Ayer, 18 de noviembre, Día de la Filosofía. Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE) o Ley Celaá, aquella cochera de Drácula, obvio. Filosofía, jaque, diríase mate. Filosofía en las aulas, una mínima e imprescindible reflexión para que cualquier persona posea  un pensamiento algo autónomo, que uno decida cuáles son sus valores y cosmovisiones y sea capaz de criticar tanto los ajenos como los propios. Y, pasado el tiempo, poder cambiarlos. Y volverlos a cambiar. Proteo, memento.

Fin de Filosofía, y otro engrudo progre

Ni espíritu crítico ni la elaboración de un pensamiento razonablemente propio. Ya con la funesta LOMCE del aciago Wert se perdió la Ética como asignatura independiente, aunque seguía siendo obligatoria. Ahora, aniquilada por completo. Con la siniestra LOMLOE, se pueden introducir hasta una decena de optativas en cuarto de la ESO, pero deliberadamente se deja fuera Filosofía.

Y nueva asignatura adoctrinadora, tan sociata, tan masónico todo. Valores cívicos y éticos, sic. Viendo su programación didáctica se deja fuera cualquier espacio para la ética. Y, obviamente, para el civismo. Una suerte de epistemológica cochambre alternativa a la religión, deviniendo catecismo moral progre que nada tiene que ver con la Filosofía y que ni siquiera es necesario que la imparta gente de ese Departamento.

Y, otro dato. La Filosofía se mantiene en Bachillerato, cierto, aunque en el Bozalistán de las taifas, son estas las que eligen cuántas horas le dedican. El arbitrio de la ilegal, Prostitucional dixit, cogobernanza.

Adoctrinados...y cada más imbéciles y dóciles

Otro recordatorio. Los alumnos podrán graduarse sin tener todas las asignaturas aprobadas, se permitirá presentarse a la Selectividad con un suspenso y, vuelta de tuerca, no habrá exámenes de recuperación en la ESO. El gobierno de capitaneado por Sanchinflas aprobó el pasado martes 16 de noviembre el Real Decreto de Evaluación, Promoción y Titulación, que proporciona nuevas instrucciones a los profesores para 2021/2022 y 2022/23 con buena parte del curso ya comenzado.  Ofreciendo el mismo título a estudiantes con distintas capacidades y aptitudes y talentos. Estupefaciente asunto. Todo puede empeorar. Y la cochambrosa secundaria en España prosigue su camino hacia el abismo. Hacia el hades, precisión.

 

Burros, progres, sumisos

El texto que ha presentado Pili Fiesta - vulgo Pilar Alegría, tan juerguista la moza, llevando, lista ella, a su retoño a un híper-elitista colegio zaragozano, el Lycée français Molière de Zaragoza - en el último Consejo de Ministros consolida el giro a la "promoción general" que inició durante el primer secuestro domiciliario la perínclita Isabel Celaá (otra que llevaba a su descendencia a elitista cole : Las Irlandesas de Lejona), con el objetivo de que los suspensos - ya últimamente muy laxos -,  ya no sean el criterio que determine si los alumnos pueden o no pasar de curso y obtienen o no el título de la ESO y Bachillerato.

La dizque zurda Don Perignon, hoy en el poder en Bozalistán, antaño España. Paulatino y brutal proceso de idiotización de toda la chavalería para que sean cada vez más imbéciles y alelado y burros. Que se conformen con poco. Futuro: inmensamente sumisos y manejables y muy fáciles de manipular. Y de ser engañados, tan adoctrinados ellos, en mierdas de todo tipo y pelaje.  Un asesinato, pues, contra la sociedad del aciago futuro.

 

Un crimen imperdonable

Un crimen para todo aquel que quiera utilizar su cerebro para algo más que para tenerlo sobre dentro del cráneo.  Y, por desgracia, un portento para todos aquellos que renuncian deliberadamente a pensar. Aquellos que se conforman con la “paguita” mientras dispongan de redes sociales para, entre otras cosas, hozar en el espantoso metaverso de Zuckerberg. Ya nos lo aclaró Elon Musk, también Gran Élite, como el fundador de Facebook: sus monos disfrutan a lo grande todo el día enchufados a los videojuegos. Y al hachís. Y al porno. Y al reguetón. Y a mierdas varias. Simios o humanos, tan semejantes en la idiotez

…En definitiva, leyes (des)educativas para apuntalar una cada más frágil y debilitada y desvertebrada España. Memento, centuria, Ortega y Gasset. El gobierno de los peores, siempre. Premiando, memento ahora Valle, nuestra patria, siempre, pero siempre, al malvado. Desolada y desoladora Bozalistán. En fin.