Se complica la primera plaza del grupo F para el Real Madrid. Y es que a los blancos parece que les superó el hecho de que las gradas permanecieran vacías durante su encuentro frente al Legia. Un partido que, a priori, parecía fácil. De hecho, se puso de cara para los madridistas desde el comienzo con el tanto de Bale en el 1’ y el de Benzema en el 34’. Pero a partir de ahí todo se complicó, porque el equipo de Zidane sufrió una remontada (djidja-Ofoe en el 39’, Radovic en el 57’ y Moulin en el 82’) que finalmente salvó Mateo Kovacic en el 85’ para evitar un mal mayor.

 

El punto sabe a muy poco para los blancos, que estuvieron muy flojos en defensa y apenas tuvieron acierto para cerrar la victoria que parecía que iba a producirse en los inicios del partido. De hecho, Lucas Vázquez tuvo los tres puntos en la volea que mandó al larguero en la última jugada del encuentro, aunque bien es verdad que el Real Madrid no mereció la victoria. Los de Zidane todavía no están clasificados matemáticamente para octavos, por lo que tendrán que buscar la clasificación el próximo 22 de noviembre en Portugal frente al Sporting.

 

Para conseguir la primera plaza del grupo, los blancos están obligados a ganar los dos partidos que tienen por delante, incluido el que disputará frente al Borussia Dortmund el próximo 7 de diciembre en el Bernabéu.