Tras los excelentes resultados que le dan las encuestas en las generales siendo el único partido que sube, la formación de Abascal tiene como objetivo inmediato las próximas elecciones en el parlamento vasco y meter la cabeza como sea, sacando al menos un escaño. Es un territorio hostil después de tantos años de batasunización, pero la formación verde confía en captar los votos de aquellos vascos patriotas descontentos con la tibieza del PP en la región.

Igualmente aspiran a ser decisivos para la formación de Gobierno en Galicia y entrar con fuerza en el Parlamento de Catalunya. Así lo reveló ayer el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, a las puertas del Tribunal Constitucional tras recurrir los acatamientos de los 29 diputados que "se conjuraron contra la Constitución".

A su juicio, los votantes de Vox "saben muy bien" que el partido es "muy distinto" a PP y Ciudadanos y por tanto lograrán un gran apoyo en las próximas elecciones. "Saben que estamos muy alejados de los consensos progres en los que PP y Ciudadanos sí participan", subrayó.

Sin embargo, tampoco cree que populares y naranjas sean capaces de llegar a un acuerdo para presentarse de forma conjunta a estas elecciones, ya que los barones del PP ya se están "rebelando". "Lo primero que tiene que hacer el PP es ponerse de acuerdo internamente", apuntó, reconociendo que él tiene la sensación de que "no quieren" esta alianza.

En cualquier caso, Vox ya ha apuntado en varias ocasiones que no tiene ninguna intención de formar parte de esa posible coalición electoral.