Entrevistamos a Nicolás Muñoz, portavoz del Movimiento disidente del 18 de julio. (M 18 J) que nos explica en su postura en relación a la Constitución del 78 y lo que ha supuesto para nuestra patria.

¿Por qué para usted el día 6 es el día de la infamia?

Desde nuestro movimiento calificamos el día 6 de diciembre de 1.978 como el eje del mal ya que se cumple tal día como hoy el 42 aniversario de esta funesta y masónica constitución.

En sus entrañas habita el paro, el divorcio, el aborto, la lucha de clases, la lascivia y uso de píldoras abortivas y anticonceptivos ya que el régimen del 78 ampara el separatismo que es terrorismo, el marxismo que ha derivado hacia la lucha de sexos/género y cultural amparada por el liberalismo como Manuel Fraga, invitado por Bilderberg en el año 1.977, que además presentó a Santiago Carrillo en el club siglo 21. Un asesino que cometió el genocidio de Paracuellos del Jarama. Parafraseando a Félix Sardá y Salvany afirmo que el liberalismo es pecado.

¿Puede profundizar un poco más?

Es la fatalidad hecha carne como si se tratase de un pecado original ya que fue hecha por aquellos que se autodenominan como “patriotas constitucionales”, que es como auto denominarse conservador y regentar un burdel ya que la derecha conserva todo lo malo y la izquierda crea mártires.

El aborto está fagocitado en todos los sentidos e incluso la derecha ha repartido píldoras abortivas y preservativos tanto en la concertada como en la pública desde sindicatos hasta partidos políticos social demócratas y marxistas.

La derecha quiere retrotraernos al año 1.985 cuando el aborto es un mal pandémico. Abortar, es MATAR y no debe de tener cabida en ninguna parte.

La eutanasia se quiere prorrogar a quien la desee, no va hacia un target. Si no que todo lo que estorba como nuestros mayores se les quita de en medio. Dios es el único que da y quita la vida, no el hombre.

Que mencionar del lobby homosexual que son la nueva inquisición del siglo 21 que quieren una sociedad homosexualizada y degenerada normalizando lo anti natural como normal criminalizando eso sí a la familia tradicional que es un pilar básico fundamental y necesario ya que tiene que haber tres jerarquías familiar, militar y laboral.

Y da voz y voto a los enemigos de la patria.

No hay nada más que ver el artículo 2 de la constitución que se contradice muy rápido en sus inicios. Reconoce a España como un estado plurinacional, es decir dando fueros a los delirios ultremens separatistas de la Andalucía de Blas de Infante, mito de la transición, la Galicia Ceibe del NNG y del separatista Feijó, o las Vascongadas bilduetarras y sabinistas con su exacerbado clasismo y racismo aldeano que diría don Miguel de Unamuno.

Ya dijo NO Blas Piñar y pidió votar NO a una constitución que traería la ruina y la degradación moral.

De hecho la constitución es en sí, un proceso desconstituyente y aboga por un estado desnaturalizado en toda regla, ya que dicho esto no fue consenso de nada. Si no que el tiempo ha demostrado que esta da fueros a aquellos que son anti españoles, ya que Don Blas Piñar fue en toda regla un orador profético y vaticinó hacia donde iba a llegar no hay más que ver cómo está España a día de hoy. En una crisis permanente de valores, etica e incívica arrebatando el mayor tesoro del hombre: su condición de dignidad humana. De aquellos polvos, estos lodos. ¡La constitución destruye tu nación!

Eso de la ley a la ley fue un coladero.

Más bien fue un trágala por parte de ministros que estaban en el movimiento como Carlos Árias Navarro, Pio García Cabanillas, Adolfo Suárez, entre otros, que traicionaron los nobles ideales del 18 de julio para ser “demócratas de toda la vida” cuando la verdadera democracia es la orgánica anulando toda paz social que nació el 1 de abril de 1.939.

De hecho voy a citar una frase de José Antonio Girón de Velasco, no somos inmovilistas ya que hemos vuelto al punto de partida.

Hoy en la actualidad tenemos todo lo contrario, la Constitución ha sido ejecutada para volver a enfrentarnos entre hermanos como antaño.

El régimen del 18 de julio fue pacífico, armonioso y beneficioso ya que España progresa adecuadamente. No hay más que ver su bagaje histórico.

Es curioso ver cómo la izquierda más “moderada” reivindica la constitución al menos de boquilla y la más radical quiere romper el modelo del 78.

No lo van a hacer porque no les interesa debido a que aquí se encuentran cómodos criticando el régimen donde habita su maldad y vileza que es el ADN de la izquierda más radical. De hecho los presupuestos dependen de ERC, BILDU y Podemos ya que el marxismo y el separatismo es terrorismo de estado en toda regla. La “derecha” siempre ha sido tibia y timorata tragando con una izquierda envilecida y valiente pero rencorosa, la derecha eso si es de naturaleza cobarde.

Cuando desde nuestro movimiento disidente apelamos varios camaradas al retornar al 18 de julio no es por nostalgia, si no porque hoy en día en esta constitución en la que Inés arrimadas del grupo ciudadanos apela al “patriotismo constitucional” que es un término inexistente e incorrecto.

Nosotros hacemos gala de un patriotismo social y orgánico aglutinando a todo un movimiento en una empresa común ya que todos los compatriotas somos prescindibles en el engranaje para activar la maquinaria y volver a los orígenes de esa España laboriosa, fructífera que estaba en la cima y hoy se encuentra en el subsuelo.

Pero que tenemos por seguro volverá a ser una, grande y libre como lo fue en sus mejores tiempos. Sin más preámbulos:

Arriba España. Dios, patria y justicia social