El sector del juego crece especialmente en los entornos urbanos, y Madrid, capital de España, no se va a quedar fuera del diseño de una gran industria, como es la del juego, para una apuesta segura como es la de una gran ciudad. Los últimos meses trajeron una controversia política hacia la involución de un segmento, como es el del juego en sala, que compite ya directamente con el del juego online, muchas veces apartado de las fronteras nacionales.

 

Existen condicionantes sociales que invitan además a la reflexión como es el hecho de que una buena parte de nuestra sociedad, especialmente los jóvenes con alguna capacidad adquisitiva, que consideran ya el juego como una parte del ocio, con independencia o no de la cantidad de dinero que se apuesta. Ha pasado a considerarse un divertimento como salir con los amigos de copas o jugar juegos de arcade en la pantalla del ordenador.

 

Claro que es preciso que el juego se rodee de un cierto control y regulación, motivo por el cual se impulsaron importantes cambios legales en la mayor parte de los países del mundo. El sector ha ido evolucionando mucho en los últimos cinco años, especialmente a partir de la Ley 13/2011, una evolución enfocada hacia un nuevo concepto de seguridad y anonimato que garantice que quien juega pueda hacerlo con total seguridad y sin sobresaltos, ofreciendo una forma de control seguro y enlaces a las páginas de Juego Seguro del Estado de la Dirección General de Ordenación del Juego.

 

La Comunidad de Madrid cuenta hoy en día con más de 470 salones de juego, más de 170 casas de apuestas y 22 nuevas autorizaciones en marcha que van a hacer de Madrid un lugar dinámico en lo que al juego en sala se refiere, que cuenta además con 4 casinos y 33 bingos. Ello sin contar con máquinas de juego repartidas en bares, cafeterías y restaurantes y lo que supone el crecimiento del juego online, donde podemos encontrar desde partidas de blackjack online hasta apuestas en los principales eventos deportivos de España y todo el mundo.

 

Solamente los 4 casinos de Torrelodones y Aranjuez, y sus delegaciones de Madrid, recibieron más de 1 millón de visitantes, un 15% más que el año anterior, 2017, con un volumen de negocio cercano a los 4.600 millones de euros, también un 5,6% más que el año anterior. 

 

Sin duda, el juego online se han convertido en un fenómeno social que acapara un creciente interés de usuarios, ante un cabio de paradigma que tiene mucho que ver con los nuevos gustos y hábitos de  los españoles, cada vez más habituados a jugar en línea a través de los diferentes dispositivos disponibles, ya sean smartphones, tabletas y ordenadores en un mundo en el que crecen los juegos y apuestas online,  muy especialmente las deportivas, que se han convertido en un fenómeno en vivo en las redes y que conecta con los propios deportes en directo sobre aplicaciones que miden desde combates de boxeo hasta carreras de caballos o galgos.