El 21 de diciembre de 2021, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, respondió a la prensa húngara, inglesa y alemana en su rueda de prensa de Año Nuevo. Breizh-Info ha seleccionado y traducido la siguiente, serie de preguntas que pueden ser de interés para el lector occidental.

Noémi Németi (Televisión Húngara): Primer Ministro, me gustaría preguntarle sobre varias cuestiones. En primer lugar, qué impacto tendrán las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno en el marco de la tercera dosis de la vacuna ante la nueva oleada de la pandemia, la propagación de la variante Omicron y la llegada de las vacunas específicas de la variante que usted ha mencionado. ¿Está considerando el Gobierno nuevas medidas para aumentar la actual tasa global de vacunación del 60% y para animar al mayor número posible de personas a recibir la tercera dosis?

Viktor Orbán: Seguimos considerando que la tercera dosis es esencial, por lo que no tenemos intención de cambiar nada al respecto. Independientemente de las vacunas que aparezcan, seguimos instando a todo el mundo a que se ponga la vacuna de refuerzo. Un enfoque obvio sería hacer obligatoria la vacunación, y algunos países están intentando hacerlo. Personalmente, me gustaría evitarlo. Acabamos de hablar del contexto cultural húngaro y, en general, del espíritu nacional. Creo que la mentalidad húngara, o el instinto, es que la gente se resistiría a la vacunación obligatoria incluso más de lo que se resiste a la vacunación voluntaria ahora. Por eso es más fácil llegar al corazón y a la mente de la gente con argumentos convincentes que con la fuerza.

Así es Hungría, así somos nosotros, y por eso, en mi opinión, la vacunación obligatoria no funcionaría. Pero para convencer a los húngaros de que reciban la tercera dosis de la vacuna, haremos todo lo que esté en nuestras manos: llamadas telefónicas, contactos personales, organización de jornadas de vacunación, apoyo a los padres y envío de cartas. Así que no propongo ningún cambio de estrategia, ni siquiera con la aparición de la variante Omicron.

La capacidad de nuestros hospitales es fantástica, y tenemos un gran número de camas. Si es necesario, podemos habilitar aún más camas para cuidados intensivos. Nuestros médicos y enfermeras hacen un trabajo excelente. Cuando ha sido necesario, también se han podido desplegar policías y soldados en nuestros hospitales. Esto significa que no preveo una nueva oleada de infecciones de tal intensidad que el sistema sanitario húngaro no pueda hacer frente a ella, aunque se necesiten grandes esfuerzos. No concibo una oleada en la que el sistema sanitario húngaro no pueda atender a todo el mundo y hacer todo lo humanamente posible para salvar vidas o aliviar el sufrimiento de los pacientes.

Noémi Németi (TV húngara): En cuanto a la política energética: hasta que se llegue a un acuerdo entre los Estados miembros de la UE, ¿cree que será -o podría ser- necesario tomar nuevas medidas de regulación de precios en este ámbito?

Viktor Orbán: Los precios de la energía para los hogares se han fijado durante ocho años. Tras largas deliberaciones, finalmente hemos introducido la regulación del precio del combustible también para los vehículos. Estamos estudiando la posibilidad de limitar los precios de algunos bienes de consumo esenciales, pero no tenemos grandes esperanzas en este enfoque y nuestra experiencia hasta ahora ha sido negativa. Estamos siguiendo las medidas aplicadas por otros países. Creo que hoy en día la mejor ayuda que podemos dar a los húngaros es subir los salarios y las pensiones lo máximo posible.

Aquí es donde creo que tenemos el mayor margen de acción. Así que estamos pensando mucho más en aumentar los salarios y las pensiones que en limitar los precios. Hemos tomado medidas para regular los precios en los ámbitos en los que ha sido posible restringirlos y en los que hemos podido mantener las restricciones de forma controlada. Se trata de ámbitos en los que no se ha podido evitar la imposición de restricciones, como el combustible y los servicios públicos. Para otros productos del mercado, creemos que una mejor solución es aumentar el salario mínimo, las pensiones y los sueldos.

Noémi Németi (Televisión Húngara): Otro frente: la disputa entre Bruselas y Hungría sobre la legislación húngara de protección de la infancia. ¿En qué fase se encuentra este litigio actualmente?

Viktor Orbán: En el punto más bajo. En este momento estamos siendo chantajeados financieramente. La Comisión nos ha enviado una carta en la que deja claro que, mientras no cambiemos nuestra legislación sobre educación escolar y protección familiar, no tendremos acceso al dinero disponible en el fondo de gestión de crisis, cuya esencia es la rapidez, la facilidad y la urgencia. No queremos cambiar estas leyes. Esto ha provocado una escalada del conflicto. El gobierno húngaro no quiere moverse de esta posición -en ninguna dirección- hasta que el pueblo húngaro decida sobre esta cuestión en un referéndum.

Ildikó Csuhaj (ATV): Santiago Abascal, presidente del partido español VOX, dijo que Viktor Orbán podría ser el principal político de la "nueva Europa". Todavía no tiene una familia política en la escena europea, no hay ningún grupo en el Parlamento Europeo al que se hayan unido los diputados del Fidesz. Primer Ministro, ¿cree que esto ocurrirá antes de las elecciones?

Viktor Orbán: Ciertamente no crearemos un nuevo grupo en el Parlamento Europeo antes de las elecciones presidenciales francesas, y tampoco nos uniremos a ningún grupo.

Ildikó Csuhaj (ATV): Tras la reunión con el presidente francés Macron y la reunión del V4, ¿podría Macron convertirse en la nueva Merkel para usted y para los países del V4?

Viktor Orbán: Nos preocupamos sobre todo por nosotros mismos, y quizá sea comprensible que defendamos y representemos los intereses de Hungría. Los líderes van y vienen. Discutimos con aquellos que un determinado pueblo ha elegido y mandado para participar en la política europea. También hemos cooperado con Angela Merkel, que ha estado en una posición muy difícil durante dieciséis años. Le deseamos mucho éxito para el resto de su vida. Y estamos a la espera de que el nuevo gobierno alemán revele su carácter. Por el momento sólo conocemos documentos, un programa gubernamental, por lo que necesitamos más tiempo antes de poder sacar una conclusión. Mientras tanto, no cabe duda de que el actual Presidente francés es una figura clave en la política europea. Creo que es en gran parte gracias a él que estamos a punto de conseguir una victoria en el tema de la energía nuclear. En la Unión Europea, el tamaño importa. Por supuesto, todos somos iguales, pero la realidad se ve influida por el tamaño, la población y el poder económico de los países. Para Hungría, sin embargo, el objetivo número uno de la política exterior sigue siendo la cooperación más estrecha posible con los países del V4.

Mandeep Rai (BBC World Service): Ha dicho que la valla fronteriza no es gratuita. ¿Significa eso que no construirá una valla si no recibe el dinero de la UE? ¿O va a construir primero la valla y esperar a que llegue el dinero de la UE?

Viktor Orbán: La valla es inevitable: tiene que existir, porque si no hay valla, no podemos defender el país. Y no importa lo que decida el tribunal, no podemos desviarnos de este principio. Así que arrestaremos a cualquiera que quiera entrar en nuestro territorio, en nuestro país, sin permiso. Y si alguien lo hace y lo atrapamos, lo devolveremos al otro lado de la valla, y defenderemos la valla. Sólo este año hemos detenido y capturado a más de 100.000 personas. Así que, si la valla húngara no hubiera estado allí, si la valla húngara no hubiera estado en pie, habría habido más de 100.000 inmigrantes ilegales más, primero en Austria y luego en Alemania. La mayoría de ellos -los que llegan- no quieren quedarse aquí, sino que quieren seguir hacia Austria y Alemania, y por eso decimos que no sólo defendemos el territorio de Hungría. No sólo defendemos a Hungría, sino a Europa. Por cierto, si se observa la historia de Hungría, se verá que para los húngaros se trata de una misión histórica. Por eso, cuando digo "pillarles, pillarles in fraganti", significa no dejarles entrar en el país, detener a los que entran ilegalmente lo más cerca posible de la frontera. Porque intentan cruzar esta frontera ilegalmente, lo que va en contra de la ley húngara. Así que tenemos que interceptarlos allí. Y luego tenemos que devolverlos, tenemos que sacarlos de Hungría. Y, por desgracia, hay casos en los que lo intentan repetidamente.

Mandeep Rai (BBC World Service): Y cuando se hace eso, cuando se sigue esa línea, ¿cuál es la reacción de la Unión Europea? ¿Qué tienen que decir Austria, Alemania y el Reino Unido al respecto?

Viktor Orbán: La forma en que ellos perciben la realidad y la forma en que nosotros percibimos la realidad daría lugar a un largo debate filosófico. Como ven, la corriente principal de la Unión Europea está apegada -e incluso ama- la ideología del llamado "mundo feliz". Y miran la migración precisamente a través de estas gafas. Todo esto está muy bien, pero no tiene nada que ver con la realidad. Si tu país es defendido por otros países, por ejemplo por Hungría, entonces es fácil. Pero aquí, en primera línea, en la frontera, no podemos filosofar sobre ello, no podemos preguntarnos cómo sería la sociedad ideal; aquí tenemos que proteger nuestros valores fundamentales, nuestros intereses fundamentales. Tenemos que impedir que la gente cruce la frontera ilegalmente, tenemos que detener a los migrantes. Por eso esta es la realidad aquí, y por eso estamos con los dos pies en el suelo, mientras que la gente en Bruselas tiende a seguir un enfoque más filosófico. Y proponen ciertas regulaciones que son completamente ajenas a la realidad en la que vivimos. Este es el motivo del enfrentamiento; no es una cuestión de mala voluntad o de malas intenciones, ni de la existencia de malas personas en uno u otro lado. La razón de las diferencias es que nosotros vivimos en el mundo de la realidad, mientras que ellos viven en una burbuja.

Mandeep Rai (BBC World Service): Estoy totalmente de acuerdo, le entiendo perfectamente. Pero si este asunto significara que no sería usted reelegido, ¿cambiaría su posición?

Viktor Orbán: Somos patriotas húngaros; y si el resultado de las elecciones es muy importante, no es la única consideración. Tenemos que ser leales, y tenemos que ser patriotas leales; por lo tanto, no cambiaremos nuestra posición en este tema. Quiero repetirlo: esto no es un debate filosófico, es la realidad, la consecuencia lógica de la historia milenaria de Hungría.

Anita Vorák (RTL): La inflación está aumentando, y según una proyección del Banco Nacional de Hungría, seguirá aumentando también el próximo año. Los pagos actuales realizados por el gobierno son puntuales, pero el aumento del salario mínimo continuará. ¿Qué otras medidas tiene previsto adoptar el Gobierno para mitigar los efectos de esta situación en la población?

Viktor Orbán: Hay medidas puntuales, pero la mayoría son permanentes: el aumento de las pensiones es permanente, la decimotercera mensualidad es permanente, al igual que los aumentos salariales de los trabajadores sociales, los médicos, los soldados y los policías. En cuanto a la inflación, ayer hablé con el gobernador del Banco Central. Según nuestros cálculos, esperamos una tasa de inflación media del 5% para todo el año, pero suponiendo que la curva de inflación disminuya gradualmente, podríamos alcanzar una tasa de entre el 3% y el 4% a finales de año. No es sólo nuestra esperanza: ayer considerábamos este escenario como realista.

András Kovács (origo.hu): Se mencionó la situación en los Balcanes Occidentales. Desde principios de año, más de 100.000 inmigrantes ilegales han sido detenidos en la frontera húngara; mientras tanto, en Bruselas se renuevan los planes para introducir cuotas migratorias obligatorias. ¿Qué medidas piensa tomar el gobierno húngaro para evitar estos planes de Bruselas?

Viktor Orbán: La situación actual nos beneficia. No nos moveremos de aquí. No es bueno y no estamos contentos, porque mantener a 100.000 personas cada año en una valla es una cantidad enorme de trabajo para las personas implicadas. Es un coste enorme para los contribuyentes húngaros, y además no es nada agradable para los desafortunados que intentan cruzar la frontera. Así que es la peor situación para todos. Necesitamos una política de inmigración regulada, pero Bruselas no lo está haciendo. El punto de partida de una política de inmigración regulada es que quienes quieran entrar en el continente tienen que pedir permiso, tienen que presentar sus solicitudes, antes de entrar en el continente. Si no tenemos eso, todo este asunto nunca se regulará: no se puede controlar legalmente, en términos de poder, en términos de policía, en términos de administración. Queremos que Bruselas acepte que todos los que quieran entrar en el territorio de la Unión Europea presenten su solicitud antes de pisar el territorio de la UE. Debemos tramitar sus solicitudes mientras están fuera: si son aceptados, pueden entrar; si no son aceptados, no pueden. De momento, estamos lejos de ello, porque los que están a salvo dentro de la Unión Europea no quieren; pero si no lo conseguimos, el problema continuará. Hoy, en este gran desorden europeo, sólo hay un país donde hay orden: Hungría. Porque aquí tenemos la regla que acabo de describir. Esto es lo que mantiene el orden.

Szilveszter Szarvas (Pesti Srácok): También me gustaría preguntarle por Alemania. En el programa que ha publicado, el nuevo gobierno alemán quiere más inmigración para Alemania, y también tomaría medidas decididas sobre la integración de los inmigrantes. Además, también quieren forzar a los países de la UE en esta dirección. ¿Cree que habrá una ruptura importante entre Europa Central y Oriental y Europa Occidental? El otro día se reunió con la nueva canciller alemana en Bruselas. ¿Cuáles son sus impresiones personales, y consiguió hablar con ella sobre el tema?

Viktor Orbán: No hemos hablado de nada cara a cara. El enfoque que adopto no es necesariamente el adecuado para esta ocasión, pero llevo veinte o treinta años trabajando en la desaparición de esta división entre Oriente y Occidente. Creo que no es en absoluto del interés de Hungría y de Europa Central. Al mismo tiempo, las diferencias entre las dos mitades del continente son innegables.

Lo que digo es quizá una simplificación excesiva, pero después de la Segunda Guerra Mundial, una mitad del continente estaba ocupada por los rusos y la otra por los estadounidenses, y no sólo en el sentido militar, sino también en el cultural. Los estadounidenses integraron la mitad occidental en lo que llamamos Europa liberal o mundo occidental, mientras que los soviéticos intentaron desarrollar el "Homo sovieticus". Fuimos capaces de resistir esto. Después de la Segunda Guerra Mundial, la ocupación militar y económica de nuestra región fue un éxito, porque cuando nos levantamos contra ella, nos aplastaron. Los intentos de transformación cultural nos perjudicaron claramente, porque estas cosas no desaparecen sin dejar rastro. Pero nos resistimos.0

Aquí, el Homo sovieticus, la especie del hombre comunista, nunca pudo establecerse. Y como teníamos que defendernos, reforzamos continuamente nuestra identidad nacional y religiosa. Esta era la forma que tomaba nuestra vida cotidiana, sin que nos diéramos cuenta. Nos resistimos todos los días, incluso hasta el ridículo de negarnos a aprender ruso, a pesar de que era una asignatura obligatoria en la escuela -de lo que nos arrepentimos hoy, pero eso fue en otra ocasión-. Para nosotros, nuestra resistencia a las presiones culturales que pretendían transformarnos se convirtió en un instinto de supervivencia. Occidente no tiene una experiencia similar: cuando los estadounidenses comenzaron a unificar culturalmente a Occidente -América y Europa Occidental- lo hicieron sin resistencia. Algo salió de ello. No quiero utilizar ahora palabras que puedan provocar un debate, pero podríamos llamarlo cualidad cultural. Aquí también se desarrolló una calidad cultural que se liberó después de 1990. De repente, en 1990, quedó claro que, en términos de lealtad a la historia, las tradiciones, los valores, la nación, las comunidades y la religión, la cultura de aquí era claramente muy diferente de la de Occidente. Desde entonces, he tratado de hacer comprender a los occidentales que Europa no es sólo la historia de la parte del continente ocupada por los estadounidenses, sino que la historia de la parte del continente ocupada por los rusos o los soviéticos también forma parte de la historia europea. Nuestras experiencias también son valiosas, y lo que podemos aportar es valioso.

Lo que están haciendo ahora es inaceptable: como somos diferentes a ellos, nos consideran enemigos, atrasados, y quieren reeducarnos, darnos lecciones. Esto no puede pasar, porque es nuestra vida. Y hasta que no lo entiendan culturalmente en Occidente, la Comisión intentará que los gobiernos de Europa Central se parezcan a los de Europa Occidental, por ejemplo, en cuanto a los valores fundamentales. Pero esto no lleva a ninguna parte: aunque intentemos forjar una cooperación europea, esto no creará la unidad europea, sino la duda europea. Así es como veo las cosas desde una perspectiva histórica. Tenemos que esforzarnos a diario para superar los conflictos que tienen su origen en esta diferencia.

Szilveszter Szarvas (Pesti Srácok): También me gustaría preguntarle por su interés en el extranjero. El 23 de octubre dijo que en Estados Unidos se están movilizando fuerzas en relación con las elecciones generales de 2022 en Hungría. ¿Qué intervenciones extranjeras teme en 2022? ¿Y qué papel concreto desempeñará Estados Unidos?

Viktor Orbán: Es muy importante olvidar la palabra "miedo": no tememos a nadie. Somos un Estado con 1.100 años de historia. Hemos visto de todo y sin embargo seguimos aquí, no los que querían ocupar nuestro lugar. Así que no tenemos miedo de nadie. Defenderemos lo que es nuestro, defenderemos nuestro gobierno, y nuestros partidarios, nuestros votantes, se defenderán. Veremos qué podemos hacer con eso, pero sin duda defenderemos lo que pertenece a Hungría. Todo lo que quise decir es que el tío George [Soros] viene. Vamos a tener invitados: viene el tío George, y no viene solo, viene con todos sus compañeros. Todos estarán allí.