¿Qué tendrá Plus Ultra para ser rescatada con cincuenta y tres millones, acaso lo sabe Montero quien simula ser honrada?¿Tiene que ver con las maletas del aeropuerto, de Ábalos la machada? La de Hacienda, la misma de la estafa de la junta de Susana, sin principios la cuela. Y van unas cuantas. 

 
Con gran desparpajo, otros dirían caradura que da asco, la Montero del carajo- María Jesús que la otra Irene tiene el cuajo de Igual-da-, amenaza con la armonización, pues no teniendo bastante encubriendo los ERE, el cum fraude la coloca para arruinar la nación. Quién la confundiera de hacendosa poligonera, de obrera digo, con ese estilo tan peculiar, como de vendedora de puesto callejero que  la clava sin pestañear. Lo suyo es dar por saco, arte trilero, acribillar a impuestos vaciando las carteras.  Popular del pueblo con educación de barrio, bajo, va con cabeza en alto la ministra de vergüenza. Verdulera. 
 
Plus Ultra planea que apesta a Maduro, Isofotón merodea de cuando estuvo metida en el ajo con la Junta de Andalucía, socialista, robando a destajo. Consejera durante los fondos reptiles, esquiva de la justicia hasta ahora impenitente, igual se la cuelan por el ojete denunciada en Europa por Ryanair y Garicano. La experimentada colecciona antecedentes, como lo podemita judiciales frentes. Jugar con el dinero público, gastado en putas y coca, es costumbre del puño y la rosa, la Chiqui ni se inmuta. Multiplica la prevaricación, como Jesús el pan y los peces, en una de éstas, si la Delgado no lo remedia, comparece ante los jueces. 
 
Montero se puso el mundo por montera, con esa plácida caradura propia de quien miente, a ver cómo justifica la financiación de una empresa arruinada donde pudo hincar el diente. Con la aerolínea bolivariana repite la insaciable, su chulería haciendo lo que le viene en gana es incorregible. 
 
Como si a ella no le tocara sigue a lo suyo, saqueando España, que siempre habrá un infiltrado para quemar archivos o coaccionar a los togados. 
 
La Montero es así de chula, ante un jurado se las viese, mientras no haya nada seguro, el salario la mantiene. Todavía no ha hecho cálculos de lo que se cobra entre rejas, la hacendosa de los rescates a cuenta de sus jefes, bolivarianos, está pringada hasta las cejas. Planea la sombra del oro en Barajas, de Venezuela las maletas, de la estafa andaluza acumulan las sospechas.
 
Ministra y portavoz indecente no es compatible el puesto con la carrera , si es que se demostrara que la de la armonización es una delincuente. Presunta. 
 
Vaya la  Montero con el Isofotón,  lo bien que iba de ministra, como se salgan de madre los juzgados, no se libra del sofocón... ni por lo mangado de la cárcel. Paradojas de Hacienda. Ay, la denuncia de los fascistas, todos son fascistas, con el gracejo que tiene la siniestra Montero.