La todavía ministra de defensa, creo que por poco tiempo, ha dicho en el Congreso que el CNI tenía tres mil agentes.

¡Es acojonante cómo se puede dar esa información sensible sobre un centro nacional de inteligencia!

Los países serios no dicen que número de agentes tienen, ni siquiera dónde está su sede principal, ni quien dirige la agencia, o diversos organismos, en muchos casos, pero aquí, por lo visto, seguimos jugando a los espías.

No pretendo cargar contra el CNI, y más ahora que acaba de cumplir sus primeros veinte años de vida, y ya está mayorcito, pero a veces pienso si no estaremos tirando el dinero con un organismo bastante inútil, o en manos de los políticos partidistas, y no sé qué es peor…

Incluso he pensado en rebautizarlo, en la intimidad, con otro nombre: Centro Nacional de Incompetentes, CNI.

En efecto,

  • ¿Alguien sabe por qué el CNI se dedicaba a montar picaderos al rey emérito…?

(Y no hablo de la presunta sustracción de videos y grabaciones comprometidas en la casa de una puta de lujo, o de varias, pues ello sería un delito de calumnias, en su caso).

  • ¿Alguien sabe si el CNI fue capaz de saber dónde se escondían las urnas que utilizaron los independentistas catalanes en 2017…?

(¿O fueron los políticos en el  poder los que no quisieron incautarlas? Y creo recordar que eran del PP, en su tradicional papel de tontos útiles, al servicio de la izquierda y los separatistas).

  • ¿Alguien sabe cómo no protegieron debidamente al ex fiscal general del Estado, que murió, dicen que en extrañas circunstancias, en Argentina…?

(Se trataba de una alta autoridad del Estado, y lo lógico es que hubiera sido protegido y escoltado por el CNI, sobre todo en sus desplazamientos al extranjero).

  • ¿Alguien sabe si el CNI fue capaz, o incapaz, de detectar el golpe de estado separatista catalán,  o fueron los políticos los que no quisieron, pudieron, o se atrevieron, a evitarlo…?
  • Y, por último –por ahora-, ¿cómo es posible que el CNI fue incapaz de controlar la huida, vergonzante, de la rata de Gerona, y de otros vividores a costa del separatismo catalán…?

Realmente, para tener un CNI tan inútil, tal vez habría que pensar en echarles del  faraónico edificio que ocupan, desinfectarlo, y empezar de nuevo, por supuesto en una sede secreta, con un director secreto, y al servicio del Estado, no del  gobierno totalitario sanchista, como me temo que sucede actualmente.