Porque todos caerán sobre la sentencia del Supremo para atacar o defenderse de cara a las urnas

Y es que el hecho de que un ex Presidente del PSOE pueda ir a la cárcel deja a los socialistas en pañales

 

Ayer nos dimos un paseo digital por el Real de la Feria y a pesar de verlos a todos, como pueden ver en la galería de fotos que hemos recogido de los periódicos, contentos y vestidos de faralaes, todos hablaban de lo mismo: del juicio de Cháves y Griñan. Si los ex Presidentes son condenados por haber permitido el robo de 680 millones las elecciones pueden ser un desastre para el PSOE y por tanto un desastre para las Izquierdas y un “chollo” para las Derechas. Aunque ver a la guapa abogada del Estado, Macareno Olona, junto al Marlon Brando Moreno da a entender que al menos por esta vez no va a haber demasiada guerra entre el PP y VOX… O al menos hasta que el Presidente Moreno vea que puede  salir de las urnas el día 19 de junio como gran vicepresidente de la Comunidad de Andalucía. Pero vayamos notros también al juicio de los ex Presidentes. Esto decía hoy el “ABC” de Sevilla:

La Audiencia Provincial de Sevilla dedicó 1.821 páginas en su resolución a justificar que ambos expresidentes y 17 ex altos cargos más de sus gobiernos en Andalucía fueron «plenamente conscientes de la palmaria y patente ilegalidad» del procedimiento a través del cual se repartieron casi 680 millones de euros entre 2000 y 2009 entre empresas y trabajadores afectados por procesos de reestructuración.

Ellos lo niegan y argumentan que desconocían por completo las interioridades de la gestión del citado sistema. Durante las siete horas que emplearon los abogados de los acusados para resumir sus recursos, a razón de 15 o 20 minutos por cada uno, se escucharon negativas reiteradas dirigidas a sembrar la duda sobre la sentencia que puede llevar a prisión a Griñán y a otras nueve personas condenadas, además de por prevaricación, por malversación.

La mayoría negó un «pacto criminal» de la cúpula de la Junta o que supieran que aprobaran algo ilegal. Las irregularidades que hubo –como los intrusos incluidos en ERE donde no había trabajado– se las endosaron a un fallecido, el ex director general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, cuya responsabilidad penal se extingue con su muerte. El abogado Alfonso Martínez del Hoyo utilizó este recurso para exculpar a su cliente, el exconsejero de Empleo Antonio Fernández. La sentencia le achacó «posibles irregularidades» y «supuestos excesos» no cometidos por éste, «sino por el director de Trabajo». Del Hoyo sostuvo que el ex interventor general de la Junta, Manuel Gómez –absuelto por el tribunal–, podía «haber parado el sistema» y no lo hizo.

«Es inasumible que el Poder Ejecutivo se confabulara durante diez años para engañar al Parlamento»

El exinterventor sirvió también de pantalla de protección al letrado de Griñán para negar su responsabilidad. El expresidente se enfrenta a seis años de prisión y 15 de inhabilitación por malversación y prevaricación porque como consejero de Hacienda (2004-2009), según la sentencia, fue destinatario de los informes de la Intervención General cuestionando el procedimiento de ayudas, pero no hizo nada para evitar las irregularidades.