Pangolinera o murcielaguera calandraca, sendereando nigérrimo bienio de monumental y liberticida fraude. Memento, de nuevo: el bautizado como SARS-CoV-2 todavía no se ha aislado adecuadamente, lo que significa que desde el punto de vista científico NO EXISTE. Nadie lo ha aislado. NADIE.

En España, cual Poncio Pilatos

Contestando a una petición que se hizo en virtud de la rajoyesca Ley de Transparencia (sic) de 2013, el Ministerio de Enfermedad capitaneado por la aciaga Darias admitía recientemente que “no tiene un cultivo de SARS-CoV-2” en su poder, ni existe un “registro de laboratorios con capacidad de cultivo y aislamiento para las pruebas”.

La respuesta en cuestión pasó a descargar toda la responsabilidad del diagnóstico y el tratamiento a los sádicos y siniestros profesionales de la Enfermedad, subrayando que "los test, por sí mismos, no suelen ser suficientes para determinar la enfermedad".

A pesar de esto, y de las repetidas  veces en que se ha demostrado su engañador carácter, las pruebas de PCR se han utilizado para “legitimar” las planetarias tiranías covidicias sobre cierres, toques de queda, secuestros domiciliarios, generalizado y satánico embozalamiento y, hogaño, genocida timovacunación. Experimentando contigo. Preparando, raudo, tu ataúd, pues.

…Si desean concluir el artículo pinche aquí.