Del discurso de Santiago Abascal en el VIVA 22.
 
“Tenemos el deber de ser agradecidos porque todo lo que tenemos es heredado. Solo somos los albaceas testamentarios de un legado….
 
Llevamos apellidos que fueron nombres que otros portaron…
 
Vivímos en pueblos y ciudades que otros levantaron….
 
Trabajamos en campos que otros labraron antes….
 
Recorremos montes que otros cuidaron…
 
Navegamos, cosechamos, pescamos o cazamos con las tecnicas que otros diseñaron…
 
Rezamos en iglesias que otros levantaron y que seguirán albergando la fe de generaciones y generaciones…..
 
Seguimos mandamientos y normas morales que otros han respetado…
 
Entendemos la vida a través de dichos y refranes que ayudaron a otros a entender la vida….
 
Hablamos la lengua que otros alumbraron….
 
Celebramos acontecimientos que protagonizaron otros, y los sentimos como propios.
 
Y descansamos del trabajo en los días festivos para conmemorar hazañas que tambien otros hicieron.
 
Llevamos incluso en nuestros rostros y en nuestras facciones la herencia de otros.
 
Nuestro horizonte de referencias viene condicionado por esa vinculación histórica de hombres y mujeres, de generaciones y generaciones de personas, de españoles, que pelearon por su identidad, que defendieron el sentido común que habían comprendido en sus casas, que defendieron la libertad y la dignidad humana.
 
Esos otros están en nuestros cementerios,
están en nuestras estatuas,
están en nuestros libros,
están en nuestra memoria,
porque esos otros no eran extraños,
no eran ajenos, esos otros eran los nuestros, eran los que nos precedieron…
esos OTROS somos NOSOTROS.”