La mal llamada Constitución Española, la manida Carta Magna, es el folletín preparado por los más infames, perjuros y traidores a la Patria, con la única idea de despojar a toda una gran Nación de sus derechos adquiridos a través de los siglos.

Con la idea, que la gente tragara, ya pusieron en la primera página el Escudo con nuestra ÁGUILA IMPERIAL, para acallar bocas y así tragar un sapo más, de los muchos que nos han condimentado.

El folletín, más fratricida, jamás puesto en marcha en País alguno, los iletrados, arrebatacapas, mediocres, masones, comunistas, liberales, perjuros y traidores, se unieron, a un Rey Felón, que dejó patente su Blasfemia y el Perjurio cometido contra Dios y la Traición a su mentor, que aceptó ante una Biblia, ante un Cristo Crucificado, con absoluta infamia, ya que tenía preparado que no iba a cumplir y no solo eso, sino destruir el Régimen del Movimiento Nacional del 18 de Julio.

No obstante, todos se lo creyeron, YO NO. Los que nunca nos hemos caído de un guindo y bajo ningún pretexto ni imposición aceptamos, LA GRAN TRAICIÓN a todo el pasado, la que publicitaron como “LA TRANSICIÓN” , sabíamos que todo era un lavado de coco, para una población, que aún lloraba y añoraba a su Caudillo.

Fue el diario EL ALCÁZAR, diario en el que yo escribí algunos artículos, en la época de D. Antonio Izquierdo como director, de tan sublime periódico, católico, conservador y patriota, en el que todos sabíamos la REVOLUCIÓN IMPUESTA, contra Dios, la Patria, El Caudillo y de todos los españoles conservadores y de bien, que se cernía, con ese memorable Panfleto, como colofón a los traidores, que por todos lados salían, para comerse la gran tarta, que el General Invicto, dejó para todos los españoles, nunca para estas alimañas hambrientas  y deseosas de un revanchismo jamás visto.

Las consignas estaban claras y eran sobre todo y ante todo, quitar la fe a los españoles y blasfemar contra Dios, cuando España siempre fue católica y evangelizadora, desde los últimos años de la romanización de Iberia, a la que llamaron HISPANIA. Luego vinieron los Reyes Visigodos y luego los Reinos Cristianos, en lucha con los árabes y su media luna.

Solo hubo un paréntesis en la que España, no fue católica gubernamentalmente, con la implantación de la II República Bolchevique y Criminal, pero eso solo duró 6 años, pues los católicos y patriotas, se echaron a las calles para mandar al infierno, al Bando de su amada Rusia y eliminarlo, como así se hizo.

La imposición del PANFLETO DEL 78, es semejante a la IMPOSICIÓN DEL REY JUAN CARLOS, elevado a tan alto menester por la DESGRACIA del General Invicto, que con su buenismo,  candidez e incauto, nos legó, la gran Bomba Atómica, que con espoleta retardada, estalló, aún estando su cuerpo caliente.

Nuestro Caudillo era tan sumamente creyente, que creía en un niñato repugnante, al que ya sus padres, le conocían de sobra, ya que desde pequeño sabían que era un demonio y su hijo predilecto era Alfonsito, al que la envidia sobre él, le llevó a la muerte, además que se quitaba de en medio un futuro pretendiente, por si acaso. Ya le dijo su padre en ese “accidente” en Villa Giralda, delante del Cuerpo inerme de su hermano: “JÚRAME QUE TÚ NADA HAS TENIDO QUE VER EN ESTO”.

Pues bien, este maldito crápula, siempre ha tenido la suerte a su favor, ya que tanto su padre biológico, como su padre político, se negaron a que las autoridades portuguesas, hicieran una autopsia al cuerpo de su hermano Alfonsito, que hizo las veces de ABEL, con su muerte por CAÍN JUAN CARLOS, pues ambos sabían de sobra la mano del asesino.

Llegados a este punto, de ese individuo huido, rememorando a su abuelo, que huyó para salvar su culo de los “Demócratas de la 2ª República bolchevique”, éste pajarraco, en su huida lo que ha pretendido es salvar sus cientos de millones robados al pueblo español, en comisiones de crudo, en asuntos con los Pujoles y otros muchos, porque lo maravilloso del Panfleto del  78, es que los monarcas están encubiertos para cualquier fechoría o crimen que hagan y que se plasma en la perversa “ CARTA MAGNA”,  que hace aguas por todos lados.

Una soberana prostitución, por la que hay Regiones españolas, convertidas en NACIONALIDADES, de la noche a la mañana.

Un Panfleto, por el que 20.000 iluminatis y privilegiados, están bajo el paraguas de AFORAMIENTO, es decir; por encima del bien y del mal, como cualquier ciudadanos de a pie.

Un Folletín, por el que la Religión Católica, se le da el mismo tratamiento que a otras religiones e incluso a los herejes, ateos y agnósticos, que como masones y liberales, van a su aire con prepotencia como LOS INTOCABLES.

La realidad es que ayer se dieron el gran festín, a la salud de los esclavos del bozal perenne, que solo trabajamos para estas mujerzuelas corruptas, ladronas, …., que componen la BASURA NACIONAL.

Así que dicho esto, gritemos todos:

¡VIVA LA PROSTITUCIÓN DEL 78!

Paradigma de los más mentecatos, analfabetos, mediocres, descastados, …., y personajillos que siguen buscando a sus padres, entre las decenas de ellos, encamados con sus venéreas madres

El juramento de Juan Carlos I

¡¡ESPERO QUE NUESTRO DIOS, AL QUE ESTE MALNACIDO HA BLASFEMADO, NUNCA SE LO PERDONE, YA QUE LOS HOMBRECITOS DE ESTE PAÍS, ANTES LLAMADO ESPAÑA, NO LO HAN HECHO, NI LO HARÁN NUNCA!!