La segunda ola, como la primera y criminal, burda mentira. 0,2% de muertes de 0 a 79 años. Fin del asunto. En esta ocasión la paranoia terrorista se inspira en los fraudulentos papayatest: test a cascoporro, "positivos" por doquier. Europeos acojonados, por una falacia. Otra más. Ergo, brota otro encierro. Ahora, sin apenas muertos. Cuando en un pleno invierno a los muertos causados por la gripe estacional los denominen, otra vez, muertes por coronavirus, nos aguarda otro secuestro domiciliario. Y sin reaccionar ante tanta mentira y tanto horror. Apenas los indispensables amigos galenos de Aeromédica, con los que tanto discrepo, por ejemplo la misma existencia del Sars-Cov-2. El crucial asunto vacunas. O su origen chino, si existiese.

Como Camus, combatir la mentira con honestidad

  1. Según los últimos estudios inmunológicos, la letalidad global de Covid-19 (IFR) en la población general oscila entre el 0,1% y el 0,5% en la mayoría de los países, lo que es comparable a las pandemias moderadas de gripe (influenza) de 1957 y 1968.
  2. Para las personas con alto riesgo o alta exposición (incluidos los trabajadores de la salud), el tratamiento temprano o profiláctico es esencial para prevenir la progresión de la enfermedad.
  3. En países como el Reino Unido (con bloqueo) y Suecia (sin bloqueo), la mortalidad general desde el comienzo del año está en el rango de una fuerte temporada de gripe. La mortalidad es mayor en los Estados Unidos (comparable a 1957/1968), pero menor en países como Alemania y Suiza. Sin embargo, los valores de anticuerpos siguen siendo bajos en gran parte de la Europa anteriormente bloqueada.
  4. En la mayoría de los lugares, el riesgo de muerte para la población general en edad escolar y laborar está en el rango de un viaje diario en automóvil al trabajo. El riesgo se sobreestimó inicialmente porque no se tuvieron en cuenta a muchas personas con síntomas leves o sin síntomas.
  5. Aproximadamente el 80% de todas las personas desarrollan sólo síntomas leves o son asintomáticas. Incluso entre las personas de 70 a 79 años, alrededor del 60% desarrolla sólo síntomas leves. Aproximadamente el 95% de todas las personas desarrollan como máximo síntomas moderados y no requieren hospitalización.
  6. Es posible que hasta el 60% de todas las personas ya tengan una respuesta inmunitaria de células T parcial contra el nuevo coronavirus debido al contacto con coronavirus anteriores (es decir, virus del resfriado). Además, hasta el 60% de los niños y aproximadamente el 6% de los adultos pueden tener ya anticuerpos de reacción cruzada.

El miedo mata

  1. La edad promedio de las muertes por Covid en la mayoría de los países occidentales es de más de 80 años; por ejemplo, 84 años en Suecia, y solo alrededor del 4% de los fallecidos no tenían condiciones previas graves. A diferencia de las pandemias de gripe, la edad y el perfil de riesgo de muerte corresponden esencialmente a la mortalidad normal.
  2. En muchos países, hasta dos tercios de todas las muertes adicionales ocurrieron en hogares de ancianos, que no se benefician de un bloqueo general. Además, en muchos casos no está claro si estas personas realmente murieron de Covid-19 o de semanas de estrés y aislamiento extremos.
  3. Hasta el 30% de todas las muertes adicionales pueden haber sido causadas no por Covid-19, sino por los efectos del bloqueo, el pánico y el miedo. Por ejemplo, el tratamiento de infartos y accidentes cerebrovasculares disminuyó hasta en un 40% porque muchos pacientes ya no se atrevieron a ir al hospital.
  4. Muchos informes de los medios sobre personas jóvenes y previamente sanas que murieron a causa de Covid-19 resultaron ser falsas: muchos de estos jóvenes o no murieron a causa de Covid-19, ya estaban gravemente enfermos (por ejemplo, de leucemia no diagnosticada), o tenían 109 en lugar de 9 años. El supuesto aumento de la enfermedad de Kawasaki en niños también resultó ser una exageración.
  5. La mayoría de los síntomas de Covid-19 también pueden ser causados ​​por una gripe severa (incluyendo neumonía, trombosis y la pérdida temporal del sentido del olfato); pero con Covid-19 severo estos síntomas son de hecho más frecuentes y más pronunciados.
  6. Aproximadamente el 10% de las personas sintomáticas desarrollan la llamada Covid postaguda («prolongada») y declaran síntomas que duran varias semanas o meses. Esto también puede afectar a personas más jóvenes y previamente sanas con una fuerte respuesta inmune al nuevo coronavirus.

Más fraudulentos test, más embuste

  1. Las curvas exponenciales de los “casos de coronavirus” que se muestran a menudo son engañosas, ya que el número de pruebas también aumentó exponencialmente. En la mayoría de los países, la proporción de pruebas positivas con respecto a las pruebas en general (es decir, la tasa de positividad) siempre se mantuvo por debajo del 20%. En muchos países, el pico de infección ya se alcanzó mucho antes de que entrara en vigor el bloqueo.
  2. En la mayoría de los puntos críticos de Covid, incluidas la ciudad de Nueva York, Londres, Estocolmo y Bérgamo, la tasa de infección disminuyó tan pronto como aproximadamente el 20% de las personas habían desarrollado anticuerpos contra el nuevo coronavirus. Este valor es mucho más bajo que la estimación inicial de 60 a 80%.
  3. Los países sin bloqueos, como Japón, Corea del Sur, Bielorrusia y Suecia, no han experimentado un curso de eventos más negativo que muchos otros países. Suecia incluso fue elogiada por la OMS y ahora se beneficia de una mayor inmunidad en comparación con los países bloqueados. El 75% de las muertes suecas ocurrieron en centros de ancianos que no fueron protegidos con suficiente rapidez.
  4. El temor a la escasez de ventiladores no estaba justificado. Según los especialistas en pulmón, la ventilación invasiva (intubación) de pacientes con Covid-19, que se realiza en parte por temor a propagar el virus, de hecho a menudo es contraproducente y dañina para los pulmones.
  5. Las principales vías de transmisión del virus son el contacto directo y las gotitas que se producen al hablar o toser, pero también los aerosoles interiores (pequeñas partículas que flotan en el aire). Los aerosoles al aire libre y las superficies de los objetos parecen desempeñar un papel menor.
  6. Todavía hay poca o ninguna evidencia científica de la efectividad de los bozales de tela en individuos sanos y asintomáticos. Los expertos advierten que tales mordazas pueden interferir con la respiración normal y pueden convertirse en «portadores de gérmenes» si se usan repetidamente.
  7. Muchas clínicas en Europa y los EE. UU. permanecieron fuertemente infrautilizadas o casi vacías durante los bloqueos y, en algunos casos, tuvieron que enviar personal a casa. Se cancelaron millones de cirugías y terapias, incluidos muchos exámenes de detección de cáncer y trasplantes de órganos.
  8. Varios medios fueron descubiertos tratando de dramatizar la situación en los hospitales, a veces incluso con imágenes y videos manipuladores. En general, la información poco profesional de muchos medios maximizó el miedo y el pánico en la población. Como resultado, según encuestas internacionales, la mayoría de las personas sobreestiman drásticamente la letalidad y la mortalidad de Covid-19.
  9. Los kits de prueba de virus que se utilizan internacionalmente pueden, en algunos casos, producir resultados falsos positivos y falsos negativos, reaccionar a fragmentos de virus no infecciosos de una infección anterior o reaccionar a otros coronavirus comunes con una secuencia genética parcialmente similar.

Pretextos sanitarios, dictadura perfecta

  1. Numerosos expertos de renombre internacional en el campo de la virología, inmunología y epidemiología consideran contraproducentes las medidas adoptadas y recomiendan una rápida inmunización natural de la población general y la protección de los grupos de riesgo.
  2. En ningún momento hubo una razón médica para el cierre de las escuelas, ya que el riesgo de enfermedad y transmisión en los niños es extremadamente bajo. Tampoco hay una razón médica para las clases reducidas, los bozales o reglas de “distanciamiento social” en las escuelas.
  3. Varios expertos médicos describieron las vacunas exprés contra el coronavirus como innecesarias o incluso peligrosas. De hecho, la vacuna contra la llamada gripe porcina de 2009, por ejemplo, condujo a casos de daños neurológicos graves y demandas millonarias. En las pruebas de nuevas vacunas contra el coronavirus, también se han informado graves complicaciones y fallos.
  4. Una pandemia de enfermedad respiratoria global puede extenderse a lo largo de varias estaciones, pero muchos estudios de una «segunda ola» se basan en suposiciones poco realistas, como un riesgo constante de enfermedad y muerte en todos los grupos de edad.
  5. Las enfermeras estadounidenses describieron un mal tratamiento médico, a menudo fatal, de los pacientes de Covid debido a incentivos financieros cuestionables y protocolos médicos inapropiados. Sin embargo, en muchos lugares, la letalidad de Covid se ha reducido significativamente debido a mejores opciones de tratamiento.

Ruina, control social, control mental

  1. El número de personas que sufren desempleo, depresión y violencia doméstica como resultado de las medidas ha alcanzado niveles históricos récord. Varios expertos predicen que las medidas cobrarán muchas más vidas que el virus en sí. Según la ONU, 1.600 millones de personas en todo el mundo corren el riesgo inmediato de perder su medio de vida.
  2. El informante de la NSA, Edward Snowden, advirtió que la “crisis de la Covid” puede ser utilizada para la expansión permanente de la vigilancia global. En varias partes del mundo, la población está siendo vigilada por aviones no tripulados y enfrenta serios excesos policiales durante los bloqueos.
  3. Un estudio de la OMS 2019 sobre las medidas contra la gripe pandémica encontró que desde un punto de vista médico, “la localización de contactos” es “no recomendable en cualquier circunstancia”. Sin embargo, las aplicaciones de rastreo de contactos ya se han vuelto parcialmente obligatorias en varios países.
  4. El origen del nuevo coronavirus - si existiera, agrego, al no haberse aislado - sigue siendo desconocido, pero la mejor evidencia apunta actualmente a un incidente de neumonía similar a Covid en una mina china en 2012, cuyas muestras virales fueron recogidas, almacenadas y examinadas por el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), financiado a la sazón por la UE durante varios años, según informó recientemente WikiLeaks Italia.

En fin.