"Jure como un camionero, beba el tinto frío y termínese siempre la cena". El subtítulo de este artículo, publicado en el dominical del rotativo británico The Times ya anuncia la sobredosis de tópicos, pero cuando pensábamos que ya habíamos superado el clásico "siesta/fiesta" llegan los guiris y se marcan un reportaje burlón e insultante en uno de sus periódicos más prestigiosos. En un especial de viajes centrado en España y firmado por un redactor jefe de The Times, para más inri.

"Aprender el idioma es sólo el primer paso para convertirse en español", arranca el reportaje, más opinativo que basado en la realidad, como podrá usted comprobar en las líneas siguientes. "Ponerse moreno y saber separar tapas y pintxos son los pasos dos y tres, pero todavía queda un largo camino que andar antes de poder considerarse algo más que un guiri". Pero tranquilos todos, que el redactor ofrece algún "atajo". Y no tienen desperdicio.

"Para empezar, olvide las nociones anglosajonas de buena educación, discreción y decoro", la primera en la frente, "ser español significa entrar en un bar, besar y abrazar a completos desconocidos, gritar 'oiga' al camarero y tirar todo lo que no puedas comer o beber al suelo. Excepto los vasos. Eso es demasiado". Por si no había quedado claro que los españoles somos unos maleducados gritones y unos cochinos de narices, el periodista agrega: "Pero sí que puedes tirar al suelo el por favor y el gracias. No hacen falta". Chimpún.

Mención especial hace el artículo de The Times al papel de la mujer en la sociedad española. El del hombre parece resuelto con una foto silueteada de un torero descamisado y de pelo en pecho. Un look de a diario, digamos. Pues bien, si es usted mujer y quiere ser española, según Chris Haslam, tiene que llevar abanico, "es una herramienta, no un souvenir". Gracias por la aclaración. "Independientemente del género", sigue describiendo, como verá, con mucho acierto, "trate de desarrollar esa habilidad misteriosa tan española de saber dónde está lo guay. No lo guay en plan hipster. El ambiente".

Y de la pinta a la forma de hablar, no cesa el traje que nos hace el amigo Haslam: "Hablado -o mejor dicho, gritado- español está granado de obscenidades de una inventiva y conciencia anatómica alucinantes, no importa con quién se hable". Pone un ejemplo que supuestamente escuchó en Salamanca de boca de un profesor a sus alumnos, y que mejor no reproduciremos. Ah, por cierto, que también somos impuntuales. Según este periodista británico, para un español llegar 30 minutos tarde es "demasiado pronto y un poco maleducado".

 

Ver imagen en Twitter
 

@dromomaniac @thesundaytimes Have you ever been in Spain? Honestly... I don't think so!!
So ignorant, so arrogant.... If you really think, that Spain and The Spanish, are like your article... You're not welcome.

 
 

 

En cuanto a nuestras costumbres gastronómicas, además de describir el típico desayuno español: "tostada, sobrasada y cortado" -¿quién no se hincha a sobrasada todas las mañanas?- y de advertir que aquí, de mantequilla, nada, aquí aceite de oliva, Haslam ha observado que en nuestro país a las 11 se nos cae el boli y nos vamos al bar a tomar una caña y un sandwich. Y oiga, que nos lo tomamos muy en serio, nos dura ese descanso hasta la hora de comer, las dos de la tarde, dice él. A esa hora, nos metemos entre pecho y espalda un "menú del día de tres platos" que nos lleva entre dos y tres horas. ¿Y después? Adivine... Sí, no podía faltar la siesta. Y después, tapas.

A un buen español no le puede faltar tampoco la capacidad innata para reconocer a los británicos. Sí, esa visión antropológica del redactor jefe del Times también llega al autoanálisis. Ve a sus compatriotas como esos seres que entran a un bar y alucinan al encontrar mesa. Pero todo tiene una explicación: "Los españoles pasan de las mesas". "Las tapas se comen en la barra", explica, "mientras se grita al camarero y se tira todo al suelo". Y un apunte: "Excepto los vasos. Recuerde".

Tras la ceremonia de las tapas, el buen español vuelve a casa para ver la tele. Haslam recomienda Got Talent España y Sábado Deluxe. "Seguramente también los pongan en la tele del bar, pero con todos esos gritos, no escucharía nada". Gracias, Chris, por tus sabios consejos. Según The Times, en España se cena a las 22 y de primero se toma cerveza o vino tinto congelado, pero la clave es comerse todo lo que le pongan a uno en el plato: "Los países que han sufrido hambrunas son bastante maniáticos".

Lo último son ya los consejos definitivos, para convertirse en un español pro: "No se pase con las propinas (aquí no se estila), sea ambivalente respecto a los toros y, para terminar, lleve siempre su teléfono al baño". ¿Y esto último?, se preguntará. Pues evidentemente, para comprobar los mensajes de su amante secreta, para empezar, y para seguir porque "los sensores de luz de todos los baños españoles están programados para durar dos segundos". Esperamos que haya tomado buena nota de esta guía de Chris Haslam. Está preparadísimo para obtener la nacionalidad, ¿no le parece?

FUENTE:http://www.elmundo.es/f5/comparte/2018/01/30/5a706dd8e2704e60538b45bc.html