Militarmente, incluso en la exactitud de la fecha, el documento que mejor bosquejó la falsa pandemia del coronavirus es Urban Operations in the Year 2020. Terrorista Otan, cómo no. Pero en casita, también se lanzó, bien perfilado, el tiralíneas.  El “Programa de Futuros” de 2017 del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) fue el pistoletazo de inicio de un número de estudios de los que Entornos Operativos 2035  es el culmen de todos esos estudios

Varios documentos delineando la falsa pandemia

Aparte de estos dos, recuerdo otra parejita muy mona: los cuadernos de estrategia 199 y 201, cifra obsesiva, tal el Evento neoyorquino del Hotel Pierre, gran ensayo general del coronatruño. En ese sentido, el cuaderno de estrategia 199 del CESEDEN a cargo del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), fue bautizado como Gobernanza futura: hiperglobalización, mundo multipolar y Estados menguantes. La maquetación e impresión, ministerio de la guerra, el estudio está patrocinado por Ibercaja y la fecha de edición, diciembre de 2018. El prólogo, del peor de los peores, Eduardo Serra, coronada argamasa de “diversos” y sucesivos gobiernos (hasta Zetapé), apuntalando con sus “desvelos” el narcorrégimen pedófilo del 78.

Del otro cuaderno, el 201, ya les hablé. Grosso modo, se titula “Límites jurídicos de las operaciones actuales: nuevos desafíos”, segundo capítulo decisivo: dos nuevos ámbitos en la (neo)guerra preocupan a las milicia, el ciberespacio y lo cognitivo. Del primero se lleva varios lustros hablando y asombra un poquito que quieran poner negro sobre blanco la presunta novedad de la vaina,  que los milicos llevan décadas analizando. El segundo, el vidrioso asunto "cognitivo" no es nuevo, pero jamás se había admitido su utilidad de forma tan explícita. Y mucho menos, su militar. Y eso es de lo que nadie habla, todo el mundo habla de la Inteligencia Artificial,  hasta la caja tonta, pero nada se dice de ese nuevo terreno bélico, el cognitivo, usado minuciosamente para el control poblacional. Control mental, en este caso, interrelacionado estrechamente vinculado con el social.

Y no digas que todo fue casualidad

Estos cinco documentos- uno internacional, cuatro nacional- confirman, al menos muestran pavorosa correlación) las nulas "casualidades pangolínicas" que existen en la vida diaria. Menos dentro de la turbiedad política. Memento Roosevelt cuando afirmaba que " en política, nada ocurre por casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera". Todos los militares, de cualquier nación, metidos en el ajo. Por acción, omisión o incontestable ignorancia. Más que nada porque nos hallamos- y los documentos antecitados lo revelan- ante una psico-operación militar. De falsa bandera. Operación que incluye, obviamente, la tortura. A discreción. Formas y modos que estimen pertinentes.

¿El excoronel ruso Vladímir Kvachkov es un ente inmaculado y exento de tacha? Obviamente, no. Ni falta que hace. Vincular bondad y verdad - estarigitas y tomistas merodeos - mero desideratum. Por ejemplo, gracias al testimonio del difunto Pedro Luis Miguéliz, Txofo, narco y chivato, pudo condenarse a varias décadas de talego (apenas cumplió cuatro años) a Rodríguez Galindo – sórdido Inchaurrondo en el recuerdo- por secuestrar, torturar, asesinar y enterrar en cal viva a los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala. ¿Txofo perfecto? Quia. Su testimonio, veraz. Igual que lo expuesto por Kvachkov.

Falsa pandemia, explicada por Vladímir Kvachkov

Resumido. La pandemia, pedo. Covid-19, elaboración por manos negras (y muy escondidas). Operación psico-informativa del (muy oculto) poder mundial en la sombra, de estirpe "judeomasónica", según el coronel. Los mass -mierda, “propaganda psicoinformativa”, engranaje imprescindible para convencer del engaño de masas. Están creando terror, ergo son terroristas. Objetivo del acojonavirus, limitar o dinamitar derechos y aterrorizar a la peña. De hecho, por gripe estacional, neumonía y hepatitis casca mucha más gente al año. Creado artificial y deliberadamente por China, este nuevo coronavirus posee cuatro "implantaciones" del fantasmal Vih. El propósito último de la élite, reducción poblacional. Hacer desaparecer población, objetivo "satánico", ergo Satán es el enemigo de la raza humana y se encuentra detrás del covid-19.

¿Algún militar decente que levante la liebre?

Desde luego, fricciones, discrepancias y matices con respecto a Kvachov. Lo mismo que con otros que cuestionan la falsa pandemia, tal Natalia Prego. La unanimidad se la dejo a los covidianos o covidiotas. Uniformidad, nunca mejor dicho. ¿Y los militares españoles? ¿O de cualquier otro país? ¿Ni están ni se les espera? En activo, mejor. Oficial, mucho mejor. En la reserva, vale. De verdad, ¿alguno que ponga "algo" en duda? A veces surgen gestos mínimamente decentes. Policías que no multan a sus ciudadanos por no llevar bozal. Jueces que impiden arrestos domiciliarios. Médicos que denuncian el grotesco - pura pesadilla- teatro coronavírico. Y, a veces, puede surgir un militar, que levante la liebre. ¿Sucederá? En fin.