La excelente película "Hijos de los hombres", dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, se estrenó en 2006. Está ambientada en 2027, después de 18 años de infertilidad humana total. La peña folla indiscriminada y promiscuamente pero no procrea: maldición bíblica, incluso, memento Isaías. El mundo es feroz estado policial y militar y todo deviene ruina y miseria.  Curiosamente, la infertilidad  empezó a surgir un año después de una "pandemia de gripe".  Reino Unido es una ínsula-ergástula como en la actualidad. Como el planeta entero. Isla-frenopático, sin descendencia futura.  Y muchos ya comenzar a sospechar que las “vacunas” son una campaña “global” de esterilización escondida. Y sin esconder. No es irrazonable colegirlo si se tiene en cuenta que las genocidas élites abogan con hartísima frecuencia por el control de la población. Y por comer césped con forma de hamburguesa, menuda gentuza.

Nos han declarado abierta guerra: exterminar a parte de la humanidad

Cuatro de cada cinco embarazos están siendo abortados por las "vacunas" covid. La “despoblación” de la "vacuna" Covid está funcionando a las mil maravillas y exactamente como esperaban los eugenésicos globalistas. Están en guerra contra la raza humana. Conjura contra toda la humanidad. Un ataque mortal contra toda la población planetaria. Y los bebés no trashumanizados que lleguen a nacer vivos, su declarado enemigo. Reitero, esto es una guerra. Declarada. Y no parece que nos estemos defendiendo ante tamaño ataque.

Los nacidos vivos pueden caer en picado en 3,2 millones durante el próximo año, solo en Estados Unidos, si todas las mujeres embarazadas se “vacunan” durante las primeras veinte semanas de embarazo. El número de bebés no nacidos que son asesinados en el útero, en este caso, está alcanzando niveles de escalofriante “holocausto”. Matando bebés por millones, vía “vacunas”, y empotrando, mientras, a adultos armas (biólogicas) extremadamente tóxicas que están causando accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, muertes y lesiones para los restos. FARMAFIA y sus genocidas amos están en guerra contra la raza humana. Y los bebés nacidos vivos, repito, su implacable enemigo.

Demoniacos y mentirosos matasanos al servicio del genocidio poblacional

Un revelador nuevo estudio publicado en el New England Journal of Medicine revela que cuando las mujeres embarazadas reciben “vacunas” covid durante su primer o segundo trimestre padecen una tasa de aborto “casual” que llega a alcanzar la inaudita y escalofriante cifra del 82%, matando en ese ínterin a 4 de cada 5 bebés por nacer.

El  estudio en cuestión se titula Hallazgos preliminares de la seguridad de la vacuna de ARNm Covid-19 en personas embarazadas. Y tan turbulento como los datos ofrecidos en el estudio es el mismo hecho de que los autores del estudio buscaron esquivar deliberadamente la genuina verdad sobre las "vacunas" que originan "espontáneos" y "casuales" abortos. Manipulando y retorciendo mezquina y burdamente las cifras de sus propios cálculos. En ese sentido, repito, el estudio expone de forma nítida una tasa del 82% de abortos espontáneos en mujeres embarazadas que recibieron “vacunas” covid durante su primer o segundo trimestre.

La desnuda verdad

Veamos la tabla 4 del estudio, que se muestra a continuación. Revela que se estudiaron un total de 827 mujeres embarazadas. De las 827 mujeres, 700 recibieron su primera vacuna en el tercer trimestre de embarazo. Esto significa que 127 mujeres (que son 827 – 700) recibieron una vacuna durante su primer o segundo trimestre.

De las 127 mujeres que recibieron vacunas durante su primer o segundo trimestre, 104 abortos espontáneos ocurrieron antes de que sus embarazos alcanzaran la marca de las 20 semanas. Estos se indican como “abortos espontáneos” en la tabla. En sencilla y límpida aritmética, 104 abortos espontáneos (durante las primeras 20 semanas) de 127 mujeres que recibieron vacunas en su primer o segundo trimestre nos da un 82% de abortos espontáneos entre estas mujeres embarazadas que fueron “vacunadas”. Sin más.

Dicho de otra manera, es imposible que una mujer que fue “vacunada” por primera vez durante su tercer trimestre tenga un “aborto espontáneo” en las primeras 20 semanas, ya que no fueron vacunadas durante las primeras 20 semanas (y las mujeres embarazadas no devienen obviamente viajeras del tiempo). Por lo tanto, esas mujeres no deben incluirse en el factor utilizado para calcular la tasa de aborto espontáneo. Hacerlo implica un inmoral y anti-deontológico encubrimiento de la verdad ofrecida por los desnudos y crudos y gélidos dígitos.

El planetario aborto genocida

4 de cada 5 mujeres embarazadas pierden a sus bebés en las primeras 20 semanas. Estos científicos afirman falsamente que la tasa de abortos espontáneos es solo del 12,6%. ¿Por qué? Porque están encubriendo las atrocidades de la vacuna por razones puramente políticas. Poder, pues. Sumisos, arrastradas babosas de bata blanca ante quien manda. Sencilla explicación: los autores del estudio emplearon desvergonzadamente la cifra de 827 en su cálculo de “abortos espontáneos”, cuando deberían haber utilizado 127, que es el número de mujeres que reciben “vacunas” durante su primer o segundo trimestre.

4 de cada 5 embarazos están siendo abortados por las “vacunas covid” cuando tales tecno-venenos transgénicos se administran durante las primeras 20 semanas. Los estudios de bio-distribución (farmacocinética) muestran que las proteínas de la “vacuna” covid atacan directamente - directísimamente - los órganos reproductores, como los ovarios. Y la placenta, masacrada. Dado que las denominadas proteínas de pico son armas biológicas diseñadas para interferir premeditadamente con las células humanas y su sacrosanto ADN, el planetario aborto genocida está servido. En fin.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33882218/