A dos jornadas para el final de la Liga, las cosas siguen igual tras las victorias de los tres aspirantes al título. Jugaron primero Real Madrid y Atlético, que ganaron por la mínima a Real Sociedad y Rayo Vallecano, respectivamente, poniendo presión al líder de la tabla, el Barça, que también hizo los deberes y ganó por 0-2 al Betis. El equipo azulgrana, que jugó con un hombre más durante 55 minutos, mantiene así el liderato gracias a los tantos de Rakitic en el 49’, que aprovechó un error de Adán para abrir un marcador que cerró Luis Suárez en el 80. El uruguayo afianza así el Pichichi con 35 tantos.

 

El Atlético de Madrid ganó por 1-0 al Rayo Vallecano, que se lo puso difícil a los de Simeone. ‘El Cholo’, en la grada, estuvo más presente que nunca en el partido, ya que sorteó la sanción de no dar órdenes a través de un sistema de pinganillos que implicó a Pablo Vercellone, su preparador de porteros que se sentó a su lado, y a Gabi, que estuvo en el banquillo. El punto de inflexión del encuentro llegó tras el cambio de Óliver y Vietto por Torres y a Griezmann, que salieron con ganas de finiquitar todo cuanto antes. Hasta tal punto, que al minuto de poner un pie en el campo, el francés se adelantó a Amaya e hizo el único gol del encuentro. El Bayern espera impaciente el choque de vuelta de la semifinal de la Champions tras empatar en la Bundesliga, lo que ha aplazado el alirón virtual de los alemanes.

 

El Real Madrid, por su parte, también optó por ganar por la mínima en casa de la Real Sociedad gracias al tanto de Bale en el 80’, el noveno que el galés marca de cabeza. No se lo pusieron fácil los locales, que pusieron toda la carne en el asador para secar el juego de los blancos. Se notó la ausencia de Cristiano, que ha vuelto a pisar el césped de Valdebebas para apurar los plazos que le permitan jugar el miércoles en la vuelta de semifinales de Champions de su equipo frente al Manchester City. Su presencia es más necesaria que nunca, aunque no se sabrá hasta ese mismo día si finalmente podrá jugar este partido decisivo o no. Todo sigue en el aire.