Eslovenia es uno de los países que, debido a su gobierno conservador y a que su primer ministro, Janez Janša, mantiene una estrecha amistad con Viktor Orbán, está en el punto de mira de la elite globalista de Bruselas y ya ha sido amenazado con el mecanismo de condicionalidad del Estado de Derecho. Con motivo de las nuevas amenazas a Hungría por su ley de protección de la infancia, Eslovenia ha vuelto a ser señalada por los dirigentes de la UE.

Eslovenia celebra en este momento el 30º aniversario de su independencia y en ese contexto Jože Biščak y Vinko Vasle han publicado una carta abierta al presidente francés Emmanuel Macron.  Jože Biščak es redactor jefe y editor del semanario conservadoro Demokracija, presidente de la Asociación de Periodistas Patrióticos de Eslovenia y autor de Tales from the Hayek Café, Notes of a Conservative Liberal y Travelling with Orwell. Vinko Vasle es un veterano periodista y editor, antiguo director de la Radio Nacional Eslovena, y autor de varias novelas, entre ellas Purgarji, Darovalec, Archivist, Prva hiša na Marsu y Letters of Support and Resistance.

De izquierda a derecha: Jože Biščak, Emmanuel Macron y Vinko Vasle. Archiv Demokracija

Estimado Sr. Emmanuel Macron, presidente de la República Francesa,

Nos dirigimos a usted a raíz de sus declaraciones tras la cumbre de jefes de estado de la Unión Europea y porque las agencias de noticias le han colocado en los titulares de sus informaciones.

Usted dice que la UE está librando una batalla “cultural” y “civilizatoria” para frenar las ideas antiliberales que supuestamente amenazan los valores europeos fundamentales. Señalaron a Polonia y Hungría, y las agencias también mencionan a Eslovenia y al primer ministro esloveno Janez Janša.

Si así es como ve las cosas, está bien. Esa es su opinión, que nosotros, como eslovenos y europeos, no compartimos.

Usted habla de “democracias iliberales”. Seamos claros al respecto. ¿Ha vivido y experimentado alguna vez las “democracias iliberales”? ¿Ha experimentado la antidemocracia y el totalitarismo en su vida? No lo creo. Usted ha vivido y crecido en Francia, que para los que nacimos y crecimos bajo el régimen comunista totalitario de la antigua Yugoslavia, era uno de los países de la “prometida” Europa Occidental, famoso por su libertad y democracia y, sobre todo, por su aceptación de otras opiniones y puntos de vista. Así que lo que es antiliberal (totalitario) sólo lo podría haber aprendido de los libros y de los informes de terceros. Por lo tanto, elija con cuidado sus palabras cuando acuse a alguien de ser antiliberal o totalitario.

Usted dice que algunos países están socavando los valores que han sido el núcleo de la civilización occidental durante siglos. Si le entiendo bien, está diciendo que la agenda LGBT, por ejemplo, tiene siglos de antigüedad y construyó la civilización occidental. Como sabemos, la civilización occidental se construyó sobre la competencia entre naciones, el amor a la patria, la religión y la familia, y el respeto a ciertas libertades: La libertad de expresión, la propiedad privada y la santidad de la vida humana. Y son precisamente estos valores los que Hungría, Polonia y Eslovenia intentan proteger hoy.

Por ejemplo, en Hungría. ¿Ha leído la “controvertida” ley de protección de la infancia? ¿O sólo la conoce por lo que ha leído en los medios de comunicación o por lo que le han dicho sus asesores? Esta ley sólo tiene un objetivo: proteger a los niños del Estado, las ONG y los medios de comunicación, y no restringe en absoluto los derechos de las personas LGBT. La premisa básica es que la educación sexual de los niños es un asunto de los padres, no del sistema educativo. Esto se aplica tanto a la heterosexualidad como a la homosexualidad. Si usted permite que en Francia se enseñe en las escuelas a los niños a ponerse un preservativo, a utilizar dispositivos eróticos y a masturbarse, o que existen más de 100 géneros, y que es perfectamente normal que los más jóvenes cambien de género y cosas peores, está bien. Es una cuestión interna de Francia. Pero, por el amor de Dios, respeten a los países que no permiten esa violencia psicológica y física de los activistas LGBT contra los niños.

Estimado señor presidente de Francia. Hoy Eslovenia celebra el 30º aniversario de su independencia. En ese momento elegimos la libertad y la democracia. Y así es como queremos que siga siendo.