El gran objetivo de esa serie larga de artículos sobre la Sinagoga de Satanás –alias el “Poder Supremo sin rostro”-- es claro y simple: convencer a los lectores  de que, a día de  hoy,   las políticas  todas,  de la práctica totalidad de los Gobiernos del Mundo, se ajustan a las líneas de un “patrón único”  emanado del “Centro de ideas y proyectos” de la citada bimilenaria organización, cuya existencia nos rebeló san Juan Evangelista.    

No hace falta tener una inteligencia de genio para descubrir esa realidad. Lo que resulta inexplicable —a juzgar por  cuanto  vemos y leemos—es que, nadie entre los “bien informados” periodistas, comunicadores y escritores de fama,… parezca enterrado de esa realidad y, mucho menos,  que se digne comentarlo o proclamarlo. Por lo tanto,  esperar del pueblo que tenga conocimiento de ella, es como pedirle peras al olmo.

Si algo me impide,  a mí,  tener dudas sobre la existencia de la “S. de S.”, es, precisamente, la perfecta sincronización con la que arrancan las diversas campañas mundiales sobre el aborto, la eutanasia, la violencia de género, el machismo, etc. Solamente viviendo en otro mundo no se capta ese “detalle” fundamental.

La experiencia diaria nos demuestra  que la sincronización es ajena la realidad cotidiana. Cualquiera lo puede comprobar diariamente, pero,  especialmente, quienes nos hemos ocupado en  tareas de “organización”, sabemos  que uno de los grandes obstáculos para el éxito en esa misión es la necesidad de saber moverse entre  los individualismos de los hombres con personalidad.

Manejar un rebaño de ovejas y borregos es fácil con un poco de práctica y un buen perro pastor,  pero  mover las voluntades de una organización consolidada exige cualidades especiales en el organizador. Contemplar cómo se mueven los gobiernos del mundo --  con mayor facilidad que un rebaño de borregos--, es la mejor prueba de estar controlados absolutamente por la “S. de S.”.

Es una deducción de pura lógica;  pero, además es una aseveración de la que presumen los teóricos del “PSsr” –“Poder supremo sin rostro”--, como lo pueden comprobar consultando los “Protocolos de los sabios de Sión” glosados en el libro “La  Piedra Roseta de la Ciencia Política”.

De tanto repetirlo, espero ver cómo algún lector se sacuda los complejos que impiden la visión de la realidad cuando comentemos los acontecimientos diarios,  No se pueden imaginar  las veces – ¡millares!—que a lo largo de mis  noventa y cuatro años – D. m. los redondearé dentro de cuatro días—me he preguntado: “Pero ¿cómo es posible que gente inteligente como la que trato,  no vea lo que únicamente los ciegos están imposibilitados de ver?

Lo mismo me ocurre cuando leo los análisis sobre la conducta de  ciertos hombres públicos, -- reñida con el sentido común e inexplicable--. …los leo y releo y acabo diciéndome: pero si después de tanta palabrería no han conseguido “explicar nada”… Buscan mil razones,  cuando solo hay una: “¡Obedecen a pie juntillas, la orden recibida del ‘Amo’!…, (a través de su “enlace” en la Logia o en la mafia)”.

Pongamos de ejemplo a Pedro Sánchez.  ¿Qué explica su testarudez? ¿Qué es un personaje con personalidad? ¡Vamos anda!...

Si a mí menda,  ¡Jefe de Gobierno!, me dicen todo lo que él oye impávido, sin hacer una mueca,  insultos incluidos –porque me imagino que llamarte embustero, es un insulto --había plantado cara y,  una de dos, o les hago callar o demuestro que soy un hombre, presento mi dimisión y desaparezco. Pero su reacción es la de un pobre pelele o marioneta,  cuyos movimientos están programados en otros cerebros.  Obedece a la imagen despreciada siempre  de tiene por norma: “¡Dame pan y llámame perro!

Ese feminismo gobernado por furcias y maricones –y  prioritario a la hora de convertir las obsesiones sexuales, de los gobernantes, en textos legales de lenguaje semipornográfico--, están a punto de convertir en derecho humano el asesinato repelente en  el santuario materno donde se genera la vida. La ministra promovida al cargo por una omnipotente bragueta,  está haciendo de esa Ley un espectáculo bochornoso para la dignidad de las mujeres y divertimento en los bares. Y, ¿de dónde le viene a la ministra de la Igualdad esa chulería manifiesta? ¿De su deslumbrante personalidad? ¿De sus brillantes estudios, especializados en alguna materia?...--¡No me hagan reír! Le viene del “primo Zumosol” llamado “PSsr”. Todos los gobiernos, y en especial los que cacarean de democráticos en estos momentos más que nunca se dedican a que triunfen las consignas emanadas de la Sinagoga de Satanás.  Da pena ver al actual  Presidente-zombi de los Estados Unidos  ocupado principalmente  por defender el crimen más repugnante, y tratando de legalizarlo para  impedir la marcha atrás de la Sociedad que, en USA, da señales de querer despertar para evitar verse convertida en campo de esclavitud.

Quisiera,  con  estos artículos nada agradables –me lo imagino,  para cierto tipo de lectores--   obstaculizar al máximo la modorra de los españoles. Por el contrario,  espero lograr que fijen su interés en  la gravedad que encierra ese vivir ajeno a las causas que producen resultados nefastos. , Es una pereza suicida para la nación. 

Con  los años he ido convenciéndome de la general apatía de los hombres frente a todo  aquello que no ven como aprovechable;  y lucho por lo contrario. Pocos miran al futuro,   ni siquiera el más próximo. Se estila  --utilizando el lenguaje gráfico del pueblo--,  “no turbar las buenas digestiones”,  que es una norma de conducta ideal para acabar en desastre total.

La experiencia, igualmente, me ha enseñado que siempre seremos pocos los con vencidos del dicho romano “si vis pacem para bellum”, y de que si no prevemos la derrota, ésta  es segura,  pues nos sorprenderán durmiendo. Y, porque  las cosas son como son durante toda mi vida he procurado  reclutar voluntarios  para ocupar las “trincheras de vigilancia” con tendencia a quedar desiertas. Es inevitable, .pues cuantos  hemos llenado esa misión otrora,  estamos a punto de irnos…muchos  ya se han ido. Hacen falta sustitutos.