A VOX le molesta que le llamen herederos del Franquismo. Claro, porque son los herederos de Alianza Popular. Y todos sabemos que Alianza Popular no era franquista sino que recogió a los tránsfugas del Franquismo, empezando por el que fuera ministro de Franco y presidente de este partido.

Es cierto que toleraban a franquistas entre sus afiliados y simpatizantes, pero siempre que mantuvieran una aptitud discreta. Esto les vino bien ya que consiguieron con esta estrategia recoger los votos de un importante contingente de españoles por la fórmula del voto útil.

Dos reflexiones se me antojan. La primera, que estamos hablando de una derecha sin ideología, que utiliza nuestro pasado, nuestra historia, no como patrimonio propio y vinculante sino como un instrumento para atraer al perfil de votante de Alianza Popular desencantado con un Partido Popular escorado al centro.

La segunda, es un aviso a navegantes. Como hijos de Alianza Popular van a tener el mismo recorrido hacia el centro en busca de lo que persiguen los partidos sin vinculación histórica, el preciado voto. Y acabaran trasformados en derechita cobarde sin remedio.

Ahora se entienden curiosos detalles como la inexistencia de banderas con nuestra águila en sus actos.  O la pasiva actitud frente a la profanación del Caudillo. O su adherencia a la España de las autonomías. O su apoyo sin fisuras a los gobiernos del Partido Popular, sus primos hermanos.

Lo penoso es que se ha perdido una oportunidad y, por el contrario, se ha dividido el voto para nada, para nada bueno. España ha quedado en manos de comunistas y sin partido capaz de hacerles frente. Y hoy es el aniversario del fallecimiento del Caudillo. ¡Gracias Franco!!