Supongo que a estas alturas nadie duda que detrás del indulto viene la mesa de negociación y a continuación el referéndum. Pero llama la atención la cantidad de despistados que se creen que Pedro Sánchez hace todo esto simple y llanamente para  agradar a ERC y seguir un par de años en el poder.  Quien haga ese análisis es que no ha entendido nada.  El PSOE, la izquierda española, tiene un proyecto de Estado plurinacional y camina  abiertamente hacia él de la mano de los separatistas desde la época de Zapatero. Nos llevan hacía una especie de commonwealth en la que España y su corona sólo serán una carcasa para justificar la liquidación de la Nación española. Y si alguien se cree que el PP va a ser una barrera para frenar este proyecto es que está ciego. Si el PP no se ha sentado aún a negociar es por el miedo que tienen a que VOX les coma la merienda. Por sus hechos les conoceréis dice la Biblia. ¿Han visto alguna vez al PP plantear una batalla ideológica o defender valores? ¿No se dan cuenta que la diferencia entre la política lingüística del PP y los socialistas es que los primeros siguen lo de la puntita nacionalista nada más y los otros la meten hasta el fondo, pero la violación es la misma? ¿Ven al PP oponerse de alguna forma a la globalización, a la estafa del cambio climático o a las sandeces de la ideología de género? ¿Y aun así confían? ¿Que los socialistas son más ladrones y están menos preparados que los del PP?. Menudo consuelo. Claro, esta lo de la gestión económica para justificar el voto útil. Pero ni por esas. Saben a quién hay que imputar el 125 % del PIB que tenemos de deuda pública? Un 40 % con Zapatero, otro 60 % con Rajoy,  y el 25 % restante con Pedrito.  A ver si nos enteramos de una vez diciendo las cosas claras: el PP es parte del problema, no la solución, un mal parche que ayuda a mantener la bici en pie mientras se dirige al abismo.  No es mejor la derecha que la izquierda, en España hay tantos  borricos y sinvergüenzas a un lado como al otro. En esto es en lo único que es transversal la política española.

Lo que necesitamos es un cambio de rumbo. Pero, hoy por hoy, una voluntad política que reconstruya con decisión la unidad de nuestra  comunidad nacional es, por mucho que VOX exista,  puro deseo novelesco.  Tras 40 años, el régimen del 78 no ha parado de demoler la patria,  con intención o sin ella, con malicia o con negligente estupidez o cobardía, el caso es que la situación que han provocado en Cataluña los partidos del régimen del 78 es insostenible. Y la solución que nos van a vender es ese Estado plurinacional, que  mantendrá la apariencia de que España sigue existiendo, mientras se balcaniza definitivamente la Nación, a la vez que unos muchos pagamos para que unos pocos se lo gasten.

Ya que los tiempos que corren no son de gestas épicas, al menos soñar con ese deseo novelesco. Nos cuentan que el Rey está obligado a firmar los indultos. Pobrecito. En Bélgica, el rey Balduino I, católico consecuente,  renunció temporalmente al trono para no tener que firmar la primera ley que despenalizaba el aborto en el país. Ante la crisis institucional que planteo un solo hombre con arrestos y conciencia,  el Consejo de Ministros, tuvo que asumir temporalmente los poderes reales y «en nombre del pueblo belga y bajo su responsabilidad», sancionó el texto que despenalizaba el aborto. Un gesto de este calibre con los indultos,  sí podría constituir un punto de inflexión para recuperar nuestra patria. Por supuesto que los cortesanos del 78, los mismos que consentían y  lamian las posaderas de Juan Carlos mientras se llenaba los bolsillos  con comisiones y ejercían de huelebragas para sus aventuras extramatrimoniales, podrían el grito en el cielo y rechazarían el gesto, porque daría una oportunidad a la República. Pero las grandes páginas de la historia las escriben los valientes, los grandes hombres que se la juegan,  no los enanos miserables.