Millán-Astray regresa al callejero madrileño. Ayer por la mañana, los operarios municipales retiraron las placas de la maestra republicana Justa Freire, que sustituyó al general franquista y fundador de la Legión en abril de 2018, para reponer uno de los nombres borrados por el Ayuntamiento de la exalcaldesa Manuela Carmena. Otras cinco vías esperan ahora su turno, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ratificara el pasado mayo las sentencias que anulan estos cambios por falta de justificación.

La aplicación de la Ley de Memoria Histórica durante el mandato de Carmena purgó 868 distintivos de la capital de los vestigios de la dictadura. La limpieza de las referencias al régimen franquista, costó a las arcas municipales casi 115.000 euros. Sin embargo, la Justicia ha obligado a restaurar siete nombres por errores del Comisionado de la Memoria Histórica a la hora de argumentar su retirada. Millán-Astray ha sido el primero en volver, tras un largo recorrido judicial iniciado por la Plataforma Patriótica Millán Astray. «Estamos muy contentos porque las instituciones han funcionado, los más de 100.000 veteranos legionarios nos congratulamos de que se haya hecho justicia», celebra por teléfono el presidente de la asociación, Guillermo Rocafort.