El Atlético de Madrid por fin ha ganado un partido de Liga esta nueva temporada. Y lo ha hecho por todo lo alto, ya que ha firmado un 0-4 frente al Celta en Balaídos, con un doblete de cabeza de Griezmann (72’ y 80’), que por fin se redime, y los tantos de Koke (52’) y Correa (88’). Precisamente fue Koke el que tomó con acierto el mando de este equipo ganador, ya que Simeone decidió prescindir de los dos pivotes, y firmó una segunda parte para el recuerdo.

 

La primera mitad del encuentro fue para el Celta, que no supo aprovechar su oportunidad para irse con ventaja al descanso, aunque disfrutó de ocasiones para ello. Continúa así con cero puntos en su casillero. Pero el segundo tiempo fue cosa del Atlético de Madrid, que dio un repaso a los gallegos, que encajaron cuatro tantos.

 

Tras el pitido final, y con la euforia que da la victoria, el principito Griezmann quiso redimirse y pedir disculpas  públicamente por sus declaraciones tras el partido contra el Leganés, en las que aseguró que si seguían jugando así iban a “pelear por el descenso”. Pero los rojiblancos parecen haber despertado del letargo con el que comenzaron la temporada ante dos recién ascendidos. Habrá que esperar para ver si la dinámica continúa en las próximas jornadas.