La fiesta de VOX: el discurso de Abascal señalando algunas miserias del PP ha estado muy bien. Si de alguien tiene que separarse VOX es de ese partido infecto. Pero, arguyen muchos,  eso solo beneficia al PSOE. Muy al contrario. La posibilidad de echar al Doctor depende del planteamiento claro de una alternativa, que el PP nunca ha representado. Por supuesto, si  el PP sigue siendo mayoritario en la derecha, serán posibles los acuerdos con él, como en Andalucía, pero solo después de las elecciones. Mientras tanto, lo esencial es que los votantes distingan claramente a un partido alternativa de otro que nunca ha dejado de ser, ni dejará, auxiliar de las políticas socialistas y separatistas.
Lo criticable de la fiesta ha sido, en mi opinión, la promoción de cierto folklorismo entre “casposo” y  rapero o el canto del himno nacional con cierto estilo negro-useño, con chillidos y tal… Parecen cosas sin importancia, pero la alternativa debe extenderse a la cultura, o todo se quedará en “folklore”, incluida la política. El gran problema es crear a partir de la tradición.