En ocasiones nos encontramos con un accidente de tráfico en el que nos gustaría ayudar, pero No siempre sabemos cómo hacerlo; pues bien se decidió crear y promover unas pautas sencillas para toda la población.

Se decidió lanzar un mensaje claro en donde el primer interviniente que quisiese ayudar, no pusiese su vida en peligro, ni la de sus acompañantes ni la de la propia víctima, de ahí que tenía que ser un mensaje, concreto, sencillo así como fácil de recordar y realizar, por lo que se creó en mensaje llamado : CONDUCTA P.A.S

 

P.A.S.: Proteger   -   Alertar   - Socorrer.

¿Por qué en este orden?:

Porque la primera medida SIEMPRE es No añadir más víctimas a esa situación, por eso debemos (1) PROTEGER LA ESCENA, proteger a la víctima y sobre todo protegernos nosotros, hasta tal punto que si la escena no es segura No debemos acercarnos, Ni actuar; ya que Nunca debe poner en riesgo una vida para salvar otra.

 

Cuando presenciamos un accidente o situación donde haya víctimas que necesiten asistencia sanitaria, una vez que hemos valorado la escena y comprobado que estamos seguros, (2) LLAMAREMOS AL 112. En función de lo que les contemos el/la locutor/a que atienda la llamada valorará si envía sólo a los servicios de seguridad (policía, guardia civil), a los servicios Sanitarios y/o a los bomberos, si hay víctimas atrapadas, en algún vehículo; o a los tres servicios.

 

A continuación: (3) SOCORRER A LOS HERIDOS, en la medida en que seamos capaces, en ocasiones el simple hecho de estar a su lado, ya es ayuda.

 

SIEMPRE se hará en el orden descrito anteriormente, porque esta es la fórmula que ofrece mayor seguridad y porque si se ayudase a las víctimas en primer lugar, seguramente nos olvidaríamos de proteger la escena para que No ocurriesen nuevos accidentes y podría ocurrir que concentrados en la ayuda, se nos olvidase llamar a los servicios de seguridad, sanitarios, etc.

 

En el paso 1, cuando hemos comprobado que No corremos peligro, previa colocación de chaleco reflectante para mejorar la visibilidad de nuestra presencia, primero comprobaremos el número de heridos, que hay, la edad aproximada, número y tipo de los vehículos implicados y la gravedad de las víctimas, si nos es posible.

 

Para ello, deberemos contar a todos o la mayoría de los heridos (cuando se trata de un autobús, esto no es fácil, por lo que al describir el vehículo el personal del 112 ya sabe que hacer), el tipo de vehículos implicados (moto, turismo, camión, furgoneta, autobús, avioneta…), la edad aprox. (autobús de línea, de escolares, de jubilados, de extranjeros…).

PAS

Valorar la gravedad es lo más difícil para cualquier ciudadano que no está habituado a realizar esa valoración, la sangre suele ser bastante “escandalosa” o alarmante y puede confundir, por ellos, deberemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Todo el que pueda caminar y salir de su vehículo que lo haga y se coloque en un sitio seguro y junto a los otros que pueden caminar.
  • Iremos uno a uno, preguntándoles ¿Cómo se encuentran?:
    • Si responden: es que respiran y su corazón late (aunque tengan sangre por alguna parte, más tarde se encargarán de solucionarle esa situación.
    • Si no responde cuando le hablamos: inmediatamente tenemos que comprobar si respira:
      • Si respira: le dejaremos en la posición que está. si estuviese en la calzada le podríamos colocar de lado y encargar a uno de los que podía caminar (siempre y cuando quiera) que se quede cerca de esta víctima para comprobar si recupera la conciencia o si deja de respirar.
      • Si NO respira (y hay muchas más victimas), se le dará por fallecido. Si no hubiese más víctimas, empezaremos maniobras de RCP si las conocemos (tumbarle boca arriba y comenzar a dar compresiones torácicas: en el centro del tórax, sobre el esternón, con el talón de ambas manos).
    • Los que estén atrapados y no puedan salir, no se forzará su extracción, hay que esperar a que lleguen bomberos y servicios sanitarios.

 

Una vez valorados todos los heridos, al llamar y contar exactamente lo que hemos visto:

  • Cuantos pueden caminar.
  • Cuantos hablan.
  • Cuantos No hablan pero respiran.
  • Cuantos No hablan y No respiran.

Permanecer junto a ellos, se les tapará si tienen frio (aunque sea verano los heridos pueden tener frío), si vemos heridas sangrantes, les diremos que se compriman o les comprimiremos la herida sangrante, sin levantar NUNCA el primer paño, trapo, o venda que les hayamos puesto para comprobar si la hemorragia se ha cortado. (ver próximo artículo: Hemorragias)

 

NO hacer:

  • Omisión de Socorro: es un delito. Todo ciudadano debe prestar ayuda a quien lo necesite y en función de sus posibilidades (capacidad, nervios, etc llamar siempre se puede hacer y eso ya es prestar auxilio).
  • Realizarles curas o tratamientos sin tener capacitación o conocimientos (se puede incurrir en un delito de IMPRUDENCIA TEMERARIA: causar daño sin intención de hacerlo pero sin la debida diligencia o capacitación).
  • Colocar huesos fracturados.
  • Mover a víctimas que no se muevan ella solas.
  • Darles de comer o beber.
  • Dar medicación.
  • Trasladar heridos sin previa valoración de los servicios sanitarios.
  • Ponernos a dirigir el tráfico.

Recuerden: CONDUCTA P.A.S.: Proteger   -   Alertar   - Socorrer.