Ya he comentado la responsabilidad  compartida  de la culpabilidad por la existencia de ese cáncer que corroe la unidad, la grandeza y la libertad de España, llamado separatismo. Dos son los grandes culpables: el Pueblo Soberano –por haberlo consentido y seguir sin reaccionar como debiera—y, sobre todo y principalmente,  los Jefes de Gobierno --todos sin excepción--,  responsables de la Política nacional desde la Moncloa.

Debemos, ahora, penetrar en la médula de ese problema “oncología” causa del “estado de coma” actual de nuestra Patria y,  para ello, es fundamental tener respuesta a estas preguntas:

 ¿Por qué todos los Presidentes del Gobierno desde Suárez hasta Pedro Sánchez han abrazado y alimentado  a esos “traidores” a la Patria  que les ha dado todo y se avergüenzan de su Historia? ¿Cómo se explica que los “conservaduros”, los centristas, los liberales, los izquierdistas, etc., -- o sea,  todos-- coincidan en “proteger y engordar a los enemigos de España”?

Mi respuesta es breve y simple, --como toda gran fórmula matemática-- y es ésta: Porque todos obedecen ciegamente los ucases de la Sinagoga de Satanás, (o “Poder Supremo ‘sin rostro’…”)

Si a ustedes les place, pueden tratarme de iluminado, de extraterrestre, de “medieval” o de lo que les parezca. Únicamente les pido que me presenten otra explicación mejor pero, siempre, fruto del sentido común, ¡y “objetiva”! Les prometo que rectificaré mi opinión en el acto y me sumaré a la suya. Nada me produciría tanto placer como  tener que cambiar de opinión.

Mientras tanto, mis luces no dan para más y solo veo esta explicación: “Todo cuanto afecta a la salud de España,  (desde hace  cuarenta y seis años) se hizo, en los primeros momentos –desaparecido el Caudillo--,  con  aprobación de la Sinagoga de Satanás, y rápidamente  se le pusieron a ella, en las manos los trastos de matar. Hoy, es nuestra Ama y Señora y el único trabajo de los políticos “todos”,  es ajustarse a  los dictados de Bilderberg, de Davos, etc., y de las Logias. Al parecer,  tienen un “delegado permanente” en Soros y sus agentes. (Todos nuestros líderes, “se han confesado ya”, --es su “primer mandamiento”-- con el multimillonario húngaro pero ciudadano USA, pues en Hungría no quieren ni verlo).  Santiago Abascal, por ahora,  no parece haberlo visitado.

Demos un vistazo a las disposiciones y ordenanzas de la “dueña y señora”:

“El español no es lengua de uso obligatorio en España ¡ni mucho menos!, mejor cualquier otra lengua, dialecto o parla.”; “Hay que eliminar la Real Academia de la Lengua

Otras normas:

“Los jueces tienen que estar sometidos a las indicaciones que se les den desde la Moncloa”; “Hay que acabar con los medios de comunicación que no respeten las disposiciones de esta Sinagoga”; “Hay que eliminar el Catolicismo de España, derribar el Valle de los Caídos y convertir las iglesias en mezquitas lo antes posible”; “Hay que corromper a los niños desde antes del uso de su razón”; “Los puestos claves del Gobierno Nacional o los de las Comunidades,  deben estar en manos de maricones y lesbianas”; “La Enseñanza,  en las de  maestros y profesores marxistas, inmorales, y corruptores de la mente y de la sexualidad”

Pero,  sobre todo,  sus órdenes más urgentes son:

“España debe acabar totalmente arruinada y hundidas todas sus  empresas productivas”. ”Debéis acabar con  el Turismo y con las estructuras que lo sostienen”. ”La ‘España envidiada por todos’ --por ser donde mejor se vivía en el Mundo—ha de ser convertida  en tierra de hambre, miseria y esclavitud: en una nueva  Guayana francesa, a  donde Europa pueda enviar sus presos y sus maleantes.

No sigo, cierro esta lista con “el premio” prometido a nuestros gobernantes actuales:

 “Como sois un gobierno difícilmente mejorable por la necedad que atesora, habida cuenta de la insuperable calidad de los elegidos, os premiaremos con  veinte años –al menos--como inquilinos de la Moncloa.

Comprenderán  que, visto el panorama presente y, sobre todo,  el futuro, difícilmente podría hallar en este mundo, ninguna satisfacción comparable a ver brillar la inteligencia  de los españoles, como el sol del mediodía, arrojando del Poder al Marxismo y la estupidez congénita de nuestros gobernantes actuales.

Objetivo fácil de conseguir simplemente con el uso del “sentido común”, negándose a sintonizar “sus” televisiones (desde TV-1 hasta TV- 6, desde  la una a la Sexta) y “sus” emisoras de radio como la SER y todas las de su cuerda y seleccionando “medios de información” que les digan la verdad, sin  dejarse engatusar por  comunicadores y tertulianos  cínicos, --millonarios ya,  gracias a sus mentiras y manipulaciones--

Ese milagro aún  sería más fácil si consiguen aniquilar en su mente los tabúes que  han asimilado a lo largo de su esclavitud  bajo las garras y tentáculos del Poder Supremo sin rostro. Y logrando cambiar la imagen de personajes y hechos de nuestra Historia,  deformados por ella. De ese modo verían más claro todo y encontrarían  más despejado el camino a seguir.

Ese conocimiento erróneo de los hombres y de su obra, han  hecho posible, el separatismo, --carente de base alguna en España--.  Y es importante ese cambió porque difícilmente se pueden combatir los resultados si no se conocen las causas.

Los analfabetos que nos gobierna --se creen unos genios—y su gran argumento es que  “piensan futuro”, siendo incapaces de “pensar presente” y “pensar pasado”; éste  te permite “conocer las causa”   y , de ese modo puedes, en el presente “resolver el problema” (¡asignatura que nunca han aprobado ellos!)

Únicamente los inteligentes pueden hablar del futuro “con sentido común”, gracias a su capacidad para aprovechar las lecciones del pasado, y para manejar con soltura el presente. Por el contrario, es misión imposible para los “zoquetes, zoquetas y zoquetos” que, en estos momentos, tienen en sus manos el destino de España o el de  las inútiles, ruinosas y arruinadas,  Comunidades Regionales.  (Mientras estás no desaparezca, España no levantará la cabeza)