El general Juan Chicharro es un héroe. Como máximo responsable de la Fundación Nacional Francisco Franco lleva varios días partiéndose la cara en las televisiones en defensa de las libertades más elementales y del consiguiente derecho de la FNFF a existir, difundiendo la figura y el legado de un personaje histórico tan querido por la mayoría de españoles.

Es un diálogo de sordos, pues los periodistas apesebrados repiten como loros lacayunos los mismos mantras de siempre, aludiendo a la dictadura, a la falta de libertades y demás patrañas...Analiza con sosiego y realismo para El Correo de España, sin interrupciones ni preguntas capciosas, la actualidad en torno a la FNFF.

Aunque es algo que se venía barruntando ahora el gobierno socialcomunista va directamente a ilegalizar la Fundación Franco, un atropello que atenta contra las libertades más elementales recogidas en la Constitución. Ya declaró usted que es una medida totalmente anticonstitucional por parte de un gobierno que impone su dictadura al margen de las leyes vigentes.

Esta Ley de Memoria “Democrática” dinamita la Constitución Española al afectar directamente a derechos fundamentales que la misma consagra como la libertad, la igualdad o el pluralismo político. Es un intento ya manifiesto de derribar el sistema político que viene de la transición, incluso la propia monarquía.

Todo en el más puro tecnicismo marxista de dos pasos adelante y uno atrás. El objetivo último, ya intuido en la vigente LMH, es el de alcanzar una República federal “democrática” y bolivariana. Esta nueva ley remata la anterior.

Igualmente quieren echar por las bravas a los monjes y hablan de derribar la Cruz, es el mismo odio que en el 36.

La resignificación del Valle de los Caídos y convertirlo en un parque temático es otro de sus objetivos y al convertirlo en un cementerio civil lleva implícito la expulsión de los benedictinos y en última instancia la demolición de la Cruz. La defensa de la Cruz es tarea de todos los católicos del mundo y se echa de menos el liderazgo de la jerarquía eclesiástica que de momento calla, pero es de esperar su reacción tarde o temprano. Otra cosa sería impensable.

¿A qué achaca el silencio de la Iglesia?

Achaco el silencio de Roma a la tradicional prudencia de la Iglesia, que deberá reaccionar. El mantenimiento de la Cruz debe ser objetivo fundamental de la cristiandad. Forma parte de la lucha de siglos contra el maligno, otrora representado por la Masonería, hoy en versión Nuevo Orden Mundial o neopaganismo.

Vienen unos meses muy duros para dar la batalla legal. ¿Tienen argumentos de sobra para impedir la ilegalización o mejor dicho los tendrían en un Estado de Derecho?

La ilegalizacion de la FNFF sería impensable si se mantuviera en España el Estado de Derecho por su clarísima inconstitucionalidad, pero ante lo que hemos visto y vemos de la reciente actuación de la Justicia ya todo es posible. La FNFF confía en la defensa que en el trámite parlamentario va a tener lugar y confiamos que no sea sólo VOX quien se implique en esta batalla y que el PP se aleje de intereses partidistas y se sume a la lucha porque, en definitiva, no es la defensa de la FNFF lo primordial sino la de la Libertad.

¿Cómo valora el trato que ha tenido la FNFF por parte de la mayoría de medios generalistas?

Esta Fundación lleva varios años en soledad en esta situación. Esperemos que la sociedad española reaccione y se de cuenta de lo que está en juego.

Los medios de izquierdas han celebrado que usted dijese que si hace falta se irían a un país donde haya libertad...¿Era una forma de hablar o sopesan ese exilio?

La Fundación seguirá ejerciendo su derecho a la libertad de opinión y expresión e iremos sin duda a los tribunales, pero si a pesar de todo la apisonadora marxista triunfa no nos quedará otra que la búsqueda de un lugar donde poder seguir expresando nuestra libre opinión. Nadie nos lo va a cercenar. Iremos a un país libre. Tenemos ofrecimientos de algún lugar de USA y de Portugal, al que seguramente se unirán más.