Es el camino que nunca ve su pecado ni reconoce su error, no da marcha atrás, y siempre va hacia adelante, dejando un rastro de sangre y odio. A la ministra de igualdad, le da igual ocho que ochenta, pero se queda con la segunda cifra. Tras hacer carrera en la cama del macho Alfa, dijo aquello de "sola y borracha, quiero llegar a casa". No sé si se refería a la mansión de Galapagar adonde cohabitaba con el macho y los tres churumbeles que le dejó de recuerdo. Lo mismo ya se olía la tostada que el súper macho la dejaba plantada, como así fue. Y de ahí lo de sola, con una buena melopea para olvidar, lo que quiere decir que no tan sola, además de con el alcohol, con su mente satánica de comunista. El Alfa se cortó la coleta y se fue como el tío los mixtos, y está en paradero desconocido, armando alguna gorda, que es lo que hacen los rojos cuando están callados. El coleta cortada, carece de capacidad de resistencia para todo, contrario a Lenin, al que admira y le gustaría llegar a ser.

La marquesa de Galapagar, ahora sola y perdida, no sé si también borracha, en semejante mansión serrana, se ve envuelta en un escándalo del copón. Como la copa de un pino de los que motean la sierra madrileña, y desde donde se ve la cruz más grande del mundo que quieren dinamitar. Así florecen, como cardos borriqueros, las informaciones:

"Prueban que Irene Montero ha cobrado ilegalmente millones de euros de Ecuador. La denuncia parte del Embajador de Ecuador en España, Pascual del Cioppo, que describe una trama empresarial para apoyar a Podemos". 

Por otra parte, Sánchez, Calvo, Montero, Ábalos y un ministro de Podemos se embolsaron en plena pandemia 137.000 € en dietas. (Los progresistas, progresando) Lo del otro lado del charco es otra cosa, tan maravillosa para esta gentuza. No es una denuncia individual. Es la denuncia del Embajador del Ecuador en España, es decir, la denuncia de un Estado. 

La formación morada y el propio Ejecutivo se niegan a revelar la identidad del podemita que esgrimió su derecho a recibir la dieta. La crisis no va con ellos: Ni siquiera en los meses más duros de la pandemia del virus rojo.

Mientras el Gobierno socialcomunista mandaba sus edulcorados mensajes sobre que «todos salimos más fuertes», la realidad es que los únicos que salieron reforzados fueron ellos.

Tal y como lo cuenta Okdiario, el presidente, Pedro Sánchez, tres ministros de la bancada socialista y otro más de la cuota podemita, han percibido, entre todos, un montante superior a 137.000 euros en el cobro de dietas. Concretamente, amén del presidente del Ejecutivo, han visto ingresada en su cuenta corriente ese pellizco Carmen Calvo, José Luis Ábalos y María Jesús Montero. (Periodista Digital)

El miembro de Unidas Podemos que también esgrimió su derecho a recibir el total de las dietas no ha podido conocerse. Incluyendo en la relación al 'fugado' Pablo Iglesias, tenemos también como sospechosos (y sospechosas) a Manuel Castells, Alberto Garzón, Irene Montero, Yolanda Díaz e Ione Belarra.

El cobro de esas dietas puede ser perfectamente evitable y de hecho ha habido ministros y diputados que sí han pedido no cobrarlas durante esos meses en los que millones de españoles se quedaban sin empleo. Los otros, van a lo suyo y al prójimo que le parta un rayo.

Por otra parte, la ministra de igualdad, al igual que el resto de la tropa podemita, pasan de la denuncia de Hermann Tertsch por el silencio de la feminista Montero ante la barbarie talibán sufrida por las mujeres en Afganistán. El eurodiputado de VOX critica con mucha ironía que no haya ni una sola manifestación ni una huelga de hambre en apoyo a las mujeres afganas.

Vox pide la comparecencia "urgente" de Irene Montero por la posible financiación ilegal de Podemos desde Ecuador. Quieren explicaciones en el Congreso de los Diputados de los supuestos cobros que Podemos habría recibido de forma ilegal procedentes de Ecuador, según ha confirmado el propio embajador del país en España, Pascual del Cioppo Aragundi. Piden también la comparecencia del diputado de este partido, Rafael Mayoral, por los mismos hechos.

Según explica Del Cioppo, las cantidades abonadas ascienden a 1,2 millones de euros anuales. En plena pandemia, el pasado año, llegaron a pagarse hasta 770.000 euros. "Una auténtica osadía", aseguró el embajador. El portavoz de Exteriores de Vox, Víctor González, denuncia que "los ecuatorianos tienen derecho a saber en qué se ha gastado su dinero y los españoles a que se depuren las responsabilidades políticas y judiciales".

El diputado Rafael Mayoral y la ministra de Igual da, Irene Montero, deben explicar, una vez más, esta denuncia del embajador de Ecuador en España. Preguntarán al gobierno y exigen la comparecencia urgente de la ministra.

Vox ha registrado también dos preguntas en el Congreso para que el Gobierno dé explicaciones sobre estos hechos:

- ¿Considera el Gobierno que la celebración de estos contratos entre miembros del Ejecutivo español compromete la imparcialidad de éste a la hora de defender los intereses nacionales?

- ¿Va a realizar el Gobierno alguna investigación para comprobar la veracidad de las declaraciones del embajador ecuatoriano, al ser éstas dañinas para la imagen exterior del Reino de España?

Ahí se van nuestros ahorros, nuestros trabajos y sinsabores. Bajo las sucias manos manchadas de sangre de los comunistas, y sinvergüenzas socialistas. Nada pasará, más que lo dicho. Que lo pagaremos todo nosotros. "Y me circunscribo al éxito del entrañable José Bono y su increíble fortuna personal acumulada durante décadas de servicio a España y los españoles..."

La ex acompañante del coletas, "empezó de cajera de súper, luego tutoriales de cómo chupar los huevos y luego ministraliana de Igual-dá. Y por fin, millonaria con narcodólares."

El que no entienda esto, no lo creerá, ignorando el sentido que tiene para un comunista, tanto su trabajo como su vida. Ninguno. Un comunista es un esbirro de Satanás, y nunca sabremos las últimas consecuencias de sus actos. De tan nefastas consecuencias, solo vemos que desaparece la gente como por arte de magia. Tampoco entenderá, el que esto no lo entienda, el grado de comunismo que ya estamos padeciendo en España.