El movimiento Black Lives Matter -las vidas negras importan- está creando división entre católicos desde que el estadounidense George Floyd fue asesinado el 25 de mayo en Minneapolis.

Recientemente, la diócesis de Lafayette-in-Indiana ha anunciado el cese del sacerdote estadounidense Padre Theodore Rothrick por llamar a los manifestantes de Black Lives Matter “gusanos y parásitos”.

P. Theodore, de la parroquia St. Elizabeth Seton del pueblo Carmel en el estado de Indiana, había escrito su opinión en un boletín semanal publicado en la página web de la iglesia. La diócesis eliminó su mensaje, el obispo le solicitó que se disculpara y además fue cesado el 1 de julio.

Algunos católicos creen que BLM es un movimiento de justicia social que tiene como objetivo “luchar contra el odio racial”. Otros, sin embargo, como el P. Theodore, perciben sus verdaderas intenciones a largo plazo.

Black Lives Matter Global Network Foundation, que opera la página web blacklivesmatter.com, declara abiertamente que su objetivo es “desmantelar el privilegio cisgénero”. ‘Cisgénero’ es la nueva palabra escogida por la Siniestra en sustitución de ‘heterosexual’. Otro objetivo citado en su página es el de “desbaratar la estructura familiar nuclear prescrita por Occidente”.

Además, parece que otro objetivo del movimiento sea el de reescribir la historia. Las protestas de Black Lives Matter han llevado a la destrucción de estatuas cristianas en los EE. UU., como las de san Junípero Serra (en California en las ciudades de Ventura el 18 de junio y de San Francisco el 19 de junio) y la de la venerable Isabel la Católica (en Sacramento, California, el 16 de junio).

Asimismo, varios miembros de BLM entre ellos Shaun King han pedido públicamente la destrucción de estatuas de Jesús y María de raza no-negra. Black Lives Matter mencionaba a Shaun King como una de sus “personas clave” en Wikipedia. Desde que pidió la destrucción de las estatuas, ya no aparece como “persona clave”.

Las estatuas para los católicos son importantes. El párrafo 1149 del Catecismo subraya que “la liturgia de la Iglesia presupone, integra y santifica elementos de la creación y de la cultura humana confiriéndoles la dignidad de signos de la gracia, de la creación nueva en Jesucristo”. Las estatuas son uno de esos elementos de la cultura humana.

Afortunadamente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva el 26 de junio para perseguir “todo lo que permita la ley federal, como corresponda, a cualquier persona o entidad que dañe, desfigure o destruya propiedad religiosa, incluyendo el ataque, la eliminación o la desfiguración de representaciones de Jesús u otras figuras religiosas u obras de arte religioso”.

Sin embargo muchos católicos no parecen ser plenamente conscientes de las intenciones del movimiento BLM y continúan apoyándolo. Un ejemplo es la “Oficina General para la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación – OFM”.

Otras denominaciones cristianas también obedecen las consignas del BLM. El Arzobispo de Canterbury ha instado a la Iglesia de Inglaterra a que reconsidere su representación de Cristo como persona de raza no-negra. Posteriormente, el 4 de julio, la catedral anglicana de Saint Alban’s cambió una imagen del nacimiento de Jesús por una pintura de la Última Cena en la que sale un Jesús de raza negra. Los católicos también están expuestos a esta manipulación racial idiotizante ya que a pesar de ser una catedral anglicana, también se celebra allí Misa para católicos cada viernes.

Según BLM, Floyd es el nuevo mártir de la justicia social y debe ser celebrado como tal. Sus logros incluyen:

1997- Detenido por drogas.

1998- Detenido por drogas y robo.

1999- Detenido por allanamiento de morada.

2002- Detenido por posesión de cocaína.

2003- Detenido por allanamiento de morada.

2004- Detenido por robo.

2005- Detenido por drogas.

2007- Detenido por allanamiento de morada y agresión a una mujer.

En resumen, George Floyd no era un ciudadano honesto y no estaba iniciando una vida reformada respecto a su pasado criminal en Texas. Tenía antecedentes penales de ocho delitos, incluido apuntar con una pistola al vientre de una mujer embarazada en 2007. Según sus autopsias, cuando fue detenido estaba en euforia por fentanilo y metanfetamina.

Es horrible que fuera asesinado. Sus antecedentes criminales tampoco lo justifican. Pero es ridículo enaltecerlo como víctima, mártir o héroe popular a manos de la policía estadounidense la cual a menudo abusa flagrantemente de su autoridad, con personas de cualquier raza.

¿Y qué hay de Soros?

Los “verificadores de hechos” afirman que el decir que Soros financia el movimiento BLM es una “teoría de la conspiración”.

La organización de este oligarca judío húngaro-estadounidense, la Open Society Foundations, emitió una declaración sobre Floyd declarando que “quienes protestan por la muerte del Sr. Floyd y la brutalidad policial en todo el país lo hacen por una profunda y permanente preocupación por su nación; no lo hacen por el pago de estas fundaciones ni de ninguna otra, como afirman algunos cínicos ”.

Del mismo modo, justo después de los eventos catalanes en 2017, emitieron inmediatamente una declaración negando su participación en la financiación del referéndum catalán.

Al fin y al cabo, la OSF dice de sí mismos que son “el mayor financiador privado de grupos independientes del mundo que trabajan por la justicia, la gobernanza democrática y los derechos humanos”. ¿No es así?