De rimas y jetas iban ya Echenique y Ábalos, poner sarcasmo con lo que bregamos, bolivarianos y sucialistos y la manada restante que en semanas próximas los apañamos... La verdad, no contaba incluir en las mismas al tibio Casado, pero habría que preguntarse de qué va el traidor y qué cabeza peina, pues parece desinflarse con malas ideas. 

 
De hipócrita, que no de casta, le viene el galgo a los populares, acojonados con la deriva "fascista" de la que advierte el tonto de Pablo. No el otro tonto Iglesias, no, sino el ruin Casado que llama ultraderecha al rival democrático que moralmente, mañana en las urnas nacionales, lo ha desbancado. El "sorpasso" le inquieta como grano en la rabadilla, con culo de mal asiento que se ve en la cola del paro. Este demagogo a La Moncloa no entra si no es a lamer los pies del amo: Sánchez lo maneja como un bufón del Congreso, se presta arrastrado a ver si pilla cacho. Como una locomotora Abascal lo ha trincado. 
 
Tanto envidia a Santiago Abascal que ruinmente lo ha atacado, imitando hasta la barba que le queda como un garabato. En tanto el genuino lider enfervoriza a las leales masas, este tibio canalla no para de dar bandazos. Iguala a VOX con Bildu, y en casa se adivina que es un calzonazos. 
 
En la cara lo lleva, ruindad descafeinada, no pura como la de Ábalos, es sucedáneo que no llega, no convence, "no nada", pero la cara de cemento que gasta, bien podría ser la del Isofotón Montero o la otra Calvo que tal baila. 
 
Escrito tiene destino el tibio Casado con Abascal como maldición personal, lo del karma está muy bien pensado.