Así lo demuestra en el último número de Interviú, a la venta desde el martes, en el que ofrece un desnudo integral que deja boquiabierto.

La rubia más sexy que ha pasado por Supervivientes repite portada de la revista dos años después y pone en su sitio a todo el que jugó con ella en el pasado.

Sobre todo a su representante, al que acusa de estafa. “No he recibido ni un euro de mi paso por Supervivientes y quiero justicia”, denuncia.

Vivi no descarta volver a vivir en España ni participar en alguno de los realitys de moda. Tampoco ha dejado de creer en el amor y, si su media naranja fuera made in Spain, mucho mejor.