Una de las primeras medidas que tomó Batista fue abordar uno de los dos grandes problemas que  ahogaban a la sociedad cubana: la “inseguridad” provocada por los atentados con víctimas mortales de los gánsteres. Con claridad meridiana –aunque con  otro lenguaje—les mostró los dos caminos que les dejaba si no  cambiaban de vida: largarse de la Isla o prepararse a bien morir… Los inteligentes eligieron el primero pero hubo un tonto,  muy chulo conocido,  como “el colorado” que volvió a las andadas y  cayó en la trampa de hacer un atraco. El resultado fue que ya no pudo cometer más,  las fuerzas del orden lo acribillaron y se acabó la rabia. Si alguien dudaba de que el nuevo Dictador no venía a proseguir los jueguecitos de sus predecesores en el Gobierno pudo comprobar que estaba equivocado.

Los decididos a volver a las andadas fueron los de siempre, los “hijos de papá” Quienes tenemos algún conocimiento de  las revoluciones –las “auténticas” o sea las “rojas e izquierdosas”--  y de cómo gobierna el mundo la Sinagoga de Satanás, tampoco nos engañábamos sobre la verdad axiomática  de que las “revoluciones las hacen esos hijos de papá” --o que por sus estudios universitarios obran como si lo fueran—son los “teóricos de la utopía” que viven en mudos creados por su imaginación. No conozco ninguna “Revolución” – de las “auténticas y verdaderas” o sea, “rojas e izquierdosas”—organizada por un trabajador. No tienen tiempo que perder , ellos lo invierten  en trabajar para dar de comer a sus hijos.

Cuba no podía ser una excepción y,  a esas mentes utópicas no les interesaba que Cuba tomase el camino de la estabilidad, el trabajo y la economía boyante. Y,  pronto,  vimos en Cuba,  a esos funestos elementos dedicarse a lo suyo: estorbar e incordiar.

He dedicado muchas horas de mi vida  a estudiar  ese “colectivo nefasto”, mezcla de hijos de papa, intelectuales, profesores universitarios, periodistas y comunicadores,  que todo gobernante inteligente, amante de su Patria  debe “anular sin contemplaciones” por incompatible con la verdadera Libertad,  con la Verdad y con el Progreso auténtico… Cuando una nación cae bajo sus garras, su destino es  la esclavitud.

¿Odio yo el periodismo, o a los intelectuales o a los hijos de papá? En absoluto. La idea del Periodismo la tengo expuesta con meridiana claridad en un capítulo de “ARDE EN LAS MANOS” (“Periodismo y Prensa canallesca”) y se puede resumir en la expresión que el famoso periodista y dueño del “Diario de la Marina” –“Pepín” Rivero—colocaba cada día en la primera página de ese diario:

“El Periodismo es en lo externo una profesión y en lo interno un sacerdocio”

A ese periodismo lo venero y  es el que practico cuando desde antes de los veinte años. escribiendo en las revistas colegiales y universitarias. Y no he parado desde entonces…Lo malo es que los “Amos” de los medios de comunicación”,  solo quieren peleles sumisos a sus intereses, convirtiendo hasta a sus  “primeros espadas” en embusteros corruptos y cobardes. Para quienes el periodismo es lo opuesto a lo  proclamado por Jose Ignacio Rivero.

Ese colectivo indeseable,  le declaró  la guerra a Batista desde el principio  y consiguió lo que vivimos en los últimos años cincuenta: más del noventa por ciento de los cubanos fueran “fidelistas” y,  muchos,  fanáticos…

Es muy bonito, ahora, ver a todos los cubanos maldiciendo el castrismo -- tanto los que viven fuera de Cuba, como la mayoría de los que no han podido salir—y no  quedan más “fidelistas” que los  beneficiados del castrismo. Pero aún quedamos algunos durante años intentamos abrirles los ojos y no nos hicieron el mínimo caso. Pero de eso hablaremos en su momento. Ahora veamos cómo empezó “todo”

La Sinagoga de Satanás, elige bien a sus portaestandartes.  Todos sabemos que a Obama lo eligió cuando era un joven estudiante como hombre ideal –color de la piel incluido-- para iniciar el desguace de los Estados Unidos…Eso mismo hizo con Fidel. Un  tipo brillante, ” --, hijo de papá, un gallego adinerado—, estudiante  interno en el “Colegio de Belén, presidente de la “Academia Literaria” de  ese centro, de buena planta, deportista…: todo un líder. No lo conocí personalmente, pero sí a fondo a través del Padre jesuita, Amando Llorente, profesor en director de la Agrupación Católica Universitaria. Los último Ejercicios Espirituales anuales que hice en Cuba nos los predico él… Como dato curioso, a finales del siglo XX vino a su pueblo Mansilla de la Mula e hice un viaje directo y exprofeso desde Barcelona, pues desde que nos despedimos en 1959, no lo había vuelto a ver. Le llevé la foto de esa tanda, que él no tenía y me señaló a un compañero de frontón –oftalmólogo en Barraquer-- que yo no había conocido en Cuba, y también era miembro de la ACU. Pasamos el día charlando y continuó informándome sobre Fidel.

En un momento dado me dijo: Lo que te voy a contar ahora, lo sé yo, lo sabe mi superior y ahora lo sabes tú, pero te pido que no lo cuentes hasta después muerto yo. Cumplí lo prometido. Falleció el  18 de abril de 2010.

Primer “perla”. El P. Llorente coge a Fidel recién graduado de bachiller y le dice:

--Espero que a partir de ahora te veré en la A. C. U (“Acción Católica Universitaria—

Respuesta de Fidel, haciendo con su mano de “pistola”:

--Padre Amando: A partir de ahora yo entraré en otra acción

Este hecho me lo refirió cuando aún estaba yo en Cuba. Veremos otras “perlas”

¡Y vaya si  cumplió  su anuncio!…,  en 1948 con 22 años,  estaba en “el Bogotazo” con los revolucionarios  destruyendo y matando --curas incluidos--.