Entrevista de Andrej Sekulović, para el semanario esloveno Demokracija, con Balázs Orbán, abogado, politólogo y político húngaro, asesor político del primer ministro Viktor Orbán y ministro de Estado en el gabinete del primer ministro. También es presidente del consejo de administración del Collegium Mathias Corvinus.

Los gobiernos esloveno y húngaro se enfrentan a las acusaciones de los medios de comunicación, las ONG y los políticos liberales de que son “antidemocráticos”. ¿Qué opina de estas acusaciones?

Tanto el primer ministro Orbán como el primer ministro Janša lucharon personalmente por la libertad de sus naciones. Por eso es ridículo que algunas organizaciones no gubernamentales neomarxistas y liberales, o periodistas, les acusen de ser “antidemocráticos”. Estas acusaciones no afectan a su popularidad política. La mayoría de los votantes de Eslovenia y Hungría son conscientes de cómo es la vida en una sociedad sin libertad y saben que viven en una sociedad libre. Por lo tanto, tales acusaciones no pueden causar un gran daño. Los países de Europa Central tienen mucho éxito, por lo que deberían ser elogiados por los medios de comunicación occidentales, ya que no hay muchas historias de éxito en este momento. Especialmente en Europa Occidental, estamos asistiendo a un estancamiento que conduce a una pérdida de autoestima y de poder económico. La capacidad militar está disminuyendo en lugar de aumentar. Al mismo tiempo, las ideas neomarxistas crecen en las universidades y en algunos países los desequilibrios sociales son cada vez más notables. Mientras tanto, podemos ver un gran crecimiento económico en Europa Central. Somos capaces de defender nuestros intereses soberanos a nivel nacional e internacional. Y también tenemos orgullo nacional y confianza en nosotros mismos. Por lo tanto, deberían ser presentados en los medios de comunicación occidentales como un ejemplo, no como las ovejas negras.

¿Están estas acusaciones relacionadas también con el hecho de que el concepto de democracia se percibe de forma diferente en las democracias liberales occidentales que en los países de Europa Central y Oriental?

El propio significado del término “democracia liberal” es diferente en Europa Central y en Europa Occidental. En el mundo occidental, esta expresión comenzó a utilizarse después de la Segunda Guerra Mundial, durante la Guerra Fría, y posteriormente. Este fue un periodo positivo para Occidente. Durante la Guerra Fría, el nivel de vida en las sociedades occidentales aumentó de generación en generación, de modo que cada generación vivía mejor que sus padres y abuelos. En Europa Central, tras el fin de la dictadura comunista, el advenimiento de la democracia liberal significó la libertad, pero también el estancamiento y el declive económico, incluso en comparación con la situación anterior, ya que un millón de personas en Hungría perdieron su empleo tras el periodo de transición. Para ellos, la libertad política, mientras no tenían nada que comer, no parecía un buen negocio. Por eso el liberalismo y la idea de democracia liberal tienen una connotación bastante negativa para nosotros. Esa es la diferencia entre nosotros. Creo que en el siglo XXI cada país democrático debe decidir por sí mismo qué estructura política, económica y cultural le conviene más. Por lo tanto, no podemos importar enfoques y soluciones, sino que debemos idear nuestras propias soluciones basadas en nuestra historia, situación geográfica y experiencia sociocultural. También escribí un libro sobre esto, The Hungarian Way of Strategy, en el que presentaba mis hipótesis desde esa perspectiva y describía cómo la democracia liberal se había convertido en una ideología hegemónica progresista no democrática. Si uno es verdaderamente demócrata, debe oponerse a la democracia liberal moderna, ya que socava nuestras libertades.

¿Cuáles son las principales diferencias entre los países de Europa Oriental y Central que sobrevivieron al comunismo y los países de Europa Occidental que no tienen esta experiencia?

En comparación con Estados Unidos o China, Europa no está en auge, sino estancada y en declive. Todos podemos estar de acuerdo en ese diagnóstico. Sin embargo, el problema es que las élites europeas no saben qué terapia se necesita y cuál es la medicina adecuada para cambiar este patrón negativo. Los liberales nunca han experimentado el comunismo en su vida cotidiana o han olvidado tales experiencias. Su propuesta es olvidar todo lo que hizo poderosa a nuestra civilización europea. Argumentan que simplemente hay que deshacerse de los fundamentos de la civilización occidental, ya que se supone que el siglo XXI es el de los principios anticuados, que incluyen la herencia cristiana, una determinada forma de concebir la familia y la religión, y el Estado-nación. Precisamente porque han olvidado la experiencia comunista, creen que pueden simplemente cambiar o desmantelar todo y crear una nueva sociedad con nuevos principios. Se supone que esto resolverá todos nuestros problemas.

Es, pues, una especie de utopía liberal.

Pienso que es un callejón sin salida. Pertenecemos al campo opuesto que, basándose en su legado anticomunista, sostiene que el problema es precisamente que hemos dado la espalda a los principios que hicieron poderosa a la civilización occidental. Tenemos que volver a esos principios, a la familia y al matrimonio tradicionales. Tenemos que volver a situar la religión y la cultura en el centro de la sociedad. Tenemos que volver a centrarnos en la importancia de los Estados nacionales soberanos y de la cooperación igualitaria entre ellos. Así, la solución es volver a los hábitos que dejamos atrás. Sin embargo, este enfoque es fundamentalmente anticomunista, ya que todo anticomunista se opone a los enfoques universales e internacionales.

¿Cree que las tendencias totalitarias están resurgiendo en Bruselas hoy en día, especialmente en la actitud de la Unión Europea hacia Hungría, Polonia y Eslovenia?

Sin duda. Los llamados padres de la Unión Europea, Schuman, De Gasperi, Monnet y otros, diferían entre sí. Algunos eran socialistas, muchos eran católicos que iban a la iglesia regularmente. Algunos opinaban que la Unión Europea debía constituirse como un Estado supranacional europeo para librarse del pasado nacionalista, utilizando el adjetivo “nacional” en sentido negativo. Pero también había quienes no pertenecían a los padres fundadores, pero eran importantes dirigentes de la época, como Churchill o De Gaulle, que sostuvieron desde el principio que el nacionalismo no era en sí mismo un término negativo sino positivo, pues el comunismo y otros totalitarismos no procedían de ideas nacionalistas sino internacionalistas. Por tanto, opinaban que había que crear una plataforma y unas instituciones a través de las cuales los Estados nacionales pudieran cooperar y coexistir pacíficamente. Son conceptos excluyentes; sólo podemos elegir una dirección. En cualquier caso, los padres fundadores sabían que la decisión debía dejarse en manos de los europeos. Por ello, crearon una estructura con instituciones que podían proporcionar el equilibrio necesario y permitir que los distintos grupos alcanzaran compromisos. El problema actual es que estas instituciones han sido secuestradas.

Fotos de Polona Avanzo

¿Puede describirnos con más detalle este secuestro ideológico de las instituciones?

La Comisión, que debería ser una institución burocrática neutral, tiene ahora su propia agenda política que es completamente liberal. El Parlamento también tiene una agenda política muy clara y agresiva que podría describirse como una locura progresista y neomarxista. El Tribunal de Justicia Europeo debería ser la última línea de defensa de los derechos de las naciones europeas, pero también está girando más hacia el federalismo y la integración que hacia la defensa de los Estados miembros. Esto, por supuesto, plantea un problema, ya que implica el abuso de las leyes y el secuestro de las instituciones, que luego utilizan como arma política contra aquellos miembros que no están de acuerdo con la política liberal. Si alguien es verdaderamente demócrata, debe ser consciente de que sólo debe rendir cuentas a su pueblo. El pueblo le ha elegido, así que debe representar los intereses del pueblo, no la política liberal de Bruselas. Por eso, en las salas de reuniones y en los despachos de Bruselas se está produciendo una guerra fría cultural.

Ya en 2015, Hungría estuvo al borde de la migración masiva. ¿Cuáles cree que son las consecuencias más perjudiciales de esas migraciones para Europa?

Las migraciones masivas desde regiones como Asia Central, Oriente Medio y el África subsahariana pueden socavar la civilización europea. Al mismo tiempo, me gustaría subrayar que no condenamos a otros países. Si otros quieren aceptar a estas personas, no nos molesta en absoluto. Sin embargo, observamos que las consecuencias tras décadas de migración masiva son más negativas que positivas. La cultura es importante, y los inmigrantes, especialmente los musulmanes, no quieren asimilarse. Están muy orgullosos de su cultura, su lengua y su religión. Las consecuencias de la migración son la inestabilidad social, el alto desempleo, el aumento de la delincuencia, etc. Hay un choque de civilizaciones. Hay muchas consecuencias negativas. Por eso creemos que la migración masiva no es buena para Hungría.

¿Cree que la cuestión de la migración es también una cuestión de soberanía?

Sólo exigimos el derecho a defender nuestras fronteras y a decidir si queremos aceptar inmigrantes. En este momento, la nación húngara está decidida a no querer ir por ese camino. Nosotros, como gobierno, tenemos el deber de luchar por nuestra nación, aunque no sea la moda política en Bruselas o en otros lugares. Esa es nuestra responsabilidad. Desde luego, creo que las consecuencias de la migración masiva en Europa serán terribles.

Una de las fuentes de la disputa entre Bruselas y Budapest es la propuesta de una nueva legislación húngara para proteger a los niños de la ideología LBTGQ. ¿Por qué cree que esa legislación es importante?

Aunque no lo parezca, en Europa Central es un tema fundamental. Lo mismo ocurre con las migraciones. Hasta que aparecieron en nuestras fronteras, nadie pensaba que fuera un fenómeno que pudiera afectar a la vida cotidiana de Eslovenia o Hungría. Lo mismo ocurre con este tema, ya que en las sociedades occidentales existe una propaganda muy agresiva sobre el colectivo LGBTQ, y estas orientaciones sexuales se enseñan en los jardines de infancia y en las escuelas primarias y secundarias sin el consentimiento de los padres.

Entonces, ¿se opone a la inclusión de la ideología LGBTQ en el plan de estudios?

Nos oponemos completamente a ello. Creemos que los padres deben decidir qué tipo de educación sexual recibirán sus hijos. Simplemente no es aceptable que los liberales difundan esa agenda a través de las instituciones estatales y educativas sin el consentimiento de los padres. Por eso cambiamos nuestra legislación, y por ello Bruselas nos atacó. Sin embargo, hemos decidido ser los primeros de todos los países europeos en dejar esta decisión directamente en manos del pueblo. En Hungría se celebrará un referéndum sobre esta cuestión. También recomendamos este método de democracia directa a todos nuestros aliados. Es la forma más pura de democracia. Que sea el pueblo el que decida, no los medios de comunicación liberales ni los gobiernos no elegidos.

¿Qué espera de las elecciones húngaras del próximo año y qué temas serán cruciales durante las campañas electorales?

Hay varios temas importantes en los que defenderemos los intereses de los húngaros. Se trata de las disputas de soberanía con Bruselas, la migración y las cuestiones LGBTQ. Tendremos la oposición unida, que piensa que sólo ganará gracias a la unificación. Yo mismo soy de la opinión de que esta será la razón de su caída, ya que el ex primer ministro Ferenc Gyurcsány y su partido también forman parte de esta coalición. Fueron ellos los que destruyeron económicamente el país y mintieron al pueblo, y esto desencadenó protestas en las que se envió a la policía contra la gente y se violó el derecho del pueblo a las protestas pacíficas. También hubo brutalidad policial y Gyurcsány no dimitió. Como resultado, se produjo una crisis que quebró completamente el país. Gyurcsány es ahora el líder de la oposición, y al mismo tiempo es apoyado abiertamente por George Soros, cuyos medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales están bastante presentes en la sociedad húngara, y otros supuestos filántropos. Creo que esto no es del agrado de los húngaros, que no quieren apoyar a un primer ministro fracasado que quiere volver con la ayuda de un multimillonario que, sin ninguna legitimidad democrática, impone una loca ideología progresista con su dinero a medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales. Los húngaros no quieren eso, y nosotros queremos impedirlo con su apoyo.