El 20 de diciembre de 1.973. El almirante Don Luís Carrero Blanco fue asesinado por un artefacto explosivo colocado debajo de su vehículo particular cuando este se disponía a salir de misa.

 

Asesinado hace 47 años por la banda terrorista Eta que fueron los aldeanos útiles de los yanquis y del sionismo internacional ya que Henry Kissinger, masón y judío quería ingerirse en los asuntos de estado.

Esta característica siempre ha sido propia de los norteamericanos que eran igual de cancerígenos que el marxismo ya que establecieron bases militares en Torrejón de Ardoz, Rota y Zaragoza.

 

Este sabotaje planificado y posteriormente orquestado desde dentro trajo consigo que la hipocresía del aperturismo tumbara al sector bunker.

 

Fue un golpe mortal para el Generalísimo que lloró su muerte ya que Don Luís Carrero Blanco este almirante Santoñés nacido el 4 de marzo de 1.904 iba a ser el sucesor del Generalísimo ya que era un hombre preparadisimo y previsor de saber lo que se anticipa ya que se iba a tejer la red actual de la dictadura de partidos que anula toda capacidad de reacción para defender a una sociedad que de nuevo iba a ser atomizada.

 

Eta denominó la operación como "ogro" detrás estuvo la CIA que dieron las órdenes para trazar el ardid y eliminar de un plumazo toda la acción de el régimen nacido el 18 de julio con el que se logró poner fin al liberalismo desdeñoso y ruin que da cabida al marxismo en las democracias occidentales.

 

Por supuesto que un régimen establecido sin partidos debe de haber corrientes internas pero no por ello debe de haber pluralidad. La pluralidad desencadena en división y rencillas constantes que terminan en belicismo imponiéndose la clase social mejor orquestada sobre otra.

 

Véase el liberalismo y su homólogo marxismo.

Lejos de ser dos ejes polarizados el uno se posa sobre el otro y ambos degeneran. El primero desde una óptica laboral en insolidaridad y desde una visión teológica amoral.

El marxismo es tiranía y su política es la muerte en vida. El profesor Alberto Bárcena, autor del  libro. Los presos del valle define muy bien lo que es el marxismo cultural ya que a su juicio es juntar a Froid con el socialismo científico, conceptos antagónicos que batidos en coctelera son homólogos  actual ya que este se gestó en el denominado espíritu del 12 de febrero donde el sector aperturista de Arias Navarro, Solís, López Bravo auto denominado el liberal reprimido.

 García Cabanillas es decir el sector aperturista legalizó las asociaciones políticas en donde los partidos trotskistas como la liga comunista revolucionaria y demás partidos revisionistas, marxistas leninistas en esa amalgama de letrina soviética dio carta blanca el ya mencionado espíritu del 12 de febrero.

El Santoñés  se mantuvo fiel hasta su asesinato ya que el de mutuo propio iba a ser más contundente que el caudillo  y beligerante manteniendo a raya a los yanquis que desde la Americanización pretenden despojar a las soberanías de su identidad no sin antes trocearlas.

 

De ahí el empeño de la cia en borrarlo del mapa. A él y a su chofer. Un treintañero que estuvo en el lugar equivocado en el momento más inoportuno. A esto se le denomina cometer  daño colateral típico de los yanquis con sus panfletos que luego se jactan sin antes cobrarse vidas inocentes.

Véase en la actualidad. Siria, Bagdad, Irak, Irán, Vietnam, Corea estos últimos divididos en dos mitades irreconciliables. Corea del Norte de ideología juche según el comunista Alejandro Cao de Benós y el sur con su presidente Moon Jae- In.

 

Junto con Japón a las antípodas del pensamiento filosófico  de Yukio Mishima. El afán de dominación también se cebó con la España del 18 de julio ya que la culpa fue del sector aperturista sumando en la ecuación al opus dei que convirtió el régimen en una tecnocracia autoritaria liberal con medidas económicas llevadas a cabo por el economista Mariano Navarro Rubio. A partir de 1.956 los aperturistas tomaron el control y el sector bunker se vio torpedeado.

Eliminando un muro de contención como Carrero Blanco que lejos de seguir a los demócratas con un trágala supo visionar lo que iba a aflorar hasta el día de hoy.

 

El escolta del almirante Luís Carrero Blanco. Juan Antonio Bueno Fernández y su conductor. José Luís Pérez Mogena también lo pagaron con sus propias vidas. El suceso ocurrió con un estruendo en la calle Claudio Coello de Madrid, número 104. El vehículo era un Dodge 3.700 GT de color negro oscuro con matricula PMM16431. Sin blindaje de ningún tipo.

 

El coche quedó destrozado debido al impacto de la bomba lapa que  colocó la banda terrorista Eta  ordenada por la CIA a manos del sionismo y de Henry Kissinger.  

El vehículo de Carrero Blanco detonó a las 09:27. De hecho se pensó debido a la magnitud de la explosión que era un escape de gas ya que el coche voló y aterrizó hasta un campanario ya que fueron los jesuitas los que comunicaron que el coche se encontraba allí.

Gracias a la democracia los autores que perpetraron el asesinato de Carrero Blanco orquestado ya que una parte de Eta quería secuestrarlo y la otra acabar con su vida. Nihil obstat salieron amnistiados en el año 1.977. Cosas de la democracia que da fueros a los terroristas y sanciona esputando a las víctimas del terrorismo.

 

Bueno Fernández llegó vivo al hospital pero perdió la vida junto con el almirante. Don Luís Carrero Blanco y José Luis Pérez Mogena.

 

El almirante salía de misa como cada mañana ya que su integridad moral y católica estaba fuera de toda duda. De hecho en Santoña se le homenajea todos los años ya que son numerosos social patriotas y cristianos que honran la memoria de los caídos sin plegarse al "way style life" yanqui ya que EEUU es el que elige los procesos que deben llevar a cabo sus soberanías ingiriendo en corral ajeno.

 

De hecho el almirante. Don Luís Carrero Blanco dijo una frase apócrifa. Los comunistas son como los bárbaros necesitan traidores que les abran las puertas. Las porteras que dejaron entrar a los intrusos fueron las termitas del régimen que encontraron acomodo en el parlamentarismo liberal. No bastó con enviar a Fraga al exilio ya que había más actores B metidos que causaron una serie de catastróficas desdichas.

 

El generalísimo rompió a llorar ya que la lealtad la pagó con su vida y esto en apariencia reforzó al denominado sector bunker que fueron leales en todo momento.

 

La valía de un hombre vale lo que vale su palabra.

 

Por sus hechos, les conoceréis. Evangelio de San  Mateo 7,15, 20.

 

La iglesia ha sido cómplice también ya que quien más ha hecho por la iglesia ha sido el generalísimo y Don Luís Carrero Blanco que fue ante todo íntegro, coherente, cristiano y patriota.

 

 

Don Luís Carrero Blanco, Presente!!!

 

Arriba España.

 

El triunfo de una España nueva con los valores tradicionales no queda lejos salvo lo que nosotros queramos en nuestro corazón.

 

Humildemente escribo este artículo en memoria del almirante. Don Luís Carrero Blanco.

Víctima del sionismo.