Entrevistamos en exclusiva a Pedro Pablo Peña, máximo responsable de Alianza Nacional, que habla sin tapujos para denunicar el último atropello sufrido recientemente. Fue detenido abusivamente y por motivos ideológicos.

¿Es un abuso la detención?

Sí, un abuso total. La querella contra mi de la Fiscalía contra los Delitos de Odio y Discriminación de Madrid se presenta en abril de este año. Recae en el Juzgado de Instrucción n° 4 de Madrid, que me envía citación a Avda de Concha Espina. Ese ha sido mi domicilio durante 68 años, pero, en diciembre de 2020, me había mudado a la Calle Alcalá. En consecuencia, yo era desconocedor de la citación, que fue fallida.

En casos como éste, el Juzgado ordena a las FSE-FOP la averiguación de domicilio. Pero, como la Guardia Civil quería mi detención, envió un oficio al Juzgado diciendo que cambiaba sistemáticamente de domicilio, por lo que procedía decretar mi busca y captura. Y eso hizo el Juez, engañado por la Guardia Civil.

¿Considera que obedece a temas ideológicos?

Evidentemente. El R78 es ya un Régimen enfermo, que conduce a la Nación Española hacia la Agenda 2030 y el Nuevo Orden Mundial, y no duda en aplastar cualquier resistencia. La Batalla es Soberanía contra Globalismo.

¿Qué cree que va a pasar?

El procedimiento penal seguirá su curso. La querella mi imputa un delito de Injurias a la Corona, un delito de ofensas a las FAS y un delito de Enaltecimiento de una Ideología genocida.

Hay un claro agravio comparativo con otros casos...Parece que solo existe el odio o el supuesto odio en una dirección.

Hay una doble vara de medir a la hora de juzgar los pronunciamientos de uno y otro signo. Ocupar un templo y cometer un acto obsceno es libertad de expresión. Entrar en Blanquerna y gritar ¡Catalanidad es Hispanidad! es un delito contra los derechos fundamentales.

¿Hasta cuando durará esta demonización y persecución?

Hasta que el Globalismo y sus Agendas venzan o hasta que los Europeos -una parte significativa de ellos- nos rebelemos.

------

Tras sus breves declaraciones, les ofrecemos un escrito que el propio Pedro Pablo Peña ha difundido en sus redes sociales, en donde cuenta los hechos al detalle.

"Persona de interés policial"

Ayer, día 6 de julio, a las 9:35 horas, aporrean la puerta de casa. Me había levantado hacía cinco minutos, porque esa noche estuve leyendo y me acosté a las 5:30. Abro y me encuentro a cinco o seis individuos, que se identifican como guardias civiles. Uno de ellos me dice: "Pedro Pablo tienes que acompañarnos al Juzgado. A la hora de comer estarás en casa. Pero, si no vienes por las buenas, iremos al Juzgado a pedir una orden de entrada en tu domicilio y derribaremos la puerta". Tenían un mandamiento de detención contra mi, pero no de entrada en mi domicilio, por lo que para detenerme tenían que esperar a que saliera de casa. Como no tenía sentido esperar a que fueran a buscar el mandamiento de entrada -eso sólo demoraba la detención-, accedí a salir voluntariamente para ser detenido. Me condujeron a la Comandancia de Tres Cantos. Tres horas de diligencias. Una de ellas fue la lectura de una comunicación sobre la Ley de Protección de Datos, por la cual se me hacía saber que, por orden de la Dirección General de la Guardia Civil, mis datos serán incluidos en el Fichero INTPOL "por ser persona de interés policial", con lo que esos datos personales y políticos serán compartidos con las Policías de otros Estados. Personas "de interés policial" para los Estados Títeres de Europa Occidental, USA, Canadá, Australia y otros somos, al parecer, los yihadistas y los nazis, es decir, todos aquellos que nos oponemos al NOM.

A las 13:30 h, me llevaron a los Juzgados de Plaza de Castilla. Quedé bajo custodia del Departamento Penitenciario a las 14:30. Hacia las 18:30, me subieron a presencia judicial y, hacia las 19:30 h, quedé en libertad provisional, sujeto a un procedimiento penal incoado por Injurias a la Corona, Insultos a los Ganapanes de la Fuerza Cipaya y de las mal llamadas FSE y por Enaltecimiento del Nacionalsocialismo.

El procedimiento penal nace, según pudo ver mi abogado en una lectura rápida que le permitieron, de una investigación del Servicio de Información de la Guardia Civil destinada en Vascongadas. Ese Servicio investiga mis publicaciones y elabora un informe, que envía a la Fiscalía contra los Delitos de Odio y Discriminación de Madrid, que, a su vez, presenta una querella contra mi. Dicha querella recae en el Juzgado de Instrucción n° 4 de Madrid.

El Juzgado incoa diligencias penales en abril de este año y me envía una citación al que ha sido mi domicilio toda la vida, pero, en diciembre de 2020, cambié de domicilio. La Guardia Civil interesada en mi detención oficia al Juzgado que yo cambio sistemáticamente de domicilio, por lo que procede mi busca y captura. El Juzgado, fiándose de un Oficio de la Guardia Civil, en lugar de ordenar a las FSE la averiguación de domicilio para poder citarme, que es lo que previene la Ley, ordena mi busca y captura. Eso le permite a la Guardia Civil hacer su numerito. Y no hacía falta averiguar mi domicilio, porque el Servicio de Información lo conocía perfectamente.

El R78 camina, a pasos agigantados, hacia el Leviatán, cuya principal víctima es España y nuestra Libertad. Resistir es un deber moral y patriótico.
Mater Hispania. ¡Patria o Muerte!

Pedro Pablo Peña Muñoz