Antes de entrar en materia permítanme un desahogo. ¡no aguanto más! ¿Cómo es posible leer o escuchar a españoles  que se precian de ocuparse en la defensa de la Hispanidad y los valores de nuestra cultura,  utilicen los vocablos  “latinoamericano” y “Latino  América” y no les hierva la sangre? ¡Toda una vida aguantando esta estupidez me resulta irresistible!

Leerlo en los libros y en los periódicos de nuestros enemigos, me revientan  pero verlos utilizar a los llamados “nuestros”, no lo puedo aguantar. Cada vez que ocurre,  no puedo menos de exclamar,  a veces en voz alta: ¡otro “cretino” más!

Los editores de nuestros “media” deberían borrar de cualquier texto esas palabras (o, simplemente,  suprimir el artículo). ¡Y no ve me vengan con eso de “la libertad de expresión”! ¡La estupidez no tiene derechos!, (yo al menos no se los reconozco).

Y ahora,  vayamos al tema…

Es triste llegar al fin de tu vida para ser testigo de la victoria de Satanás sobre tu amada Patria;  sobre la nación que más ha hecho por la extensión del Reinado de Cristo en la Tierra, y verla traicionada por Roma y la Jerarquía eclesiástica colaboradora con los hijos de Lucifer en la entrega del suelo patrio a estos hijos de mala madre, adueñados de las riendas del poder. Sobre todo, al recordar cómo la mejor generación de españoles de los últimos siglos,  dio todo (vida incluida) para recuperar la Libertad,  perdida durante dos siglos, regalando la Victoria a la Iglesia y a nuestro Dios.

Es triste ver a un chulo despreciable e irresponsable paseándose por el Parlamento como dueño y señor de borregos,  riéndose del pueblo con el mayor descaro y presunción, anunciando a bombo y platillo que va a indultar a unos cabrones porque le sale de ahí. Hace dos, siglos al salir del Gobierno, habría ido directo al paredón de fusilamiento.

¿Dónde están los atributos varoniles de quienes han jurado defender el honor de España? ¿Qué “¡xxx!” pinta  el habitante de la Zarzuela? ¿Quedan algunos miles de ciudadanos con un mínimo de dignidad a lo largo y ancho del suelo patrio? ¿Qué conservamos de  la “raza hispana”,  diluida por  esos pretendidos demócratas y la Jerarquía eclesiástica, --ajena a su misión y a su deuda con la Nación--?

Quizás sea una suerte impagable tener noventa y tres años para  librarse de contemplar el final de la degeneración absoluta, ya en puertas…Pero, ¿es que los españoles no somos capaces de “hallar la causa” por la que ocurren cosas aquí, (¡y sólo aquí!),  inimaginables e imposibles en el resto del mundo? ¿Qué Pueblo, con un mínimo de dignidad y virilidad,  puede consentir que en las escuelas no se pueda enseñar en la lengua nacional, hablada por todos? ¿Qué Pueblo,  no castrado previamente,  puede consentir a “unos cuantos mierdas” controlar la política y burlarse de las sentencias de los Tribunales de Justicia, incluido el Supremo? ¿Qué Pueblo normal  puede consentir que los gamberros apaleen a las fuerzas del orden y  el Gobierno les impida defenderse? ¿Qué Pueblo, si no está ya muerto, puede consentir que su Jefe de Gobierno se dedique a “pasear a su pareja por el mundo” para disfrute de los bienes de todos,--¡turistas privilegiados!--e incapaz de defendernos de los insultos de naciones que siempre nos han temido o de otros  retrasados mentales? 

¿Cómo es posible que la nación, “máxima ex presión del dinamismo”, capaz de  convertir el Océano Pacífico en un “lago español”,  y ante cuyos Tercios se inclinaba el resto de los ejércitos,  la hayan convertido estos cabrones, en “saco de boxeo” (“punching bag”) golpeado por cualquier  mequetrefe, mientras nuestros compatriotas ni se preocupen de averiguar la causa?

Mientras tanto su postura frente a quienes intentamos despertarlos es esta: Nos ignoran  totalmente y nos tienen por alienígenas que vemos “conspiraciones” en todo…

Llevo más de medio siglo  empleado en hacerles ver la causa de la casi segura desaparición de España de del mapa de las naciones, convertida en una especio de  Imperio persa, sin más interés que el histórico y les puedo informar de mi fracaso absoluto.  Salvo unos pocos convencidos de que tengo razón, ningún “medio” nuestro de alcance nacional se ha dignado informarse de mis tesis, (para ellos, son elucubraciones de alguien que no tienen màs que hacer y vive  en otro mundo.

He llegado a pensar: quizás  mi inteligencia desvaría y “ve visiones”… pero repaso mi historial profesional y compruebo que mi actuación en variados campos –no sólo en uno—fueron siempre exitosos. Si fuera preciso me costaría poco demostrarlo. Pero pasemos a lo importante.

¿Por qué ocurre todo cuanto estamos presenciando, humillados, asqueados, anulados, impotentes de tal modo que sigue siendo cierto que “España es diferente”?

Desde luego la respuesta no logran dárnosla las muchas e ilustres  inteligencias que  tenemos ciertamente,  en los partidos llamados “constitucionalistas” y en los “media” “no vendidos” a los enemigos traidores a nuestro Pueblo.  ¡No!, y no lo consiguen porque todas ellas, buscan la respuesta con excelente voluntad,  pero “donde no está” la causa responsable de nuestros males y buscan solo entre los “instrumentos a su servicio”.

Sánchez sus ministrillos, ministrillas y ministrilles, los separatistas vascos y catalanes, los Partidos de izquierda, centro y derecha, no son la “causa” poderosa  y responsable de la destrucción de España, ¡no!; todos ellos son “simples instrumentos” manejados genialmente por quien gobierna nuestra Patria desde el 22 de noviembre de 1975. Todos juntos no habrían conseguido nunc a  llevarnos a la sima donde agonizamos. La verdadera responsable y causa de nuestras desgracias  es conocida de todos cuántos tienen una visión real de los hechos y conocen la “Ley que rige la Historia”.

Mientras se intente ir por una ruta “paralela” a la Verdad --pero fuera de ella-- nunca se encontrará la solución. Espero dejar claro la verdadera causa de nuestra derrota y agonía en próximos artículos. Y señalar  el único camino  capaz de frenar la aniquilación de la primera nación moderna del Mundo,-- convertida hoy en piltrafa---