En las últimas semanas hemos conocido como la US Navy, la todopoderosa marina de guerra de los Estados Unidos, ha estado realizando maniobras militares conjuntas con la marina de Marruecos, incluyendo uno de sus mejores portaaviones el “Dwight Eisenhower”, frente a las mismas costas de Canarias. Washington no se había dignado avisar de ello a las autoridades españolas. Y todo ello con el nuevo gobierno del presidente Biden, con el que se supone que íbamos a recuperar las buenas relaciones con Estados Unidos, después del “malvado” Trump. Parece que Estados Unidos valora más la alianza con Marruecos, un país despótico pero estable que con la desquiciada España comunista de Pedro Sánchez.

Además, Estados Unidos ha terminado ya de construir en la costa atlántica de Marruecos un mega base militar y naval para uso conjunto, la base de Tan Tan, mientras planea construir 4 grandes bases navales conjuntas en el norte de Marruecos que podrían hacer inútil el control español de la mitad sur del estrecho de Gibraltar a través de Ceuta. Y sin olvidar que Biden no ha corregido la decisión de Trump de reconocer al Sáhara Occidental, el antiguo Sáhara español, como parte de Marruecos, poniéndose del lado de Mohamed VI en el tema del Sáhara, que es fundamental para Marruecos. Y sin olvidar tampoco que Washington ha vendido en los últimos meses nuevos escuadrones del caza F22 a Marruecos y ha renovado todas sus brigadas de tanques, mientras moderniza también su marina de guerra. Eso sí, Washington no renuncia a su presencia militar permanente en nuestra base de Rota, junto a Cádiz.

Con estos amigos, España no necesita enemigos, aunque los voceros del régimen de Sánchez nos cantan de nuevo la vieja monserga de las “excelentes relaciones bilaterales con Marruecos”. Justo cuando Rabat advierte que la presencia en un hospital de Logroño del líder del Polisario, ha dinamitado las relaciones entre España y Marruecos. Y por supuesto, cuando siguen llegando las pateras de marroquíes a Canarias, que ya está absolutamente colapsada. En 5 años Marruecos será superior militarmente a España, como advierten los expertos militares, silenciados por el Gobierno.

Con el Sáhara casi dominado y Ceuta y Melilla ya encarriladas para Marruecos, pues los musulmanes ya son mayoría en Ceuta y se acercan a serlo en Melilla, el objetivo a medio plazo de Rabat es ya las islas Canarias. De momento está la pugna con España por las montañas sumergidas de minerales submarinos, como la famosa “Tropic”, donde Marruecos avanza ante la pasividad española en defender nuestras aguas territoriales. Se nos intenta tranquilizar diciendo que la superioridad militar española está garantizada por la mayor preparación de nuestras Fuerzas Armadas, pero ya se admite que cuantitativamente las fuerzas armadas de Marruecos son muy superiores numéricamente en hombres y están a punto de ser también superiores numéricamente en tanques y aviones.

En helicópteros de ataque ya es claramente superior Marruecos con sus helicópteros “Super Apache” norteamericanos frente a los europeos “Tigre” españoles, que además son mucho menos numerosos que sus contrapartes marroquíes. No es, pues, que las fuerzas armadas marroquíes estén dotadas con viejos y obsoletos modelos chinos o rusos, sino que lo están con sistemas de armas norteamericanos modernos. Así pues, la situación es ciertamente singular y no es en absoluto comparable a la de Oriente Medio donde Israel posee una clara superioridad militar sobre sus potenciales enemigos. En la pugna por el dominio del Estrecho entre España y Marruecos la situación está mucho más equilibrada desde el punto de vista militar.

El régimen de 1978 empezó de hecho con la retirada del Sáhara español, defendido por Franco en la guerra de 1957-58 y abandonado por Juan Carlos I en 1975 mientras Franco agonizaba, Un Sáhara que no era legalmente colonia sino territorio metropolitano español. Y quien sabe si no terminará con la retirada española de Ceuta, Melilla y Canarias. No defender el Sáhara entonces de la agresión marroquí está costando muy caro a España a largo plazo. Marruecos no abandona sus objetivos permanentes y se envalentona ante las muestras de debilidad españolas. No olvidemos que Marruecos reivindica oficialmente como marroquíes Ceuta, Melilla y las Canarias.

Los gobiernos del PP y PSOE nada han hecho por dar seguridad a los españoles en Ceuta, Melilla y Canarias en los últimos 40 años. Y cuando se quiera poner remedio puede ser ya demasiado tarde.