Tras la toma de Severodonetsk y Lisichansk, y la consecuente pérdida por Ucrania de la región de Lugansk, las tropas rusas siguen avanzando aceleradamente hacia el Oeste y en la región de Donets. En esta guerra en la que Ucrania utiliza el combate urbano como anclaje fundamental de sus líneas defensivas, las ciudades de Sloviansk, Kramatorsk y Bajmut podrían ser decisivas. Las tres tienen valor táctica y estratégicamente, además de moral.

En Sloviansk comenzó la guerra civil ucraniana

En abril de 2014, tras la Revolución de Maidán (golpe armado anticonstitucional), Sloviansk, situada cerca de la importante carretera nacional M03 (Jarkov-Donets), fue catapultada los separatistas prorrusos mandados por el luego famoso exoficial de la inteligencia rusa Igor Girkin, alias Strelkov. La alcaldía de Sloviansk apoyó a los separatistas y Girkin se declaró “Ministro de Defensa de la República Popular de Donetsk”. Los combates posteriores llevados a cabo por el ejército ucraniano en torno a Sloviansk fueron los primeros de la Guerra del Donbás. En julio de 2014 las tropas ucranianas lograron recuperar la ciudad. Strelkov y más de 1.000 combatientes huyeron a Donetsk.

Sloviansk ocupada por los separatistas prorrusos al comienzo del conflicto.

Precisamente en Sloviansk hay constancia de que las autoridades ucranianas están evacuando a la población, en contra de la política por ellas seguida de mantenerla como rehenes. Quizás porque la que era prorrusa ha huido, ha sido evacuada a Dnipro, o algo peor. Concretamente, Vadym Lyaj, el alcalde ha exhortado a todos a evacuar la ciudad, la cual contaba antes de la guerra con unos 100.000 habitantes y ahora solo con 23.000. También añadió que “la ciudad está bien fortificada y Rusia no podrá avanzar”.

 

El centro de mando de las tropas ucranianas: Kramatorsk 

Kramatorsk, con unos 150.000 habitantes al comienzo de la guerra, en 2014 también fue ocupada (menos su base aérea) por la mayoría prorrusa, quien la mantuvo en su poder unos tres meses. En 2015 se convirtió en la sede de la administración de la región de Donetsk ucraniano, así como la comandancia militar de la zona.

En abril pasado, su estación de ferrocarril recibió el impacto de un misil superficie-superficie Tochka ucraniano, causando más de 50 muertos. El misil era un diseño soviético sustituido en la actualidad en los arsenales rusos por otros superiores. Zelenski atribuyó el bombardeo a Rusia, pero los números de serie impresos en sus restos, como atestiguaron periodistas italianos, inequívocamente culpaban a Ucrania.

https://elmanifiesto.com/tribuna/763247672/Punto-U-misil-ucraniano.html

Bajmut: sal y vino

En la época soviética Bajmut se denominó Artemivsk, llegando a contar con 70.000 habitantes, pero en 2016 recuperó su nombre tradicional. Es famosa por la producción de sal de mesa y por sus vinos. También es un nudo de comunicaciones importante. Entre 2014 y 2015 estuvo ocupada por los prorrusos un corto tiempo y luego sometida a intensos combates.

Estas tres ciudades son los pivotes de la “nueva” línea de defensa ucraniana (ya estaba previamente fortificada) … si antes no se cierra la tenaza que amenaza la cada vez más dibujada “bolsa” entre Izyun y Donets en la que están las tres poblaciones … dado que las fuerzas ucranianas cada vez están más diezmadas y desmoralizadas. Y si antes alguien no echa gasolina en los incendios de Siria, Irán, Formosa o Marruecos (con Argelia y la RASD).