Pfizer, una multinacional farmacéutica inmensamente corrupta, valga el redundar. A las órdenes, como toda FARMAFIA, de Gates. Al menos, reacción. En su demanda, las autoridades nigerianas piden a la Corte Suprema Federal de Abuya 7.000 millones de dólares para subsanar en lo posible los gravísimos efectos adversos del ensayo y, de paso, poder indemnizar a las víctimas y a sus familiares.

FarMafia_2

Pzifer, la vacunera: infanticidios y más allá

El caso en cuestión se refiere a unas pruebas clínicas ejecutadas por la multinacional estadounidense en el estado nigeriano de Kano, el más extenso del país, durante un brote de meningitis, 1996, aprovechándolo como coartada. Se experimentó, en unos 200 niños enfermos, un nuevo fármaco en desarrollo sin tener los imprescindibles permisos del comité ético nigeriano y sin informar en ningún momento a las familias.

FarMafia_2_1

De los menores que participaron involuntariamente en los ensayos, once murieron y otros sufrieron profundos menoscabos: sordera, ceguera, parálisis cerebral y deformidades de todo tipo. Las esterilidades de las crías, imperecedero clásico de Gates.

Nigeria, la minúscula puntita del iceberg. FARMAFIA, el horror. Pzifer, la vacunera, uno de sus más corrompidos paradigmas. En fin.