Hay otro peligro aún mayor latente, que viene del exterior y que servirá para que los enemigos interiores de España se apoyen en él al destruirla. Para que exculpen sus pecados, le echen la culpa y hagan lo que les dé la gana. Es el NOM, (Nuevo Orden Mundial) y grupos de globalización, que se reúnen en secreto, prohibiendo a veces la prensa, para determinar cómo repartirse el mundo, y llevarlo por el buen camino.... Son los mayores ricos y más poderosos del planeta. Son el poder de la sombra, algo que desde la literatura pasa a la realidad. Recordemos el Foro Económico Mundial (FEM), también llamado Foro de  Davos, que anuncia el adelanto de la Agenda 2030, porque los ciudadanos "ya están preparados", para el "Gran Reseteo", el gran reinicio (como si fuéramos ordenadores), cuyos cambios "serán aceptados por los ciudadanos sin rechistar", añade el informe imponiendo desafiante. "En 2030 no tendrás nada y serás feliz", destaca, este foro dispuesto a alterarnos la vida y las costumbres, en razón al cambio climático y otros fenómenos como el coronavirus. El invitado de honor este año fue Xi Jinping, presidente de la República Popular China. (Ya vemos la libertad de prensa ni la libertad de nada que hay en los países comunistas como China, pero al chino se le ve el plumero) Xi Jinping, amenaza de muerte a los médicos que hablen del inicio de la pandemia del coronavirus. En este proyecto comunista mundial también destaca el multimillonario Bill Gates dedicado a suprimir la propiedad privada, a que solo viajemos en tren y de noche "el avión será un privilegio de ricos" y a que no comamos carne, como los corderos, a los que por otra parte eliminará. La excusa para adelantar este proyecto colectivista que persigue la instauración de un modelo socialista mundial y sin fronteras, se debe según su fundador Klaus Schwab a la crisis de la pandemia global y a la alta contaminación del planeta. Pedro Sánchez también presentó este año los problemas de España en este Foro Económico. En las relaciones internacionales está también el Club Bilderverg, en el que uno de sus miembros es el español Juan Luis Cebrián. Muchos grupos de estos poderoso son como sectas, de oscuras intenciones, aunque para claras tenemos en Brasil el Foro de Sao Paulo, exclusivo de partidos de izquierdas, centro izquierda y extremo izquierda latinoamericanos que desestabilizan las democracias de América Latina. Allí también van mucho nuestros federales... Con su omnímodo poder, todas estas bestias salvajes de los grupos más poderosos, nos harán mucho daño, al alterar el curso normal de la sabia naturaleza. Bien lo vemos cómo  gracias a ella expandieron el virus por todo el planeta.

Del comunismo, así, llamando las cosas por su nombre, nadie se acuerda porque no lo conoce ni sabe nada de él, ya que su principal función es ocultarse y mentir; al comunismo no le gusta lucirse, solo matar, a la chita callando y hacer de las suyas. Solo se sabe que elimina asesinando a la mitad de los individuos, o los mata de hambre, y a la otra mitad que le queda, los convierte en robots, o eslabones al servicio del sistema, del partido de pensamiento único que dirige una sola mente enferma y criminal. Sus primeras armas de lucha política, con la mentira, la violencia y la ocultación, termina en todos esos inventos supranacionales de los más ricos que, en su lucha por el poder absoluto del planeta, nos cambian la vida y nos quitan la propiedad privada asegurándonos que así, sin nada, seremos felices. Se ve que ellos siendo tan multimillonarios, y ricos, son poco felices... ¿Se creerán que con sus maniobras y cambiándonos las palabras nos van a engañar? Seguro que entre todos esos buitres, comunistas (para los demás) ni el primero cabrá por el hondón de una aguja para entrar en el reino de los cielos, porque no encontrareis un solo santo.

Se necesitan hombres limpios y valientes como Santiago Abascal y su equipo para denunciar este tramposo engaño asqueroso, de corte marxista; no colaboradores cobardes como Rajoy para que el perverso y corrupto equipo directivo del falso Doctor Sánchez, pueda conducir hoy el rebaño a tal punto sin retorno, que es el matadero, reino de enfermedad, destrucción y muerte. Al comunismo cuya filosofía es el marxismo; el peor sistema político que se ha conocido en la historia del hombre sobre la tierra. Que anula toda ilusión, necesaria para vivir, que le arranca de raíz la fe que tiene en sí mismo y en el prójimo, o en Dios, si quiere; que le elimina al hombre toda esperanza y razón de ser libre y humano. ¿Qué libertades tenemos hoy? Despotrica en Facebook del gobierno y el comunismo, verás lo que duras... (Unas horas) Mariano si creía en algo, era en Rajoy, pero Pedro Sánchez sólo cree en ser presidente al precio que sea, y nada le importa llevarnos por los peores caminos. Sus oscuras maniobras políticas -de las que le acusan- para seguir gobernando sin gobernar, hacen pensar lo peor. No sé si al final de su vida podrá creer en algo firmemente: en el prójimo y en la Patria, imposible. Hasta hoy no cree en nada de eso y todo le importa un pito, hasta humillar a los españoles. Así pues, por omisión, Rajoy nos hizo muchísimo daño y la enfermedad a la que tanto contribuyó, ya se tornó crónica con Pedro Sánchez cuyo mal radica en la acción, contrariamente. Del primer elemento creador tóxico de este cáncer, ZetaP, (Con la ETA entre sus siglas), mejor ni hablar, porque de su odio y rencor tenemos el fruto.

Menos mal que aún quedan españoles decentes, que no creen en quien les traiciona y vende, o en los enemigos directos de España, porque ven el mal camino que conduce a lo peor. Un camino impuesto, sin libertad, carente de virtudes, principios, sentimientos y valores, que lleva a la destrucción y a la nada, al silencio de los cementerios tras cruzar el penoso umbral del final de la existencia terrenal, a donde radica nuestra última esperanza, porque, "la muerte no es el final del camino..." Así Pedro Sánchez y su panda comunista, llevaron a su fin en este mundo, a miles de españoles, con la pésima gestión de la pandemia, sin importarles ni el número de muertos, ni los que morían. Jamás, ni los mencionó. Mala suerte hemos tenido con los tres últimos pajes presidenciales, que destrozaron España. En sus espejos deformes y grotescos, se ven los escorzos de tantos españoles que desprecian a su Patria. El revanchista ZetaP, representa la media España maldita que trajo la división y el odio. Rajoy con su felonía es la correa de transmisión, y representa a la otra media España que parece tonta al quedar ensimismada sin mover un solo dedo. Y Pedro Sánchez es quien las enfrenta, a la tonta y a la lista, y acaba el destrozo social y humano, al traernos el comunismo, con otros nombres. La derecha fue la que sin decir esta boca es mía, se corrompió después imitando a la izquierda, y se bajó los pantalones creyendo a quien le engañaba. La izquierda le tapó la boca con su corrupción, viendo la paja de su ojo sin querer ver la viga en el propio. Cuando se dé cuenta de la maldad de la izquierda, y a dónde la llevó, ya no podrá fiarse y habrá más que palabras. Ahora el falso doctor está encima de la mesa de operaciones, muy ufano, arremangado, como si fuera a matar a la osa, pero solo está haciendo de las suyas, como es lo suyo. En un teatro de Barcelona, oscuro con nocturnidad y alevosía, con ambiente bochornoso, concediendo los indultos y acosado por los separatistas que le piden mucho más. Nuevamente, lo más escandaloso y propio de esta gente con Sánchez de primer golpista: lo mío es mío y lo tuyo, también.

La gente decente no traga más humillación e ironía. Con la liberación de los presos, Sánchez nos trae que también nos libera de las mascarillas. Menos mal que aún quedan españoles decentes, y claros que no comulgan con ruedas de molino, y a los que se les puede mirar a la cara a plena luz del día. A los que el último presidente, de la tríada fatal, tras cargarse la nación y la democracia, se quiere quitar de encima.