las noticias del día-- lo importante es una lección ampliable en sucesivos artículos  y,  así, sobre los acontecimientos diarios,  podremos ver lo acertado de la teoría. Descubriremos cómo nació lo que ahora nos presentan como la “superioridad ética de la izquierda”;  ese  embuste mastodóntico admitido como dogma por los medios de comunicación,

Los integrantes de esas “asociaciones de élite” -- integradas por empresarios, intelectuales, periodistas, catedráticos, escritores, arquitectos, ingenieros, abogados, notarios, etc.,--  tienen mucha culpa, en primer lugar porque “le abren las  puertas”, y en segundo por el mutuo apoyo, La “S. de S.” lanza las consignas y ellos las apoyan, aun sabiendo que no se ajustan a la realidad bien conocida.

El peso de los grupos es enorme siempre y, además por desgracia, son fáciles de controlar por los “listos” especialistas en la materia. Es un hecho comprobado que, por un hombre leal a los valores, a la verdad y con mentalidad luchadora, hay varios opositores decididos a imponer su criterio  sin contemplaciones. Las consecuencias son lógicas. El factor más favorable a los enemigos del bien y de la verdad, es la “timidez, la indecisión, y ciertos complejos” que los bloquean.

Los enemigos del bien y de la verdad, por el contrario, no tienen complejos de esa índole, son “chulos” porque,   enfrente,  no encuentran a nadie que les plante cara, Mi experiencia me enseña, por el contario, que son gente cobarde y fácil de vencer. Continuaremos aclarando este punto.