La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid pone a disposición de los ciudadanos una calculadora para conocer la dosis de analgésicos –paracetamol o ibuprofeno- en jarabe que se debe administrar a un niño o a un bebé en función de su peso tras la prescripción de un médico. Se puede acceder a esta calculadora en la web de la Comunidad a través dewww.madrid.org/sanidad/medicamentos/calculadoradosis

Esta calculadora tiene como objetivo tratar de prevenir errores de medicación por un cálculo equivocado de la dosis y aúna dos de las líneas de actuación del Plan Estratégico de Farmacia de la Comunidad: potenciar la seguridad de los tratamientos farmacológicos y la educación sanitaria de los pacientes.

La calculadora de la Consejería de Sanidad permite a los adultos a cargo de los niños calcular la dosis de analgésicos más frecuentes, en forma de jarabe, paracetamol e ibuprofeno. Una vez elegido el principio activo, un desplegable permite elegir el medicamento por su nombre comercial; tras introducir el peso del niño la calculadora ofrece la dosis correcta en mililitros y la pauta de administración en intervalos de horas.

Además, la calculadora muestra advertencias sobre el uso seguro de los medicamentos (como la conveniencia de consultar con el médico o farmacéutico o las dosis máximas autorizadas de cada medicamento y presentación) y da acceso al prospecto del medicamento.

 

La calculadora refleja cada mes los posibles cambios


La base de datos de la calculadora contiene las 37 fichas técnicas de las presentaciones pediátricas en forma de jarabe de paracetamol (100 mg/ml) e ibuprofeno (20 y 40 mg/ml) presentes en las farmacias españolas y se actualiza cada mes con los cambios que se produzcan. El trabajo que ha culminado con la puesta en marcha de esta calculadora ha permitido, entre otras cosas, la modificación por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios de prospectos de algunos medicamentos para facilitar su comprensión a la hora de dosificarlo.

Esta calculadora ha sido validada en una primera fase por un grupo de trabajo formado por farmacéuticos y médicos de Atención primaria y de la subdirección general de Farmacia y productos Sanitarios. En una segunda fase al grupo se sumaron profesionales sanitarios de todas las Direcciones Asistenciales de Atención Primaria y Atención Especializada de la Consejería de Sanidad.