El 1 de abril de 1939 fue la confirmación oficial del fin de nuestra guerra civil y de que España no caía en manos del comunismo de la Rusia soviética del infame Iósif Stalin.

La cultura, libertades, costumbres, tradiciones e idiosincrasia en general españolas sobrevivían al ataque de la Rusia comunista. Porque en la terrible guerra civil se enfrentó España a la anti-España que representaba el llamado frente popular, controlado desde Moscú, y con ello el riesgo a la desaparición absoluta (como de nuevo ahora) de todo lo que representaba y representa España, es decir, peligraba la esencia española, la España tradicional, si ganaba el frente Popular, si ganaba el comunismo.

Si Franco hubiese perdido la guerra España habría dejado de ser España para convertirse en otra ''cosa'', siendo de paso un satélite de Stalin.

Miles de sacerdotes y monjas fueron asesinados, conventos e iglesias arrasadas para intentar borrar del mapa el Catolicismo de España, cuando es uno de los pilares tradicionales, básicos,  para entender el origen de este extraordinario país. Por ello, se diga lo que se diga por ahí, si, fue una cruzada de liberación para defender España de las hordas rojas ateas que sólo perseguían la destrucción española.

Muchos españoles que discrepaban y que no querían esa anti-España fueron asesinados, por eso otros muchos cogieron el fusil y lucharon por Dios y por España.

Resumiendo. Fue un día histórico glorioso ese 1 de abril muy importante para España no sólo porque acabó la guerra sino porque España como he dicho sobrevivió. Por eso soy de la opinión de que ese 1 de abril debería ser conmemorado en todo el territorio patrio y ser declarado fiesta nacional.